Automovilismo

Francia vuelve a ganar las 500 millas de Indianápolis 99 años después

Simon Pagenaud celebra su triunfo en las 500 millas de Indianápolis./EFE
Simon Pagenaud celebra su triunfo en las 500 millas de Indianápolis. / EFE

Simon Pagenaud, poleman de la carrera, se impone en la 103ª edición por delante de un valiente Alexander Rossi y del japonés Takuma Sato

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

No lo ha tenido fácil, pero en su octavo intento, el francés Simon Pagenaud se ha impuesto en las 500 millas de Indianápolis. El galo le dio una nueva victoria al equipo del veterano Roger Penske, que a sus 82 años ha sumado una nueva victoria a su palmarés. El coche número 22 se impuso a Alexander Rossi y a Takuma Sato en un final muy emocionante.

La prueba empezó con muy mal pie para el novato Colton Herta, que abandonó por un problema mecánico a las pocas vueltas de prueba, y para Kyle Kaiser, el piloto que dejó fuera de la clasificación de la Indy a Fernando Alonso. El piloto de Juncos Racing, que corría con el escudo del River Plate de fútbol por un acuerdo de patrocinio, se accidentó propiciando una de las primeras banderas amarillas de la carrera.

Esta 103ª edición de las 500 millas de Indianápolis estuvo cargada de incidentes, como no podía ser de otra manera. La ruleta de las paradas y repostajes jugaron una mala pasada a hombres veteranos, como un Helio Castroneves que fue sancionado por golpear en 'boxes' a James Davison, o Alexander Rossi, al que como en 2016, un problema con la manguera casi le cuesta el abandono. También otro expiloto de Fórmula 1, este más reciente, Marcus Ericsson, acabó propiciando una nueva 'caution' cuando perdió el control de su coche en la entrada a 'boxes' porque no se dio cuenta de que, en línea recta, estos monoplazas no van rectos, sino que hay que ir rectificando por la construcción de sus neumáticos y dirección.

Rossi fue el piloto que puso más picante a la prueba. Tras su problema con la manguera, reemprendió la salida encendido, buscando el liderato que en ese momento estaba en manos del galo Simon Pagenaud. Ahí fue donde se encontró a un Oriol Servià que, pese a su veteranía, estorbó al estadounidense, que estaba luchando por la victoria mientras que él iba doblado.

No obstante, el incidente más serio fue al final. La carrera estuvo interumpida cuando, a falta de poco menos de 20 vueltas, un toque de Sebastien Bourdais con Graham Rahal provocó un accidente múltiple en el que varios pilotos se vieron afectados y se accidentaron. Ninguno salió herido, más que en el orgullo, pero la consecuente bandera roja hizo que la carrera se resolviera al 'sprint'.

En la resalida, Pagenaud se quitó de encima a Rossi, mientras por detrás el japonés Takuma Sato se ponía en modo 'ataque'. El intercambio de posiciones entre los líderes, merced a los constantes rebufos, benefició a Newgarden y al propio Sato, que llegaban detrás. El japonés pronto se quitó de encima al veterano piloto de Chevrolet, pero se quedó demasiado lejos de la pelea. Al final, cuando parecía que iba a ser Rossi quien se llevaba la victoria, Pagenaud evitó que le ganase el rebufo en la temida curva 3 (lugar del accidente de Alonso en los libres de la semana anterior), lo que fue clave para que no le atrapase en los últimos metros.

Francia conquista una victoria que se le había privado desde hace casi un siglo. En la memorable edición de 1920, quien se impuso fue Gaston Chevrolet, hermano del fundador del legendario fabricante de coches.

Oriol Servià, además de llevarse las críticas de Rossi, finalizó muy lejos y no pudo pelear siquiera por el 'top 15' en ningún momento. Finalizó vigésimo segundo con vuelta perdida con respecto al vencedor.