Alonso explota la burbuja

Fernando Alonso. /
Fernando Alonso.

Lewis Hamilton logra su primera pole en el circuito español, por delante de su compañero Nico Rosberg

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Lewis Hamilton ha logrado este sábado quitarse una pequeña espina: nunca antes había logrado la pole en el circuito de Montmeló. Y se desquitó a lo grande, con un tiempo que ha sido imposible de batir: 1:25.232. Menos de dos décimas por detrás, acabó su compañero Nico Rosberg, que ya empieza a torcer el morro por acabar por detrás de su compañero. El líder del Mundial sabe que Hamilton le está ganando con consistencia, y que además no sólo es más lento que él en clasificación, sino que en carrera tampoco le atrapa.

La tercera plaza ha sido para un Daniel Ricciardo que sigue su progresión. El australiano ha vuelto a quedar por delante de su compañero, Sebastian Vettel, y cada vez se está ganando más a pulso convertirse en el piloto número 1 del equipo, al menos, sobre la pista. La cuarta plaza de la parrilla ha sido para un Valtteri Bottas que vuelve a cuajar una actuación más que digna con un Williams que cada día se está ganando más un podio. La batalla tanto de Red Bull como del equipo de Grove está en ocupar el tercer puesto del podio, ya que los dos primeros tienen dueño: Mercedes.

En otros equipos no ocurre eso, porque ya no sólo la victoria, sino que el podio está demasiado lejos. El primer equipo que está así es Ferrari. Fernando Alonso consiguió dos cuartos puestos el viernes y un tercero en los libres del sábado que hicieron soñar a los aficionados. Sin embargo, en clasificación, en ningún momento dio muestras de esa comodidad que se presumía en los coches rojos. ¿A qué se debe este bajón? El propio piloto asturiano lo confesó: «Los viernes y los sábados por la mañana rodamos con menos gasolina que el resto». En cuanto cargan combustible a igualdad de condiciones que el resto, las carencias del F14-T salen a flote. Mientras a Alonso se le acaba la paciencia, su compañero Kimi Räikkönen parece en linea ascendente y, por segunda vez este año, le ha batido en la clasificación y saldrá sexto.

Desde la cuarta fila, Alonso tiene prácticamente imposible luchar por el podio, máxime en un circuito donde las remontadas no suelen ser habituales. El tercer puesto de China hizo soñar con una recuperación de la Scuderia, pero cada vez más aquello parece un espejismo. Y a Alonso se le está poniendo cara de Alain Prost en 1991, cuando el francés comparó aquel monoplaza con un camión y acabó fuera de Ferrari...

Banderas rojas por Maldonado y Vettel

En una sesión de clasificación razonablemente tranquila, pronto cobró protagonismo uno de los habituales en las listas de peores pilotos en un gran premio. Pastor Maldonado está empeñado en dar argumentos al que le llaman de manera peyorativa «piloto de pago». El venezolano ni siquiera había dado cuatro curvas cuando, con los neumáticos aún fríos, perdió el control de su Lotus y se estampó contra las protecciones. Maldonado se retiró, muy enfadado consigo mismo, mientras en pista se desplegaba la bandera roja para que la grúa tuviese tiempo de retirar su monoplaza destrozado.

No fue el único incidente de la jornada. Este fue el más grave, sí, pero no el más relevante de cara a la pelea por el podio. Y es que Sebastian Vettel sigue atravesando su particular calvario. El alemán reestrenaba aquí el chasis con el que, teóricamente, se sentía mejor en pretemporada. Pero ya el viernes se quedó casi sin rodar por un problema eléctrico, y aunque este sábado en los últimos libres intentó solventar esas carencias de vueltas, su clasificación acabó antes de tiempo. Acababa de darse el banderazo de la Q3 cuando Vettel estaba haciendo su primer intento, cuando se dio cuenta de que algo no iba bien en su monoplaza. Ya desde la misma salida de boxes, cuando dejó pasar a Ricciardo, notó algo raro en su caja de cambios. En cuanto salió a pista, sus sospechas se confirmaron: sólo le funcionaba correctamente la segunda marcha. Tuvo que dejar el RB10 en una escapatoria, bajarse del monoplaza y volver a boxes corriendo. Vettel saldría décimo, sólo tres posiciones por detrás de Alonso, pero la avería le costó más de lo previsto. El equipo trabajó duramente para intentar arreglar el monoplaza sin tener que sustituir la caja de cambios, pero finalmente encontraron imposible, y se vieron obligados a hacerlo. Esto implica que Vettel partirá desde la decimoquinta plaza de la parrilla. Tanto el tetracampeón alemán como el bicampeón español esperan un improbable milagro para llegar al podio, por lo que la salida y la gestión de los neumáticos será fundamental para que esa remontada que ambos necesitan se produzca. Eso, y que los Mercedes aflojen un poco... algo aún más dicícil, si cabe.