La ‘pre final’ entre Hamilton y Rosberg

Hamilton/
Hamilton

Brasil acoge este fin de semana la penúltima cita del Mundial de Fórmula 1, que no decidirá el título por culpa de la doble puntuación de Abu Dabi.

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROmadrid

Cuando a principio de temporada la FIA comunicaba los cambios de la normativa de este año, hubo uno que generó una enorme controversia. Para evitar que el título se decidiese a falta de varias carreras, y en busca de mantener el interés y la tensión competitiva hasta el final, Bernie Ecclestone propuso que la última carrera del campeonato, Abu Dabi, valiese el doble. A casi nadie le gustó la idea, pero el objetivo se ha cumplido: el duelo final entre Hamilton y Rosberg no se decidirá hasta la última cita del campeonato. De hecho, aunque Lewis Hamilton cuenta con una sobrada ventaja de 24 puntos, no puede tener ni un despiste este fin de semana en Brasil, porque los vientos podrían cambiar radicalmente.

La manzana envenenada de la doble puntuación implica que, consiguiendo el mismo resultado ambos (una victoria y un abandono) en los circuitos de Interlagos y Yas Marina, en función de en qué carrera sea, se inclinará la balanza hacia uno u hacia el otro lado. Si Hamilton gana en Interlagos y no puntúa en Abu Dabi, y Rosberg no puntúa en Interlagos y gana en Abu Dabi, el campeón será el piloto alemán por sólo un punto. Por el contrario, si Rosberg gana en Interlagos y no entra entre los diez primeros en Abu Dabi, y a Hamilton le ocurre al contrario, el campeón será el británico con sobrada diferencia. En el escenario planteado, uno de los muchos posibles, gracias a la doble puntuación de Abu Dabi, Rosberg se puede proclamar campeón con cinco victorias por once que conseguiría Hamilton. De locos.

Antes de Abu Dabi, el Mundial aterriza en uno de los templos del automovilismo, aunque ligeramente retocado. El trazado de Interlagos ha recibido un profundo lavado de cara este año. Entre otras mejoras, se ha cambiado la entrada a boxes, se ha reasfaltado la pista y se ha movido de sitio la grúa que tradicionalmente estaba en la difícil curva 1, la entrada a las S de Senna, y que ahora estará al final de la curva 2. Este último aspecto viene dado por el accidente de Jules Bianchi, en ese proceso de mejora de la seguridad que ha abierto la FIA desde el pasado Gran Premio de Japón. También dentro de esa operación volveremos a ver este fin de semana ensayos del safety car virtual que se estrenó en los entrenamientos libres del pasado Gran Premio de Estados Unidos. Como siempre, el Autódromo Carlos Pace deparará una interesante carrera gracias a sus desniveles, sus curvas peraltadas, sus baches (esta vez menos gracias a ese reasfaltado) y una más que probable lluvia que asegura espectáculo en pista.

Ultimátum de McLaren a Alonso

Fernando Alonso ya sabe lo que es ganar en Brasil, pero lo más probable es que no lo logre este año. Salvo en una carrera en la que salga bien, los Mercedes, Williams, Red Bull y, probablemente McLaren, fallen, la lluvia juegue a su favor y las estrategias del muro sean óptimas, el piloto asturiano se quedará fuera de la gloria en el circuito donde se coronó campeón dos veces. No obstante, el interés en torno a Alonso no es tanto lo que pueda lograr este fin de semana, sino dónde luchará por los éxitos en el futuro.

Este jueves, como hiciera el día anterior en México, el asturiano repitió que está tranquilo de cara a su futuro, y que la decisión que tome para el año que viene será mejor. También desmintió los rumores que le situaban como un posible accionista de varios equipos, y pidió de nuevo tranquilidad. Una paciencia que ya se está agotando en McLaren.

Y es que Eric Boullier, jefe de equipo de la escudería de Woking, ha lanzado en Bild un ultimátum a Alonso: tiene para decidirse hasta la carrera de Abu Dabi, si no, optarán por otra de las opciones que tienen en la recámara. El dirigente francés no puede ser más franco: «Queremos tener la decisión de Alonso entre Brasil y Abu Dabi. Hemos tenido conversaciones con Alonso, sabemos que encajaría bien con nosotros y él nos ha dicho que le interesa el puesto», ha afirmado. Si las dos partes están de acuerdo, ¿por qué no se anuncia ya el regreso de Alonso al equipo donde militó en 2007? Los típicos flecos, que en este caso no son pequeños, frenan el acuerdo definitivo.

«Queremos un acuerdo a largo plazo, para tres años, no sólo para uno. Si queremos alcanzar a Mercedes, la alineación de pilotos es importante por su aportación al proyecto y el impulso que deberían darnos», afirma un Boullier que, entre líneas, deja entrever que el principal obstáculo para el fichaje es el empecinamiento de Alonso de fichar por Mercedes cuanto antes. A sabiendas de que no tiene hueco en el equipo campeón, su intención es que 2015 sea un año puente con McLaren antes de irse a Mercedes. Alonso guarda silencio y, con ello, mantiene en vilo a todo el paddock, ya que no sólo está en juego su futuro, sino el de muchos otros pilotos.