El mejor Lorenzo ante la carrera más esperada

Jorge Lorenzo y Marc Márquez, en el GP de la Comunidad Valenciana. /
Jorge Lorenzo y Marc Márquez, en el GP de la Comunidad Valenciana.

'Pole' de récord para el mallorquín con caída de Rossi en los entrenamientos oficiales

BORJA GONZÁLEZvalencia

Cheste a los pilotos las mejores condiciones posibles. De temperatura y de ambiente en las gradas, muy alejado de la tensión cortante previa al gran premio que ha llevado a declarar el evento como de alto riesgo. En la pista todo se desarrolló sin incidentes, sin apenas dudas sobre el comportamiento en la pista, más allá de un momento en el que Andrea Iannone le ofreció la rueda a Valentino Rossi durante una de las sesiones de entrenamientos -el cuarto libre-.

Los cuatro favoritos, los dos Movistar Yamaha que se juegan el título y los dos Repsol Honda que entran siempre en las quinielas por todos los puestos de honor, cumplieron durante la jornada con lo esperado, con Jorge Lorenzo siempre marcando el ritmo, con Marc Márquez a una distancia casi imperceptible, con Valentino Rossi y Dani Pedrosa un punto por detrás. Las Yamaha, seguras; las Honda con sus problemas típicos y con la duda generalizada de cómo podrá responder el blando neumático delantero al paso de las vueltas y al aumento de temperatura.

Todo esto se leyó de los dos primeros entrenamientos, los que deciden quiénes disputan directamente la 'Q2' que reparte los doce primeros puestos de la parrilla de salida, y el 'FP4', la sesión libre que se disputa en horario parecido al de carrera y que suele ser la que mejor refleja el estado de los pilotos de cara al domingo. El primer asalto vino después, el simbólico de la pelea por el 'pole', una lucha en la que Rossi no tenía nada que decir pero que se tomó como si en ello le fuese la carrera.

O al menos eso pareció porque el italiano sufrió una inesperada caída -la segunda de la temporada tras la de Brno, aquella por culpa del aceite de la horquilla de la moto de Pedrosa- en un momento en el que no se contamplaba estrés. «No teníamos presión para lograr un tiempo rápido, así que decidimos hacer una modificación, pero desafortunadamente no funcionó, así que con el segundo juego de neumáticos volvimos al 'setting' normal y fue una buena idea porque después del segundo parcial iba bastante rápido, aunque después cometí un error y me caí"» explicó el líder de la general. «Pero esto no cambia nada para mañana porque igualmente tengo que salir el último», reconoció.

El error del italiano llegó después de que Lorenzo diese un puñetazo sobre la mesa con una vuelta estratosférica con la que rompió el récord del circuito valenciano, y con la que metió casi medio segundo tanto al segundo, Márquez, como al tercero, Pedrosa: esto en un trazado de tan sólo cuatro kilómetros y donde cinco los pilotos que ocuparon los puestos del cuarto -Aleix Espargaró- al octavo -su hermano Pol- quedaron separados por solo 163 milésimas de segundo. «En el oficial lo he dado todo, como siempre, con los tres neumáticos, y con el segundo quizás he hecho la vuelta de mi vida» reconoció el piloto mallorquín. «Pero lo importante no era la 'pole position', sino estar en primera fila. Tenía ese objetivo porque salir desde la segunda fila te complica un poco las cosas. Lo importante mañana [domingo] es hacer una buena salida y evitar problemas y marcar nuestro ritmo», añadió.

Terminado el entrenamiento oficial todos los análisis giraron alrededor de cómo puede ser una carrera que con mucha pompa se ha bautizado como 'la carrera del siglo'' ¿Qué harán los tres de delante? Y, sobre todo, ¿hasta dónde llegará la remontada de Rossi? «Va a llegar al cuarto rápido y a priori tiene el mismo ritmo o un pelín más lento que nosotros. Pero el domingo ya sabemos que Valentino siempre saca más», comentó convencido Márquez, que advirtió sobre los posibles problemas con el neumático delantero que todos los pilotos pueden sufrir a partir de la vuelta 10 o 15 de las 30 a las que está programada la carrera.

«Lo veremos, pero sí tiene opciones», opinó Pedrosa. «No lo sé, cada carrera es un mundo y mañana puede haber caídas en las primeras vueltas», analizó Lorenzo que el sábado sí que empezó a hablar de nervios y tensión. «Puede haber pilotos que cometan errores y le faciliten las cosas a Valentino. En principio Valencia es un circuito en el que es difícil adelantar, pero la carrera es larguísima, son 30 vueltas y al final si sales bien y pronto recuperas posiciones el grupo de delante tampoco se te escapa mucho», adelantó. De momento, pura ficción y especulación ante la carrera más esperada de los últimos años.