Retirada

2018 cerrará la portentosa historia de Pedrosa en MotoGP

Dani Pedrosa, con el equipo Honda. /Efe
Dani Pedrosa, con el equipo Honda. / Efe

El piloto español abandonará el campeonato del mundo, tras trece años en la categoría reina

BORJA GONZÁLEZCircuito de Sachsenring (Alemania)

La carrera de Dani Pedrosa siempre había estado ligada a Alberto Puig, el hombre que le descubrió en la famosa Movistar Activa Cup de 1999, una de esas copas de promoción de la que salió el talento que ahora puebla las parrillas del mundial de motociclismo. Este jueves Puig, como máximo responsable, era testigo de uno de los momentos más importantes de los últimos años en MotoGP, el anuncio por parte de su expupilo –su relación se rompió en 2013- de que este va a ser su último año como piloto de un campeonato en el que ha brillado con luz propia, en una carrera plagada de éxitos y de sinsabores. Un discreto testigo, que apenas levantó las palmas para formar parte de la ovación que el piloto recibió por parte de la prensa –y algunas otras figuras como Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna, su extécnico Mike Leitner o el máximo representante de las escuderías, Hervé Poncharal, más su madre, padre y hermano-, en un acto en el que no salió su nombre.

«Es increíble lo que hace este tío con ese físico», había dicho en más de una ocasión Puig, ahora jefe de Pedrosa como máximo responsable del Repsol Honda. Y es que eso, el tamaño, y las consecuencias en formas de lesiones que esto ha conllevado, son una seña de identidad de un piloto que siempre ha contado con el favor del público –un responsable de marketing vinculado al Mundial afirmaba que aquel famoso anuncio de Cola-Cao, con un Pedrosa niño y la participación de su madre, Blasi, le habían dado una pátina de normalidad y de ternura, sumada a su vinculación a potentes marcas como Telefónica o Repsol, colores lucidos por sus Honda en todas las categorías-.

«Se retira uno de los cinco mejores pilotos de los últimos quince años; y a nivel técnico quizás el mejor de la historia. Con su envergadura ha hecho cosas increíbles con una MotoGP. Nadie con un tamaño similar ha llegado a participar en esta categoría y él ha ganado un montón de carreras y ha luchado por títulos. A nivel profesional, ha significado para mí uno de mis mayores rivales». Esta declaración de Jorge Lorenzo, uno de los rivales históricos del catalán, este mismo jueves por la tarde, ejemplifica la relevancia de un piloto con un palmarés envidiable: tres títulos mundiales, el de 125cc en 2003, y los de 250cc en 2004 y 2005, 54 victorias en el campeonato, 31 de ellas en MotoGP –el séptimo con más triunfos de la historia- y un total de 153 podios, el español con más podios en el Mundial para un país que cuenta con 1.558 cajones.

Más información

«Es uno de los pilotos más fuertes del MotoGP moderno, creo que el más fuerte de los que nunca han ganado un Mundial. Es una gran lástima, porque por lo menos uno se lo habría merecido, aunque sea un pluricampeón del mundo, porque ha ganado tres. Ha ganado 31 carreras en MotoGP, así que se habría merecido un Mundial», reflexionaba otro de sus rivales en estos años, Valentino Rossi, que vivió en primera línea su irrupción en la clase reina, donde fue capaz de terminar segundo en su primera carrera y de ganar cuando sólo había disputado cuatro grandes premios.

Once carreras como despedida

«Fue mi referente y siempre lo decía, 'quiero ser como Dani'. Hizo una carrera impecable en 125 y 250, y creo que en MotoGP sólo le ha faltado el físico necesario, que fue algo que él no pudo elegir y, sobre todo, tampoco le acompañaron las lesiones», analizaba el que va a ser su último compañero, Marc Márquez, sobre un factor crucial en un piloto que acumula 35 lesiones en 19 percances. «Le estoy agradecido porque yo llegué a MotoGP e iba rápido, pero para ir muy rápido tienes que tener la técnica y ésta la cogí de Dani Pedrosa, que es a quien tenía de compañero de equipo y en el que me fijé», confesaba el líder de MotoGP.

«Seguramente me hubiera gustado tener un físico un poco más robusto, algo que aguantara mejor los impactos, para poder estar con menos lesiones en muchas situaciones en las que he tenido problemas antes», comentó a este respecto el protagonista del día, que hizo una declaración y contestó a las preguntas de la prensa, en algún momento con problemas para aguantar la emoción. «Lo que me ha llevado a tomar la decisión es, sobre todo, la intensidad con la que he vivido las carreras toda la vida; ahora es un poco diferente, las prioridades son un poco diferentes, y siendo honesto conmigo mismo las carreras siempre las he vivido al mil por mil, tengo que dar todo lo que tengo y ahora mismo es un poco diferente», explicó Pedrosa, que renuncia así a la posibilidad de seguir con una Yamaha satélite, y que comienza este fin de semana en el circuito de Sachsenring una despedida de once grandes premios antes de poner fin a una carrera deportiva brillante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos