El Racing no debe fallar frente al Tenerife antes de afrontar los duros duelos con Sporting y Betis

El Racing necesita una alegría en forma de victoria ante el Tenerife. No ganar a los canarios complicaría mucho la salvación. /
El Racing necesita una alegría en forma de victoria ante el Tenerife. No ganar a los canarios complicaría mucho la salvación.

El equipo cántabro necesita, al menos, tres victorias en las últimas seis jornadas para lograr una salvación que este año parece más 'barata': con 44 o 45 puntos podría ser suficiente

SERGIO HERREROSantander

A un punto de la salvación, el Racing mantiene sus opciones intactas pese a las dos últimas dolorosas derrotas. Es vigésimo, con 35 puntos, pero solo uno menos que Osasuna y Sabadell, el equipo que marca la permanencia. Sin embargo, el tiempo se agota. Quedan seis jornadas y no hay margen para más errores. En la parte baja de la clasificación está todo por decidir. Cuatro plazas a repartir entre seis equipos. Los cántabros tienen que luchar por ser mejores que Tenerife, Sabadell, Recreativo, Osasuna y Barcelona B. Le va la vida en ello. Si los verdiblancos tenían antes un calendario más favorable que el de sus rivales, ahora, con las opciones de puntuar que ha dejado pasar, ya no lo es tanto.

En las últimas dos jornadas, el Racing ha desperdiciado dos oportunidades muy buenas de distanciarse de los puestos de descenso. Se ha enfrentado a un enemigo directo -el Sabadell- y a un conjunto que apenas se jugaba nada -el Alcorcón-. El equipo ha sido incapaz de sumar ni un solo punto, lo que le ha supuesto volver a los puestos de descenso que abandonó tras ganar al Lugo.

Por fortuna, la lista de implicados ha aumentado en las últimas semanas. El Tenerife ha ido perdiendo la ventaja con la que contaba después de encadenar seis partidos seguidos sin conocer la victoria y se ha metido en la disputa. Su pequeño margen puede quedarse en nada si pierde el próximo domingo en El Sardinero. Por eso, el del domingo -a las 19.00 horas- se antoja un partido clave para el Racing. La llave de la vida o del infierno.

ver más

Y es que, una vez pasado el compromiso ante los 'chicharreros', el único rival directo que le queda en el calendario, el conjunto cántabro se enfrentará a los dos 'gallos' de la categoría que le quedan en el horizonte: Sporting de Gijón, en El Molinón, y Betis, en El Sardinero. Hay que tener en cuenta que, en los enfrentamientos del Racing ante los seis primeros clasificados, solo ha sido capaz de sumar un punto, precisamente ante los asturianos, en la primera vuelta. Los rojiblancos, que solo han cosechado dos derrotas esta campaña, son terceros en la tabla con 66 puntos y luchan por la segunda plaza que ostenta el Girona (68), que da el ascenso directo. Mientras, el Betis (72) acumula un colchón de cuatro puntos en el liderato y de seis con respecto a la tercera plaza, por lo que podría llegar a Santander con el ascenso en la mano, circunstancia en la que confían los aficionados verdiblancos.

Una vez superado este pequeño 'Tourmalet', el Racing viajará a Soria para medirse al Numancia, un equipo que, si ahora tiene pocas ambiciones, para entonces lo más probable es que esté totalmente libre de cargas. A priori, una buena circunstancia para el conjunto cántabro.

En la jornada 41, los cántabros reciben en los Campos de Sport a la Ponferradina. El mismo rival que hace dos temporadas, a estas alturas de campeonato. Los bercianos se encuentran pugnando con Zaragoza y Llagostera por la última plaza que da acceso al play off de ascenso a Primera División. Lo mejor para el Racing es que, de aquí a entonces, la 'Ponfe' ya se haya descolgado de esa lucha.

Y si en la última jornada todavía quedan cosas por decidir, el Racing se jugará la vida en el Carlos Belmonte de Albacete. Con 44 puntos, muy mal lo tienen que hacer los manchegos en este esprint final para no llegar definitivamente salvados a ese choque decisivo. Salvados deportivamente, porque institucionalmente todo el mundo cuenta con que no militarán la próxima temporada en Segunda, tras solicitar la liquidación y ahora intentar dar marcha atrás en una artimaña al margen de la legalidad. Los equipos de la zona baja asumen que el Albacete, o desaparece o no jugará en la categoría de plata, por lo que e 19º clasificado podría no descender a Segunda B, como ya ha sucedido en las dos últimas campañas.

Echando la vista atrás, en estos seis compromisos, durante la primera vuelta, el Racing cosechó seis puntos -empates ante Sporting, Numancia y Ponferradina y victoria frente al Albacete-. Esa media se antoja insuficiente para los intereses del conjunto cántabro en esta ocasión. Aunque sí es cierto que, analizando el calendario de los implicados y viendo el pobre ritmo de puntuación que llevan todos ellos, al Racing le podría valer con sumar nueve puntos más para firmar la salvación. Es decir, tres victorias en los seis partidos que quedan. Y es que si el ritmo no cambia, la permanencia puede ser la más barata de los últimos años -44 o 45 puntos-, por los 49 o 50 que han sido necesarios en los últimos años.

Además, el Racing tiene el 'gol average' a favor con todos sus rivales, a la espera de lo que suceda el domingo ante el Tenerife. En el Heliodoro Rodríguez López los verdiblancos cayeron por 1-0.

Tenerife - 40 puntos

Perder en Santander le mete en problemas

Mantienen una ventaja de cuatro puntos sobre sus perseguidores, pero si el Racing es capaz de ganar el domingo, será uno más en la disputa. Tras visitar El Sardinero, el Tenerife recibirá a un Alcorcón que ya no se juega nada. Posteriormente afrontará dos partidos a domicilio. Uno de incidencia directa en Sabadell y el segundo ante el Sporting de Gijón. Mala plaza para torear. Su calendario le emparejará una semana después con el Betis, en el Heliodoro Rodríguez López y cerrará el curso en Los Pajaritos, frente al Numancia.

Sabadell - 36 puntos

A priori, el principal rival del Racing

De aquí al final, el Sabadell es quien, sobre el papel, tiene un mejor calendario. Su buena dinámica, con nueve partidos sin perder consecutivos, se vio cortada el pasado sábado en Las Palmas. El equipo de Juan Carlos Mandía afronta dos próximas jornadas ante equipos en tierra de nadie: Alcorcón, en casa; y Leganés, fuera. En la jornada 41 tendrá el choque más difícil en El Molinón, frente al Sporting. Mientras tanto, el resto de compromisos serán ante rivales directos. Tenerife -en casa-, Recreativo -fuera- y Osasuna, en un duelo que puede ser encarnizado, en la última jornada liguera.

Osasuna - 36 puntos

Afronta la recta final con su tercer entrenador del año

En Pamplona no han conseguido enderezar la situación y ayer fue destituido su entrenador José Manuel Mateo. Una vez nombrado su sustituto, será el tercer técnico de la temporada. Y tendrá una complicada papeleta. Los próximos compromisos enfrentarán a Osasuna con Mirandés, Valladolid y Las Palmas. Los burgaleses apenas se juegan nada, pero el domingo dieron cuenta del Recre. Y pucelanos y canarios siguen luchando en la parte alta. Posteriormente visitarán al Leganés, y cerrarán la campaña con dos duelos a vida o muerte frente a Recreativo y Sabadell.

Barcelona B - 33 puntos

El peor calendario de todos los implicados

Ni con Munir y Sandro el filial culé ha conseguido sacar la cabeza del descenso. Y su calendario tampoco da mucho lugar a las esperanzas. Tienen que verse las caras con equipos de arriba como Girona, Valladolid y Las Palmas que le pueden dejar sin opciones. También jugarán contra equipos sin ambiciones como Mirandés y Leganés; y pondrán el broche final en la última jornada ante un enemigo directo como el Recreativo.

Recreativo - 32 puntos

Valladolid y Las Palmas le pueden hundir

El Recreativo tiene la clave en los dos próximos partidos ante dos de los equipos fuertes: Valladolid y Las Palmas. Si no suma en ninguno de los dos, la debacle puede ser definitiva. Después tendrá un compromiso asequible con el Leganés en la jornada 39, y el resto serán compromisos directos frente a Sabadell, Osasuna y Barcelona B.