Munitis apuesta por Andreu por delante de la defensa y Sylla como único delantero

Ejercicios realizados durante el último entrenamiento. /
Ejercicios realizados durante el último entrenamiento.

Abandona el sistema utilizado en las últimas diez jornadas, el 4-4-2, y refuerza el centro del campo al formar un trivote con sus jugadores más ofensivos

MARCOS MENOCALSantander

Pedro Munitis rectifica. El del Barrio Pesquero tiene claro que para que los resultados cambien no se puede seguir haciendo lo mismo y a pesar de su predilección por el clásico sistema 4-4-2, el Racing que juegue ante el Tenerife (domingo, 19.00 horas) será distinto. El pasado miércoles probó ya un nuevo sistema, compuesto por dos líneas de cuatro con un solo hombre entre ellas y un único delantero. Ayer, lo que empezó como una alternativa se confirmó en El Sardinero.

La intención de Munitis es reforzar el centro del campo. No quiere que el Tenerife le supere en la zona ancha -donde se gesta el juego de ataque y donde se marca la diferencia- y a la vez necesita dotar al ataque de toda la efectividad necesaria. Por ello saltará al césped de El Sardinero con Concha, Álvaro, Quique y Sylla en la alineación. Al Racing el empate no le sirve de nada. En su nuevo sistema 4-1-4-1 (la disposición de los jugadores en el nuevo plan) lo primero que resolvió el entrenador fue quién será el encargado de jugar de pivote defensivo por delante de la retaguardia. La sesión de ayer no ofreció dudas: Andreu. Después de siete jornadas sin ser titular, el catalán ocupará una posición de máxima responsabilidad. Sobre él recaerá la misión de dar cobertura a los centrales, de paliar los fallos de la línea de cuatro en ataque y, además, poner la pausa y el pase entre líneas. Su entrada saca del equipo a Javi Soria. El conquense había sido el elegido para sustituir a Granero, después de que éste cayera lesionado, pero en este nuevo sistema parece no tener hueco.

En los cinco puestos de ataque es donde Munitis aún no ha agotado las pruebas. Del miércoles al jueves, el técnico pasó de colocar a Sylla en una banda (la derecha) a situarle como único delantero. Prefiere aprovechar la verticalidad del senegalés más cerca de la portería y así fijar a los centrales del Tenerife.

Con Concha, Quique y Álvaro no fue tan fácil. La polivalencia de los tres le permite probar. Álvaro estuvo tanto en la banda izquierda como en la derecha, a pierna cambiada. Con el cántabro pasó lo mismo, ocupó las dos alas en varios lances del entrenamiento. A Quique González lo quiere también merodeando la frontal del área rival ya que su capacidad para aguantar el balón le convierte en más peligroso en el cuerpo a cuerpo. En el partidillo que ayer se disputó en El Sardinero en El Sardinero, Munitis y el cuerpo técnico pararon el juego en varias ocasiones para corregir a los jugadores. Es obvio que un cambio tan drástico suele darse en pretemporada, cuando las exigencias no son tan grandes y el tiempo no apremia, sin embargo, la necesidad obliga. El único jugador con el que no hizo falta ensayar fue Fede San Emeterio. El canterano es el único fijo y su rol no variara. Será el eje de la línea de cuatro, el encargado de ocupar el mayor espacio posible en el centro del campo. Con esta nueva disposición el cántabro da un pequeño paso adelante, aunque de los tres compañeros que le rodearán será el que más marcada tendrá la función de defender.

Obligado a cambiar

No queda otra. El pobre bagaje obtenido desde que el nuevo cuerpo técnico tomó las riendas del equipo (8 de marzo, jornada 28ª), tan solo 10 puntos de 27 posibles, obliga a Munitis a romper con sus gustos y predilecciones y apostar por cambiar. Necesita un revulsivo, algo que varíe una dinámica irregular y desconcertante que tiene condenado al equipo en puestos de descenso.

El santanderino, junto a sus dos compañeros en el banquillo, Colsa y Pinillos, está en una encrucijada: ¿cómo atacar con todo y mejorar al tiempo sus prestaciones en defensa? La irregularidad del equipo ha desencadenado un avance en el aspecto ofensivo, con la aparición de Sylla y Quique, como futbolistas-referencia, y sin embargo se ha perdido potencial defensivo. Las dudas, errores forzados, nervios y prisas (el ejemplo claro fue la derrota en Alcorcón) han convertido a la zaga en demasiado vulnerable. Munitis también tratará de poner remedio en esa faceta y para ello es probable que se decante por la madurez de Iñaki para ocupar el lateral izquierdo, en detrimento de Saúl. No será el único cambio, pues todo hace indicar que Bernardo dejará su sitio a Orfila, que volverá a ser central. El andaluz no acaba de ofrecer lo que se espera de él.

Quedan la jornada de hoy y mañana para pulir el nuevo sistema que se estrenará en «la final. Una más de las que nos quedan. Son tres puntos, un rival directo, está en juego el 'golaverage'... si ganamos al Tenerife lograremos meter a un rival directo en la lucha por la permanencia», asegura Mario Fernández, para quien no es problema «el jugar con presión. Este equipo ya ha demostrado que está acostumbrado a hacerlo».

Para el capitán, las dos derrotas consecutivas del equipo «hay que olvidarlas ya, no se puede pensar mucho más en ellas. Sería un error. Lo que hay que hacer es centrarse. Hay muchos puntos aún en juego y no podemos fallar más», concluyó el cántabro.