El Racing ultima con ITM un patrocinio en el que podría colaborar el Gobierno

Migue García, Dioni, Dani Rodríguez y Borja Granero celebran un gol marcado por el Racing esta temporada./
Migue García, Dioni, Dani Rodríguez y Borja Granero celebran un gol marcado por el Racing esta temporada.

La firma cántabra se plantea comprar los derechos de imagen del club y el Ejecutivo se sumaría a la operación como inversión publicitaria

SERGIO HERREROSantander

La empresa cántabra ITM Global y el Racing ultiman un acuerdo de patrocinio. A esa operación podría sumarse como tercero el Gobierno de Cantabria aprovechando las posibilidades que ofrece el club como plataforma publicitaria. De esta forma, el Ejecutivo evitaría un convenio directo con la entidad, al que los servicios jurídicos han puesto objeciones «importantes»,y el Racing lograría salvar su agónica situación económica. Las negociaciones están ya muy avanzadas después de que se hayan mantenido en secreto para no echar abajo la operación, como han insistido tanto el club como el Ejecutivo cuando se les ha interrogado por ello a lo largo de las últimas fechas. El contrato de patrocinio con el Gobierno tiene poco recorrido y se ha presentado un cauce alternativo para tratar de salvar al club de la liquidación.

Una compañía con 240 trabajadores y sede en Cartes

El Grupo ITM Global es una compañía nacida en 1995 en la comarca del Besaya, concretamente en Cartes, pero que con el paso del tiempo ha ido abriendo delegaciones a lo largo y ancho de toda la geografía española. Se trata de una empresa que se formó para trabajar en el entorno regional pero que poco a poco se ha abierto camino a nivel nacional dentro del mercado de las instalaciones de las telecomunicaciones, la energía, la telefonía y la seguridad para particulares y empresas. Según su página web, cuenta en la actualidad con un total de 240 trabajadores.

En caso de comprar la explotación publicitaria del Racing, no sería la primera vez que ITM se introduce en el mundo del deporte, ya que la empresa es patrocinadora del equipo ciclista Aldro Team, que compite en las categorías élite y sub 23, y que cuenta con Manolo Saiz como responsable técnico.

Lo que está claro es que para la empresa dar este paso sería, además de una inversión, un importante empuje para su imagen de marca en Cantabria y, si el equipo logra el ascenso a Segunda División, también a nivel nacional con las televisiones que retransmiten habitualmente los partidos de la categoría de plata del fútbol español. Sin duda, un importante escaparate para cualquier anunciante.

Prácticamente agotada la polémica vía del patrocinio público por parte del Gobierno, finalmente, la solución institucional para el Racing puede llegar por el ámbito privado y, además, procedente de una empresa de Cantabria.

ayer mismo

Las negociaciones han sido llevadas directamente entre el presidente verdiblanco, Manolo Higuera, y los dirigentes de ITM. De hecho, el Gobierno regional no ha tenido conocimiento de la situación hasta el pasado martes 3 de mayo. Ayer el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, reconoció al fin abiertamente lo que había comenzado a convertirse en un secreto a voces que hasta ahora había pedido acallar: «Estamos explorando otras vías con la participación de alguna empresa privada». Es el Grupo ITM, con sede en Cartes, que se ha ofrecido a comprar todos los soportes publicitarios del club durante ese periodo de diez años que negociaba con el Gobierno. Con ese dinero, diez millones de euros a razón de uno anual, el Racing podría sufragar la deuda de cerca de 9,5 millones que mantiene con la Agencia Tributaria. Así, la institución se quitaría la soga del cuello.

Por el momento, el Ejecutivo no revela demasiados detalles de las conversaciones. «Nos pueden aligerar el dispendio económico para que, en una época de crisis como la que tenemos y donde hay prioridades, no tengamos que hacer ese desembolso», afirmó ayer el jefe del Ejecutivo en la Universidad Europea del Atlántico.

Los servicios jurídicos del Gobierno de Cantabria dieron un frenazo al convenio de patrocinio con el club y todo apunta a que quedará definitivamente aparcado. La principal razón es, precisamente, ese embargo de Hacienda por el que el Racing tiene que pagar cerca de 9,5 millones de euros, que impide que una institución pública llegue a este tipo de acuerdos comerciales con un acreedor. El regionalista insistió en que «el Gobierno sigue manteniendo la idea de hacer todo lo posible por ayudar al Racing», pero enfatizó que «los dineros públicos tienen que tener, como es lógico, un control y una legalidad absoluta en todos los informes a la hora de hacer esas ayudas». Puede haber fórmulas intermedias cuando ITM se haga con la explotación publicitaria de los soportes ofrecidos por el club, porque una vez que sean responsabilidad de la empresa, esta podría revenderlos a otros interesados, entre ellos, el Ejecutivo cántabro para la promoción de los dos años jubilares que coinciden con este periodo.

Si finalmente cristalizan las negociaciones, el Racing entrará en la última etapa de su proceso de estabilización institucional. La deuda con la Agencia Tributaria es el «nudo gordiano» de la precaria situación financiera del club, tal y como lo ha calificado en numerosas ocasiones Manolo Higuera. Una vez eliminada la deuda con el fisco, las arcas racinguistas percibirían esos 2,4 millones retenidos y podrían afrontar el pago de las nóminas pendientes a empleados, jugadores y técnicos. Así, el día a día en los Campos de Sport sería mucho más rutinario y sin sobresaltos. Pero, además, el acuerdo con Hacienda abrirá las puertas de la Segunda División al Racing en caso de que el equipo logre el ascenso sobre el césped en las próximas semanas. La Liga de Fútbol Profesional no quiere socios morosos con Hacienda.

Soportes

El Racing había ofrecido al Gobierno todos sus soportes publicitarios, entre los que se encuentran la camiseta, su web y acciones puntuales con su mayor patrimonio:los futbolistas. Pero, además, también el apellido del estadio. ITM podría aprovechar todas esas propuestas, además de la publicidad estática o los marcadores... una vez sean reparados.

A pesar de todo, el Gobierno sigue dejando abierta la posibilidad de culminar el convenio de patrocinio con el Racing, al menos de puertas hacia afuera. Pero siempre con «todas las bendiciones» de los servicios jurídicos de Peña Herbosa. «Se están articulando fórmulas. Se está estudiando, pero como yo no tengo la conclusión de esas fórmulas, pues cuando llegue el momento se harán públicas y, si cumplen toda la legalidad, irán al Parlamento como hemos prometido tantas veces», insistía ayer Revilla. De todas formas, si finalmente ITM se convierte en nuevo patrocinador o partner racinguista, el trámite evitará el desagradable paso por el Parlamento, donde hay más posturas contrarias que favorables.

Respecto a esta última cuestión, Revilla se mostró muy crítico y no dudó en hablar de «un interés de ir en contra del Racing por parte de algunos. Si es dinero público, mal; y si es dinero privado, también mal». Por el contrario, destacó que, para el Gobierno, «el Raing y el fútbol es un activo importante de Cantabria y del mundo».

Una negociación contrarreloj

El Racing vive estos últimos meses de temporada, en el aspecto institucional, como una auténtica contrarreloj. El club cántabro necesita dar una solución a su situación económica, porque si no consigue salvar este match ball estará condenado a la disolución. Ni siquiera el ascenso a Segunda División sobre el césped aseguraría la supervivencia, ya que sin un acuerdo con la Agencia Tributaria un posible salto de categoría quedaría invalidado. El plazo estipulado por la LFP para cumplir los ratios y presentar el documento que acredita estar al día con Hacienda expira el 30 de julio. El Racing incluso podría correr el riesgo de descender a Tercera División si no salda sus deudas con los futbolistas. Por el momento, se les deben dos nóminas y parte de la tercera. La fecha límite para pagar todo lo debido es el 20 de junio. A partir de ahí, de no haber hecho los deberes, el Racing podría entrar un proceso con capacidad para desembocar en el descenso administrativo a Tercera División. Una situación que, salvo sorpresa mayúscula, terminaría con la desaparición definitiva del club cántabro. De ahí la importancia de que la operación negociada con el Grupo ITM Global y al que se debe unir el Gobierno de Cantabria y salga adelante. De lo contrario, los augurios son muy oscuros para la institución verdiblanca. Entre mayo y junio el Racing se juega el seguir sumando años a su ya centenaria historia.