Las incógnitas del Racing

Los aficionados no dejaron solo al equipo en el último partido en El Sardinero./
Los aficionados no dejaron solo al equipo en el último partido en El Sardinero.

Conseguir dinero y patrocinio para pagar las deudas, un entrenador con el que poder armar un equipo y que la directiva decida si continúa son las claves para que el club pueda seguir adelante

SUSANA ECHEVARRÍASantander

Ni lamerse las heridas le han dejado a este Racing. Después del mal trago de no ascender a Segunda, al club se le acumulan los temas sin resolver y además el tiempo corre en su contra. Hay aspectos que deben quedar solucionados antes de que acabe este mes o, como muy tarde, en julio: conseguir un patrocinador que aporte el suficiente dinero para pagar la enorme deuda que acumula el club con Hacienda y el resto de acreedores. Buscar un entrenador con garantías que devuelva al equipo a categorías superiores, formar un equipo en el que la cantera tenga peso. Y por último, que la directiva decida qué va a hacer, si seguir o no al frente de este proyecto de renovación que se inició el 31 de enero de 2014, cuando un juez autorizó una junta de accionistas en la que se echó de la presidencia a Ángel Lavín 'Harry' y al 'dirigente en la sombra' Francisco Pernía.

Dinero y patrocinador, lo más importante

El principal objetivo es, sin lugar a dudas, conseguir dinero y un patrocinio o un accionista fuerte. El club y el Gobierno de Cantabria llevan desde el pasado otoño 'mareando la perdiz' acerca de un convenio por el que el Racing recibiría 10 millones de euros en 10 años, a cambio de llevar en su camiseta la publicidad institucional del Año Santo Lebaniego de 2017 y del siguiente. Pero esta posibilidad ha quedado apartada por el momento. Las 'pegas' que pusieron los servicios jurídicos del Gobierno para autorizar esa operación ha hecho que el Ejecutivo de Revilla no siga adelante con este convenio.

Además, hace unos meses ha entrado en juego la empresa ITM Global, que se mostró dispuesta a invertir en el club verdiblanco. Claro que las negociaciones comenzaron cuando el equipo aún tenía opciones de jugar en Segunda la próxima temporada y ahora eso ya no es posible. A pesar de todo, la firma cántabra parece seguir estando interesada en el club y la directiva ya le ha ofrecido ser accionista.

A cambio de 10 millones de euros, ITM Global se llevaría los derechos de imagen del equipo se aprovecharía de los beneficios publicitarios y pasaría a controlar el 30 por ciento de las acciones. Esta es la oferta que le han hecho llegar. Las negociaciones entre el Racing y ITM continúan y de ellas están muy pendientes la Hacienda Pública, puesto que está esperando cobrar más de 9 millones de euros, y el resto de acreedores, ya que en diciembre el club tiene que empezar a pagar la deuda del concurso (5 millones el primer año).

No hay peligro de descenso

Lo que ya está solucionado es el pago a los jugadores y por tanto ya no hay peligro de bajar a Tercera. El Racing abonó este martes la última nómina a los futbolistas (quedan por cobrar el resto de trabajadores), evitando así que la denuncia ante la AFE pudiera poner al club en peligro. Cómo ha conseguido el club pagar es una pregunta que muchos aficionados se hacen.

En más de una ocasión algunos directivos y entrenadores han llegado a poner su propio dinero para que el club siga pagando y continúe adelante; o incluso la empresa Inmoarrabi alguna vez se ha mostrado partidaria de levantar el embargo sobre la taquilla para permitir que el club pueda seguir haciendo pagos. Esta vez la directiva no ha dicho de dónde ha sacado los casi 150.000 euros que se necesitan para pagar a sus futbolistas.

A la busca de un entrenador

El club dice que no hay mucha urgencia por fichar a uno, pero el presidente Manolo Higuera y el resto de sus asesores (todos ellos exjugadores del Racing) ya están en ello. Se busca a un técnico que conozca la categoría de Segunda B y sobre todo que tenga experiencia en ella, algo que se ha echado de menos en Pedro Munitis. Esta es una división complicada en la que no solo importa hacer una buena liga regula sino que hay que saber afrontar una complicada fase de ascenso con garantías.

La directiva quiere que el entrenador sea de la casa o al menos conozca bien el club y que tenga claro un proyecto basado en la cantera. Nombres como el de Ángel Viadero o Quique Setién vienen a la cabeza de cualquier aficionado, pero ambos están comprometidos con sus respectivos equipos (Burgos y Las Palmas) y además en el caso de Setién su relación con la actual directiva se ha ido enfriando en los últimos meses.

Armar un equipo

Debido a que el Racing no logró ascender a Segunda el pasado fin de semana, la plantilla, que ya se ha ido de vacaciones, se ha quedado en cuadro. Hay once jugadores de 24 que terminan contrato el próximo 30 de junio; otros dos acaban sus cesiones y regresarán a sus equipos de procedencia; y dos más a los que el Racing ha comunicado su interés por contar con ellos, pero que ellos posiblemente no sigan aquí en Segunda B. Solo hay un jugador al que el club le ha hecho llegar una oferta de renovación, pero aún no ha firmado.

A día de hoy, el equipo está desarmado. Y para empezar a armarlo se necesita, al menos, un entrenador que empiece a fichar junto a los directivos. Para la temporada que acaba de finalizar se hicieron 17 fichajes, porque según el Consejo de Administración que preside Manolo Higuera "había que ascender a Segunda sí o sí". Esta vez el club no se pone metas y prefiere hacer las cosas con más calma y otros criterios. Se va a tener más en cuenta la cantera y los fichajes tendrán que tener calidad y experiencia en Segunda B y en fases de ascenso.

La directiva, dispuesta a seguir

Hay muchas probabilidades de que la actual directiva, que preside Manolo Higuera, siga al menos una campaña más; y si las cosas mejoran puede ser que hasta conseguir el objetivo que los exjugadores se marcaron cuando acudieron a la ampliación de capital del club, que no era otro que regresar a Primera división. El Consejo de Administración, de momento, continúa, con la intención de completar el proceso de estabilización institucional del club. Algo que pasa por la firma del convenio de patrocinio que la entidad verdiblanca sigue negociando con la empresa cántabra ITM. A partir de ahí, la directiva racinguista se planteará su continuidad o no al frente de la nave.

Los actuales miembros del Consejo de Administración, encabezados por los representantes de la plataforma de exjugadores, desembarcaron en el club en el mes de mayo de 2015, con la entrada de Manolo Higuera y Víctor Diego como consejeros, tras la dimisión de Enrique Díez de Velasco, Luis Castro y Fernando Peral.

Un mes después, en Junta de Accionistas y después de haber completado con éxito la ampliación de capital, el propio Higuera se convirtió en presidente, en sustitución de Tuto Sañudo, y Diego asumió el cargo de vicepresidente y portavoz. Junto a ellos entraron Antonio Fariña, Juanjo Uriel, Miriam Peña, Daniel Berasategui , Raúl Fernández Yllán y Agustín García Pascual. Este último dimitió tiempo después por motivos personales y su puesto lo ocupó Juan Alberto Oset.