El Racing no sabe con quién quedarse

Fede San Emeterio y Coulibaly, en el encuentro frente al Reus en los Campos de Sport, tratan de llevarse la pelota ante un rival/
Fede San Emeterio y Coulibaly, en el encuentro frente al Reus en los Campos de Sport, tratan de llevarse la pelota ante un rival

El club quiere escuchar la preferencia del técnico, Ángel Viadero, antes de decidir la propuesta a defender frente a la Federación Española

SERGIO HERRERO SANTANDER.

Pasada la amarga resaca del fracaso racinguista por no haber ascendido a Segunda División, toca pensar en el futuro. Tras el desenlace del culebrón Viadero, empiezan los rumores. Fichajes, renovaciones... La salsilla veraniega del fútbol. Y, por supuesto, también los posibles rivales de cara a un segundo año consecutivo en el infierno balompédico. El cierre de los play offs tanto en Segunda B como en Tercera ha certificado los 79 equipos que acompañarán a los cántabros en su dura travesía. Ahora queda saber en qué grupo quedará encuadrado el Racing.

El conjunto verdiblanco tiene dos opciones principales: o el llamado grupo 'gallego' -el I- o el grupo 'vasco'. El hecho de ser el único representante cántabro en la categoría le coloca como un comodín para completar el grupo en el que sea más necesario. El club aún no ha tomado una decisión sobre qué propuesta defender ante la Federación Española de Fútbol. Quiere que sea el propio técnico, Ángel Viadero, el que exprese sus preferencias antes dejar clara la postura verdiblanca.

Si el Racing vuelve a estar encuadrado en el grupo I, se enfrentaría, seguro, con los equipos asturianos -Caudal y Lealtad-, gallegos -Pontevedra, Celta B, Coruxo, Racing de Ferrol, Somozas y Boiro- y los castellanos -Ponferradina, Cultural Leonesa, Palencia, Burgos, Arandina, Valladolid B y Guijuelo-. La pasada temporada, además, se encontraba en este campeonato un extremeño como el Cacereño, que ha descendido a Tercera División, la Unión Deportiva Logroñés como representante riojano y los tres equipos navarros. Sin embargo, estos últimos ya protestaron el pasado verano por los largos desplazamientos hasta Galicia y su preferencia por los rivales vascos. En esta ocasión, con cuatro clubes navarros -Izarra, Tudelano, Mutilvera y Osasuna B-, tal vez la Federación tenga que ceder y mandar a los madrileños al grupo I. El problema es que así no salen las cuentas, más aún cuando con los madrileños suelen ir emparejados los conjuntos canarios por aquello de aliviar los desplazamientos en avión desde las islas. Eso obligaríapartir alguna de las comunidades autónomas.

En esta tesitura, la opción que más fuerza cobra es la de colocar a los tres equipos extremeños -Mérida, Villanovense y Extremadura-, junto al Racing, gallegos, castellanos, asturianos y la UD Logroñés. Puede ser una buena solución, aunque a buen seguro, a los representantes extremeños no les hará demasiada gracia tener que viajar, prácticamente cada quince días, hasta el norte de España. El tira y afloja de todas las temporadas por estas fechas en la Segunda División B.

Los resultados han dictado esta temporada que tanto el grupo I como el II han sido los más flojos en cuanto a nivel. Al menos, el número de equipos ascendidos es bastante evidente. Un equipo del grupo III (Reus) y tres del IV (Cádiz, UCAM Murcia y Sevilla Atlético). De ahí que la previsible dificultad deportiva puede ser similar. Aunque sí que es cierto que el grupo I puede dar un ligero avance de calidad con la presencia de un equipo como la Ponferradina, que se sumaría a otros favoritos como el Burgos, el Racing de Ferrol, la UD Logroñés o el Pontevedra.

Desplazamientos más cortos

En lo que sí sería una ventaja estar en el grupo II es el aspecto de los desplazamientos. Hasta diez equipos vascos -Real Unión de Irún, Sestao, Arenas de Getxo, Real Sociedad B, Amorebieta, Gernika, Bilbao Athletic, Barakaldo, Leioa y Zamudio- en la misma Liga dejarían otros tantos encuentros para los racinguistas a menos de dos horas de distancia por carretera. Bien para el club, por motivos económicos, y mejor aún para la afición, que podría acompañar al equipo muy a menudo.

Cualquiera de las dos opciones, para el Racing, tiene sus aspectos positivos y sus cosas negativas. Además, el nuevo técnico verdiblanco conoce al detalle cualquiera de los dos escenarios, tras sus pasos más recientes por el Burgos y el Sestao. El problema es que el equipo cántabro, como único representante de la Comunidad Autónoma, seguramente tenga poco que decir cuando comiencen las negociaciones y será utilizado en cualquiera de los casos para completar el grupo que quede cojo.

Queda tiempo, debates y especulaciones hasta que se decida definitivamente la confección de los grupos. La pasada temporada no se hicieron oficiales hasta mediados del mes de julio. Mientras tanto, los racinguistas pueden hacer sus apuestas o valorar sus preferencias, aunque aún no tengan la posibilidad de empezar a preparar los desplazamientos que, a partir de las últimas semanas de agosto, a buen seguro serán masivos por gran parte de la geografía española.