Pernía y Lavín se sentarán en el banquillo de los acusados

El expresidente del Racing, Ángel Lavín, en el juicio celebrado en febrero./
El expresidente del Racing, Ángel Lavín, en el juicio celebrado en febrero.

El juez ve indicios de delito por administración desleal y apropiación indebida en su gestión

DANIEL MARTÍNEZSantander

Han tenido que pasar cuatro años para que se cumpla uno de los mayores deseos extradeportivos de la práctica totalidad de aficionados racinguistas: saber que los expresidentes de la entidad verdiblanca Francisco Pernía y Ángel Lavín Harry se sentarán finalmente en el banquillo de los acusados. Ayer quedó prácticamente confirmado. Porque aunque técnicamente la decisión tiene que ser tomada tras escuchar a las partes, sólo los afectados se oponen a ello. Ni la Fiscalía ni los querellantes tienen intención de librar a Pernía y Lavín de escuchar una sentencia. Otra cosa es que sea o no condenatoria.

El titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Santander convocó a las partes a las 13.00 horas en el complejo judicial de Las Salesas para comunicarles, tras dar por cerrada la fase de instrucción, la próxima apertura del juicio oral contra los máximos responsables del club entre 2006 y 2014. Ocho años en los que, según el magistrado, se cometieron irregularidades en la gestión. En concreto, las actuaciones practicadas dejan entrever «indicios bastantes» para imputar a Pernía dos delitos apropiación indebida y administración desleal y a Lavín otro de administración desleal. También José Ignacio Urquijo y Juan Vergara, responsables de la cantera y del proyecto fallido de la escuela Racing Primavera, tienen sobre ellos la espada de Damocles de un delito de apropiación indebida.

ver más

Este auto supone una victoria para la Asociación de Exjugadores del Racing, que impulsaron la querella en el año 2012 , y para la propia entidad deportiva y el colectivo Aupa de pequeños accionistas, que se incorporaron como acusación particular posteriormente. «Es un gran triunfo para todo el racinguismo. Hemos peleado mucho, pero vale la pena. Hay cosas con las que no estamos de acuerdo, pero lo importante es lo que significa este auto, que esta gente va a pasar por el banquillo», comentaba este jueves a este periódico el presidente del club, Manolo Higuera.

Aunque la alegría de los actuales mandatarios racinguistas es evidente, reconocen que les habría gustado que el juez hubiera dado un paso más. Algunos de los asuntos en los que los exjugadores veían delito societario y que tienen que ver con algunos fichajes y la intermediación para que estos se llevaran a cabo no serán juzgados. Porque Agüero defiende su «sobreseimiento provisional y archivo del procedimiento». Así será, por lo menos si la Justicia no cambia de opinión después de ver las alegaciones de la Fiscalía y de las tres acusaciones, que tienen diez días para formalizar su escrito de acusación, un trámite fundamental para iniciar posteriormente el juicio oral.

De todas las presuntas tropelías enumeradas por los querellantes, sólo dos tienen la suficiente consistencia según este auto. La primera es la creación de la escuela de fútbol Racing Primavera en Brasil. Agüero defiende que una parte importante de los 965.065,08 euros se utilizaron de forma inadecuada. En concreto, 359,963 euros que «fueron distraídos del patrimonio» del Racing. De esta cantidad, no existe «ni un solo justificante de los gastos. Ni una factura». Los primeros 42.970 euros se sacaron del Racing a través de un pago directo a través de la tarjeta de crédito de Permía a una empresa «que nada tenía que ver con la escuela», y el resto son de supuestas inversiones en la escuela de las que no se tienen noticias. También echa en cara que el proyecto continuó adelante a pesar de que no existía un desarrollo por escrito, estudios, un presupuesto o planes de viabilidad.

El juez sí da por buena una factura de 26.000 de una visita a Brasil en la que Pernía estuvo acompañado por José Campos y otros miembros de la directiva del momento, pero no de la de 29.000 euros que se volvió a pasar con el mismo concepto. Un solo viaje, pero facturado dos veces. Y por último, se apunta como delictiva la adquisición de un coche de alta gama exclusivo para el presidente costó 71.166 euros, cuando ya estaba abierto el concurso de acreedores, «cuya necesidad no venía justificada mínimamente dado que existían coches a disposición del club». Por todo ello, imputa a Pernía, Urquijo y Vergara los delitos de apropiación indebida.

El de administración desleal recae sobre Lavín por la contratación de Urquijo como director técnico «en unas condiciones laborables muy favorables para él y no tanto para el club». Según las diligencias del juez, esta se hizo para «compensarle por las pérdidas económicas» que tuvo cuando el Racing entró en concurso de acreedores. Porque lo que le debía el club se redujo en un 50% debido a la quita, algo que afectó también al resto de acreedores. Solo que Lavín y Urquijo, según el auto, acordaron recuperar el dinero de otra manera. Presuntamente ilegal.

Fuera del proceso

No se juzgarán ocho de los diez puntos que se recogían en el informe elaborado por los administradores concursales del Racing cuando este entró en proceso concursal- por considerarse «injustificados» y porque pensaban que podían constituir un delito. Sobre ese informe se elaboró la querella de los exjugadores que ha desencadenado este proceso.

Es el caso del asunto Tchité y el millón de euros que se pagó para que se jugara un amistoso con su anterior equipo que nunca tuvo lugar, algo que después e repitió con Smolareck. O de las intermediaciones por la salida de Garay al Real Madrid y de Zigic al Valencia. Según el escrito del juez, no le corresponde a él decidir si lo que se pagó estaba o no acorde al mercado, únicamente que existieron, como así ha comprobado. Tampoco se hablará en el futuro juicio de las comisiones a empresas relacionadas con Eugenio Botas, de los «excesivos» gastos de representación de los antiguos directivos, las compensaciones por el despido de Jesús Merino o las indemnizaciones a la empresa Culturas, Producción e Imagen.

«Aunque no nos satisfaga totalmente este auto, el proceso sigue adelante y se podrán dilucidar si hay o no hay delito. Nosotros consideramos que sí. Seguimos adelante y vamos a por ellos», explicaba tras conocer el documento de 29 páginas el abogado del club, Javier Noriega, que ponía el acento en la labor ingente de Higuera y la actual directiva para que este proceso haya llegado a este punto. A lo largo del fin de semana, estudiarán a fondo los detalles del auto, aunque anticipan que es probable que recurran. No están de acuerdo con el juez cuando ve indicios delictivos únicamente en el contrato con Urquijo y en el caso Racing Primavera.

Para leer el auto judicial, pincha aquí.

 

Fotos

Vídeos