"Cuando un portero no encaja goles hay que felicitar a todo el equipo"

Iván Crespo se ha convertido en uno de los pilares de este Racing. Actualmente es el Zamora de la categoría. /
Iván Crespo se ha convertido en uno de los pilares de este Racing. Actualmente es el Zamora de la categoría.

Iván Crespo, portero del Racing, suma su segunda racha de cuatro partidos sin recibir un tanto y asegura que "este grupo tiene todos los mimbres para ascender"

MARCOS MENOCALSantander

No es nada sencillo ser portero y firmar un mes sin encajar un gol. Nada fácil. No obstante, para Iván Crespo (Santander, 1988), el actual Zamora de la Segunda B, no es nuevo. Recibió el último gol con el Racing el pasado 26 de febrero; fue en El Sardinero ante Osasuna Promesas y desde entonces Tudelano, Ponferradina, Cultural Leonesa y Somozas fueron incapaces de hacerle un gol. El cántabro goza de un privilegio al que relativamente está acostumbrado, ya que este año no es la primera vez que lo consigue. El mes de septiembre también lo despidió en blanco y en la temporada pasada con el Lleida tuvo dos rachas, una de seis partidos y otra de cinco, sin encajar un solo gol. Lo de Crespo no es por casualidad. Hay quien dice que el santanderino es un portero de otra categoría. Los hay que aseguran que el Racing tiene el mejor equipo de la Segunda B en las áreas, es decir, en la propia con su presencia y en la ajena con la de Prats, Aquino, Álvarez... De lo que no hay duda es que el Racing tiene un seguro de vida en la portería.

SUS NÚMEROS

15
Goles encajados. Su registro actualmente es el mejor del fútbol nacional.

30
Partidos jugados. Tan solo se ha perdido una jornada de Liga, en Tajonar ante Osasuna B.

4
Partidos sin encajar. Ante Tudelano, Ponferradina, Cultural y Somozas.

2
Rachas Es la segunda vez que Crespo suma un mes con la portería a cero.

Un mes sin recibir un gol es un dato para estar contento, sobre todo si uno es portero...

Desde luego. Es para felicitarnos todos. Es algo que no se consigue de manera individual. No es la primera vez; lo conseguimos después de la jornada 3 y también estuvimos cuatro sin recibir goles. La temporada pasada en el Lleida también enlazamos dos rachas. La primera de cinco partidos y la segunda de seis y algo más. Creo que fueron algo menos de 600 minutos sin que nos marcaran un gol. Cuando un portero no encaja goles es que el equipo lo está haciendo bien.

¿Por qué usted no encaja apenas goles?

Nos generan pocas ocasiones de gol. El equipo sabe defenderse y se hace fuerte en todas las líneas. El juego colectivo no permite muchas facilidades al rival, esa es la razón. Tampoco hay que olvidar que para concebir una racha como esta hay que tener suerte; en Tudela o el otro día el Somozas mandaron un balón al palo. Es inevitable.

¿Es eminentemente defensivo el juego de este Racing?

Sabemos que tenemos una pegada muy grande arriba y si dejamos la puerta a cero tenemos muchas posibilidades de ganar. Con el balón queremos llegar combinando y cuando no lo tenemos la intención es juntarse y hacerse fuertes. El partido del pasado domingo fue especial porque te ves jugando con el último, que pasan los minutos y no logras ponerte por delante y te entran las prisas. Debemos tener paciencia porque jugando como jugamos los goles llegarán.

«Hay que jugar más tranquilos». La frase es de su entrenador, Ángel Viadero ¿Qué le pone nervioso al Racing?

Más que nervioso es obligación. El Racing tiene que ganar y eso hay veces que le condiciona. Creo que en el equipo hay gente con suficiente experiencia y que ha luchado por objetivos como el que tiene el Racing en otros equipos y por eso hay que estar tranquilos. En el minuto quince de un partido es difícil sentenciar. El otro día fue lo que nos faltó.

Usted se quedó a nada de ascender con el Lleida. Sabe lo que es la Segunda B y el play off, ¿tiene este Racing los mimbres necesarios para conseguir el objetivo?

Sin duda. No le falta nada para rematar la temporada. Hay un vestuario muy comprometido, han llegado jugadores con experiencia y calidad, tenemos gente de refresco por si alguien falla, ante rivales de entidad y hemos ganado o no hemos perdido... Existe un equipo con garantías para todo. De entrada creo que si ganamos los siete partidos que restan seremos campeones. Esta semana va a ser una pequeña piedra de toque porque jugamos ante un rival que no tiene nada de presión.

El club aprovechó el mercado de invierno ¿Cree usted que es mejor equipo el Racing desde Navidad?

Tenemos una plantilla muy compensada. Jagoba subió a Primera con el Alavés; Prats viene de Segunda; Carlos cada vez que sale rentabiliza sus minutos; Santi Jara nos aporta mucha experiencia y con su golpeo de balón ha mejorado mucho nuestro potencial ofensivo y Puerto ha fortalecido el centro de la defensa que estaba un poco cojo. Creo que ahora somos más completos y tenemos más garantías.

¿Qué le parece lo que están haciendo el Celta B y la Cultural Leonesa?

Es algo que nadie esperaba. Los números que llevamos nosotros son lo suficientemente buenos como para poder disputar un final de Liga más tranquilo y sin embargo creo que cualquier pinchazo será definitivo. No es nada normal que tres equipos coincidan con unos datos como los que llevamos en este grupo I.

El domingo se juega un Cultural-Celta B, ¿con quién va?

No sé realmente lo que quiero que ocurra. Si ganamos nosotros y ellos empatan es cierto que les restamos dos puntos a ambos. En la segunda vuelta del campeonato el más fuerte está siendo el Celta B que es el que nos ha recortado más puntos. Puede que lo mejor sea que empaten.

¿Puede estar pasando por el mejor momento de su carrera?

No lo sé. Sí es cierto que es cuando más estoy disfrutando de lo que hago y eso se refleja en el campo. El año pasado fue para mí un punto de inflexión; fiché por un equipo con el objetivo de ascender, jugué 43 partidos, pude competir por lo máximo... Fue un pequeño salto y cogí confianza. Llegué a Santander con mucha ilusión de conseguir lo que se me negó el año antes al perder a penaltis en el play off.

Lleida, Murcia, Alavés, Mirandés, Gimnástica... ¿Se encontró algo en su carrera como lo que está viviendo en el Racing?

Es increíble lo que pasa aquí. Que un equipo en una jornada de la Liga regular, sin jugarte la vida, lleve a 5.000 personas a un desplazamiento que tampoco está aquí al lado es difícil de ver. La afición hace que juguemos en casa. Este club tiene unas instalaciones, un estadio, una afición... De Primera. Aquí te sientes importante. Yo prefiero venir a un equipo como este en el que ves El Sardinero y sientes lo que representa, que jugar en otro aunque me paguen más y vayan al campo 150 personas. Cuando me salió la posibilidad de venir ni me lo pensé. Quiero ascender y creo que tenemos una gran oportunidad de lograrlo. Estamos cerca y ahora sólo queda rematar todo lo que hicimos.