'Nandín', el guardián de El Sardinero

Un fotomontaje de cuál será el aspecto final de la estatua en los Campos de Sport. /
Un fotomontaje de cuál será el aspecto final de la estatua en los Campos de Sport.

Un bajorrelieve en bronce en memoria del desaparecido Nando Yosu presidirá la entrada

MARCOS MENOCALSantander

Un relieve grabado en bronce de dos metros por 1,60. De pie, sonriendo y con los brazos en alto en señal de victoria o de agradecimiento. Según se mire. En traje, con los botones abrochados y la corbata en ristre. El material de la obra no permite distinguir los colores, pero no hay duda que sería verdiblanca. El pelo peinado milimétricamente y engominado. La estatua de Fernando Trío Zabala, Nando Yosu, presidirá la entrada principal de El Sardinero. La imagen será un recuerdo más de su legado y aún así nunca será suficiente. El artista José Cobo Calderón será el encargado de dar vida a la imagen de Nandín después de que su proyecto fuera elegido por la Comisión responsable de entre los catorce presentados y, posteriormente, de entre los tres finalistas.

PRECIO DEL PROYECTO

23.500
euros más IVA es el precio que costará la estatua de Nando Yosu.Se han recaudado 3.000 euros.
Brazos en alto, un símbolo de triunfo y de agradecimiento

En la presentación del libro de ayer, La rebelión contra el olvido, José Cobo Calderón fue uno de los protagonistas más demandados. Lo que le recorre por la cabeza a un artista siempre es motivo de reflexión y de curiosidad. El ganador de entre las catorce propuestas presentadas estuvo presente en al acto explicando las características de su obra. Inmortalizar a Nando Yosu es relativamente sencillo, ya que su legado va más allá. Sus costumbres, sus gestos y, en definitiva, su forma de vida.El propio Calderón así lo reflejó. «Es de bronce y el color del Racing es el verde, así que lo tenemos muy fácil», añadió. Tras agradecer que su obra «haya sido la elegida», el artista quiso destacar la técnica utilizada.«Es un bajorrelive, Hay una gran tradición de este método en la historia». El autor aportó un pronóstico. «A lo mejor es el inicio de más decoraciones de este tipo en el estadio». Desde luego, un club centenario como el santanderino tiene muchos protagonistas por recordar.

Calderón no quiso hablar de plazos para ver construida la estatua de Nandín en la puerta de El Sardinero. «Serán al menos cuatro o seis meses, pero aún estamos pendientes de la financiación. El plazo será precisamente ese, cuando se tenga el presupuesto», finalizó. El autor calificó de «orgullo» el formar parte del homenaje que el racinguismo le brinda a Nando Yosu. José Cobo Calderón autor de las estatuas de Los Raqueros, de Puertochico diseñó un bajorrelieve de bronce, cuya imagen coincidirá con una de los momentos que han quedado para el recuerdo de la trayectoria del de Mungía, con los brazos en alto en señal de victoria o agradecimiento ya que el desaparecido entrenador siempre extendía las manos para dar gracias a la afición cuando conseguía alguno de sus milagros.

La obra está presupuestada en 23.500 euros más IVA y desde que surgiera la iniciativa, una de las prioridades de los propulsores fue que la financiación se consiguiese por la aportación popular. Desde entonces se han recaudado algo más de 3.000 euros. La noticia sobre quién será el artista que inmortalice al veterano y carismático entrenador se hizo pública ayer en la presentación del libro La rebelión contra el olvido, cuyo autor, Raúl Gómez Samperio, uno de los impulsores del proyecto, donará íntegramente todo el dinero que se genere con las ventas.Se han tirado mil ejemplares y se confía que se agoten, por lo que al menos la mitad del montante total estaría asegurado.

En la elección del ganador participaron los cinco colectivos que aceptaron el reto de que el hombre milagro del Racing tuviera su estatua junto a lo que fue su casa, El Sardinero. De esta manera,el propio club, la Fundación, la plataforma de pequeños accionistas del Racing (AUPA), la Asociación de Peñas (APR), el grupo de Exjugadores y la propia familia del desparecido técnico reunidos en comisión apostaron por el trabajo de Cobo Calderón. Ya se tienen los permisos necesarios para empezar con el boceto, aunque hasta que no se tenga el presupuesto total garantizado no se dará la luz verde final. Por ello, durante la presentación de ayer no se puso fecha ni para el comienzo ni, por supuesto, para su inauguración.

El de Cobo Calderón fue la propuesta que más caló en los cinco colectivos responsables por delante de los dos bocetos de los artistas Íñigo Muguerza y José Antonio Barquín, todos ellos finalistas. En un principio, los presupuestos que se manejaron oscilaron entre los 12.000 euros y los 75.000. Finalmente, la efigie de Nando Yosu tendrá un coste cuatro veces inferior a la estatua levantada a Manolo Preciado junto al estadio de El Molinón, en Gijón, y que tuvo un coste cercano a los 100.000 euros. El gusto del racinguismo ha sido el que ha servido de orientación para la decisión definitiva. La propuesta de Íñigo Muguerza Sainz una de sus piezas más emblemáticas es El Pastor del Nansa, que se puede contemplar en la cueva de El Soplao se basó en una estatua de bronce de Nando Yosu sobre una base de piedra, de cerca de tres metros de altura. La efigie trataba de emular, con unas manos que salen de la base pétrea, el manteo que recibió el técnico sobre el césped de los Campos de Sport de El Sardinero tras la permanencia lograda en el año 2006, frente a Osasuna. Esa imagen pasará al recuerdo como una de los conejos que Nandín sacó de su chistera.

La ubicación, sin debate

La tercera de las propuestas que se quedó por el camino fue la de José Antonio Barquín Ruiz creador del monumento dedicado a las pescadoras de Comillas. Su proyecto para inmortalizar a Nando Yosu se componía de una estatua también de bronce de un metro ochenta de estatura. En su caso, el mito racinguista aparecía con las manos en la cadera y una de las piernas flexionadas sobre un balón.

«Hubo propuestas de todo tipo y muy originales, que cumplían con lo deseado, que era que la elección final reflejara el espíritu de Nando Yosu y el espíritu del racinguismo», comentó Víctor Diego, presidente de la Fundación Racing. Donde no hubo debate alguno fue en la ubicación del proyecto final. Todas las partes coincidieron en que los aledaños del estadio era el lugar ideal para la efigie. Ni Ayuntamiento de Santander ni la Comisión de Historia y Patrimonio se opusieron a que la estatua sea una realidad. Nando Yosu se ganó el permiso para ello con todos los honores. En eso, tampoco hubo ninguna discusión.