La afición del Racing celebra el ascenso en El Sardinero