Fútbol | RAcing

El Almería frustró el fichaje del delantero Juan Muñoz por el Racing

Imagen de archivo de Chuti Molina/Celedonio
Imagen de archivo de Chuti Molina / Celedonio

El director deportivo del Racing explica por qué el club no incorporó un ariete el último día del mercado veraniego | El club se reserva una ficha y 321.000 euros para el invierno

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

El Racing afrontará la temporada hasta la próxima apertura del mercado en diciembre con un presupuesto de 4.679.000 para los 24 futbolistas (y el cuerpo técnico) de la primera plantilla y un remanente de 321.000 euros (que puede crecer ligeramente) para reforzarse en invierno después de que el lunes, cuando se cerraba el plazo de fichajes, fracasara la cesión de Juan Muñoz, que el Racing tenía cerrada hasta que el Almería, que ha roto el mercado en la recta final del verano, se cruzó en su camino.

Así lo ha explicado el director deportivo verdiblanco, Chuti Molina este miércoles en rueda de prensa. Sin citar al jugador, ha reconocido que el lunes a las 17.00 horas se había incluso intercambiado documentación, pero esa misma tarde se cruzó «un equipo» ofreciendo, esta vez sí en palabras de Molina, más de 700.000 euros. Una cantidad a la que el Racing no podía aspirar aunque quisiera por el límite salarial que impone LaLiga, y que en su caso es de cinco millones de euros.

Tras este revés provocado por un club con el que tras su última inversión pocos equipos pueden competir económicamente, el Racing se quedó sin un refuerzo que creía poco menos que cerrado y optó por reservar la ficha y el presupuesto para el mercado invernal.

«Está claro que buscábamos un nueve que marcara diferencias con un presupuesto de 321.000 euros,una cantidad aceptable pensando que LaLiga suele dejar un margen de 10.000 o 15.000. Barajábamos una cesión en la que llevábamos tres meses trabajando. El jugador iba a firmar, pero a las cinco de la tarde un club que había depositado 25 millones en LaLiga (y por lo tanto disparado su límite salarial) se llevó el gato al agua doblando las cantidades. Obviamente el equipo de procedencia ya no tuvo ninguna duda, aunque el jugador quisiera venir a Santander». Así resumía Molina el último día de mercado en el Racing.

Según el propio director deportivo, «llegamos a la conclusión de que no merecía la pena traer un jugador sin la seguridad de que marcase las diferencias y que mejorase lo que tenemos». Molina ha lamentado lo fortuito de la situación: «Se les cae -al Almería- un fichaje, acuden a ese delantero centro y -tras frustrarse ese fichaje- nosotros decidimos pararnos». Todo tras parar otra alternativa que también se barajaba en las oficinas de los Campos de Sport. «Teníamos a otro jugador interesante, pero iba convocado con su selección constantemente y se iba a perder hasta doce fechas, así que pensé que no podía ser», ha añadido el directo deportivo.

En resumen, el Racing buscó casi hasta el último momento cerrar la plantilla con una vigésimo quinta ficha ocupada por un 'nueve' de referencia llamado a ser la referencia ofensiva del equipo, pero no a través de una oportunidad de mercado, sino de un jugador que seguía desde hacía semanas y debía llegar a Santander como titular. Ahora afrontará el curso con David Rodríguez, Barral, Nuha y, cuando se recupere de su lesión, Jon Ander, a la espera de un refuerzo de invierno que Molina reconoce que se buscará. Con el mismo o algo más de presupuesto pero solo para la mitad de temporada.

De Vicente

Chuti Molina también ha contestado a Rafa de Vicente, que el lunes ofreció una rueda de prensa lamentando la que considera ha sido una mala salida y trato recibido por el club. «Le he dicho al entrenador que no hable del tema», admitía el director deportivo verdiblanco. «Rafa de Vicente es un buen chico; un jugador que lo ha dado todo, pero al que el entrenador ha utilizado como lo ha utilizado. Solo queda desearle todo lo mejor. Nosotros hemos hablado muy bien de él y tanto él y como su agente sabían por mi boca, con Victor Alonso de testigo, que no contábamos con él. Hay que dejar al entrenador aparte, porque yo soy el responsable de la situación. Aquí se han ido jugadores importantísimos por su carga emocional y no ha pasado nada. Se ha ido Miguel Gándara y al hacerlo me ha dado un abrazo en el despacho; eso si que te quita el sueño», ha explicado.

En cuanto a los motivos de la baja del mediocentro, aludía a sus palabras del lunes. «Me parece muy básico resumir que el dron o no el dron; no me parece correcto. Sabía que no contábamos con él y había muchas semanas o al menos muchos días por delante. Desde aquí solo quiero mandarle un abrazo y desearle lo mejor. De este tema no volveremos a hablar. Le he pedido a mi entrenador que no conteste a nada sobre esto porque ya lo estoy haciendo yo».