Ania: «El máximo responsable de la derrota soy yo»

Iván Ania, en el campo del Langreo./Daniel Pedriza
Iván Ania, en el campo del Langreo. / Daniel Pedriza

Ania, para el que «el planteamiento no fue malo», admite que «se regaló el partido»

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

«El máximo responsable de la derrota soy yo». Lo repitió hasta dos veces Iván Ania en la rueda de prensa porterior a la derrota en Langreo. Con la voz quebrada por la intensidad con la que a buen seguro se había empleado durante el partido y en el vestuario al acabar. «Si pudiéramos jugar el partido otra vez pues es probable que haría cambios en el planteamiento, pero...». El asturiano reconoció que el Langreo fue superior en la segunda mitad, donde «ganaron todos los duelos y fueron más intensos», en cambio apuntó a una posible relajación como la causa fundamentral de la derrota. «Se nos puso el partido muy de cara, muy cómodo después del gol de penalti y no supimos hacerlo bien».

Ver más

Ania no se escondió. «Nos han ganado todos los duelos y así era muy difícil. Sabíamos que podíamos hacerles daño por fuera pero luego no llégábamos donde queríamos», señaló el entrenador. No le restó méritos al rival. «Son equipos que tienen mucha intensidad, que en su campo se hacen fuertes y que contra el Racing juegan con una marcha más. Es que había jugadores de 1,60 que le ganaban balones aéreos a otros de 1,80», matizó.

Hubo dos cambios que introdujo Ania con la intención de corregir lo que estaba viendo; uno fue la entrada de Rivero y otro la de Buñuel:«Nos ganaron el centro del campo y nos dominaron. Quisimos con Rivero igualar, pero no lo conseguimos. Ycon Buñuel había que tapar la banda». Precisamente este último llegó tarde, tanto, que tuvo que cancelarlo. «Sabíamos que con Nico íbamos a hacer daño, pero no sabíamos que iba a tener tantos problemas defensivos. Quise cambiarle pero justo llegó el gol». A partir del empate el Langreo se volvió superior y mereció el segundo.

El asturiano indicó que «no falló el planteamiento, pero cuando llegábamos lo hacíamos con muy poca gente». Durante la primera parte bien es cierto que el Racing tuvo el control, pero «ese dominio hay que traducirlo en gol». A su entender, el equipo cayó en un mal que ya se había repetido en alguna ocasión antes. «Teníamos el balón, pero sin crear peligro, sin hacer daño». De esta manera, el Langreo se envalentonó y logró salir de esa especie de corsé en el que parecía sumido. «En un fallo puntual llegó el primer gol» y después del empate el Racing se desdibujó. «Queríamos llegar por fuera, porque habíamos estudiado al rival y sabíamos que nos iban a dejar espacios, pero no teníamos a nadie», afirmó. Y en ese momento de indecisión «llegó el gol por la banda derecha cuando ya teníamos decidido el cambio de Buñuel».

Ania repitió que «el planteamiento estaba estudiado, no era malo, pero no generamos ocasiones y no estuvimos acertados».

El entrenador del Racing fue muy claro con lo sucedido ayer: «Esto no es un paso atrás, pero nos servirá para darnos cuenta de que nadie va a regalar nada». Pudo ser que el equipo pecase de optimista, pero el técnico dio su versión. «Con el empate del Mirandés hoy –por ayer– teníamos una oportunidad de sentenciar la Liga dejándoles a once puntos. Además perdió el Logroñés. Y nosotros no fuimos capaces de ganar». Y es que para el asturiano «no hay nada solucionado. Quedan 33 puntos y sacamos ocho así que no hay nada hecho», señaló con contundencia.

No tuvieron su día los jugadores del Racing. En defensa se cometieron errores, en el centro del campo les superó el Langreo y la delantera no acertó. «Tuvo Noguera una ocasión clara, otra al larguero... Regalamos un partido que teníamos fácil». Pero aún así, Ania no quiso cargarles las responsabilidad a los suyos:«El máximo responsable de las derrotas, y de la de hoy –por ayer– también soy yo. Era clave ganar y no lo hicimos. Nos damos cuenta de que nos puede ganar cualquiera y si nos relajamos no vamos a ningún sitio».

Por último dejó claro su versión sobre si habrá rotaciones o no: «Yo no gestionó los minutos, gestiono partidos. Jugará el que mejor esté y el que más daño haga al rival. No se pueden hacer ahora rotaciones con lo que queda».