Racing / Fútbol

Antonio Tomás y Kitoko, al margen

Olaortua (segundo por la izquierda) se retiró ayer del entrenamiento por molestias musculares./Celedonio Martínez
Olaortua (segundo por la izquierda) se retiró ayer del entrenamiento por molestias musculares. / Celedonio Martínez

Olaortua se retiró del entrenamiento de ayer, sufre una sobrecarga en los isquiotibiales y hoy no viajará a Luanco con el equipo

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Antonio Tomás, Iñaki Olaortua y Richie Kitoko trabajan al margen del grupo. La pretemporada está empezando a pasar revista, aunque de distinta forma. A los dos primeros, los entrenamientos de estas dos semanas les han afectado y si bien el cántabro no termina de apear unas molestias musculares el vasco tuvo que retirarse ayer de la sesión con un fuerte dolor en la parte trasera del muslo. El caso de Kitoko es también diferente, ya que uno de los últimos fichajes en llegar completa un plan de trabajo específico e individual para ponerse a punto después de disfrutar de sus vacaciones.

Ninguno de ellos preocupa, pero por precaución no viajaran hoy a Luanco para jugar el tercer partido amistoso. Antonio Tomás lleva días siendo tratado –ya se perdió el duelo ante el Vitoria del pasado miércoles– y al no existir ninguna urgencia tampoco se le está forzando.Ayer apenas pudo ejercitarse con los fisios. Por su parte, el central de Mondragón sintió un fuerte dolor en la parte de atrás del muslo que se fue cargando con el paso de los minutos y le obligó a retirarse ante la posibilidad de agravarlo.

Ellos son los primeros en quejarse del trabajo estival, que suele ser siempre exigente. En esta ocasión, al contar con tanto tiempo hasta que comience la Liga, el cuerpo técnico ha organizado una hoja de ruta mucho más liviana que otros años y de ahí que sean muy pocos los casos de problemas musculares. Todo hace indicar que trabajen al margen de sus compañeros durante unos días y que se reincorporen cuanto antes a los entrenamientos. Lo mismo ocurre con Kitoko, al que tan solo le falta entonarse un poco para participar con el resto. El congoleño llegó la semana pasada sin ritmo aunque en una buena condición física en cuanto a parámetros de porcentajes de grasa y peso corporal. Los colaboradores de Iván Ania confían en que a lo largo de la semana que viene sea uno más.

En cuanto al resto de la plantilla continúa el trabajo de asimilación de conceptos. El entrenador ovetense propone una combinación de carga física con muchísima presencia del balón. En cada una de las sesiones –la de hoy por la mañana será otra más– pone especial énfasis en potenciar el juego a balón parado. Así las cosas, ayer se pudo a ver en un periodo del entrenamiento a varios jugadores ensayando jugadas. Ya en el partido frente al Vitoria se consiguió el único gol a la salida de un córner.

Sin noticias del delantero

Por otro lado, el Racing continúa en busca de reforzar la plantilla. Ha incorporado a ocho futbolistas, pero es muy probable que aún estén por venir mucho más. Al equipo le siguen faltando jugadores en las bandas, donde sólo ha llegado Lombardo, y en la delantera, donde únicamente ha firmado Jon Ander. La dirección deportiva mantiene su deseo de contar con dos futbolistas por cada puesto. Pese a no hace apenas manifestaciones, el discurso siempre ha sido el mismo:«No estamos preocupados y hasta el último día habrá que esperar». En el club confían en que en las dos últimas semanas el mercado se desatasque y puedan cerrarse varias operaciones que ahora mismo están abiertas. Entre ellas las del par de delanteros –con Juanjo y Jon Ander harían falta otros dos– que se quiere atar antes de que comience la Liga.

«Me piden que me incorpore al ataque sin olvidar defender»

. Aitor Buñuel tiene apenas 20 años, pero ya sabe lo que es jugar en Primera y Segunda. Es un joven veterano al que le están «poniendo todas las facilidades del mundo» para adaptarse. Llegó sin entrenar y ese mismo día le dijo a Iván Ania que quería jugar ante el Alavés. El navarro había hablado con el míster y el jefe le dijo lo que quería de él:«Quiere que sea yo, que sea un jugador agresivo y de ataque.Quiere que seamos un equipo dominador y quiere que le dé esa llegada y profundidad al equipo». Sus palabras reflejan la filosofía de un cuerpo técnico que sabe que en este club sólo vale ganar. Sin embargo, Buñuel no olvida lo que es:«Soy un defensa y no puedo dejar de defender y ser intenso y fuerte atrás».

«Me gusta incorporarme al ataque y dar una alternativa más al equipo; hacer con el extremo un dos para uno en banda, pero sin descuidar lo que es ser defensa», añadió.

Está contento con su llegada a Santander.Se formó en el Osasuna con quien ascendió a Primera y descendió a Segunda.Maduró de golpe y pronto y en su corta trayectoria ya conoce buena parte del fútbol. Le dio tiempo también a ver y por eso está en disposición de comparar:«Me ha sorprendido gratamente la estructura del Racing.No es ni mucho menos de esta categoría, es más bien de Segunda de la parte alta o de Primera;empleados, auxiliares... Estoy encantado», señaló. Y es que Buñuel sabe de lo que habla:«He trabajado en Tajonar y también Paterna y aquí no hay nada que envidiar». Estas palabras son idénticas a las de Iñaki Olaortua, que también emigro a varios equipos, pero también a las de Jordi Figueras, que formó parte del Betis, Rayo Vallecano, Elche, Valladolid y jugó en cuatro Ligas extranjeras.

Los fichajes están bendiciendo el lugar donde han llegado. El atractivo que supuestamente mantiene el Racing, pese a sus continuos desastres deportivos parece cierto y al forastero le motiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos