Cantabria, ante su primer gran derbi del siglo XXI