Racing

Cuatro días para cerrar la plantilla

Sergio Ruiz pelea por la pelota con el jugador de la Real Sociedad B López, en el partido del pasado domingo./Alberto Aja
Sergio Ruiz pelea por la pelota con el jugador de la Real Sociedad B López, en el partido del pasado domingo. / Alberto Aja

Un lateral derecho, un atacante zurdo y un delantero son las piezas que le faltan al Racing

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

El Racing ya ha iniciado el campeonato liguero y el pasado domingo, ante la Real Sociedad B, ya mostró gran parte de sus virtudes y sus defectos. Las primeras hay que potenciarlas y los segundos, corregirlos. Todo se entrena y eso será labor de Iván Ania. Sin embargo, cuando uno tiene necesidades lo que suele hacer es marcharse de compras. Y Chuti Molina sigue rastreando en el mercado, con la chequera en la mano, para ver qué artículos disponibles pueden mejorar al equipo cántabro. El director deportivo verdiblanco tiene aún cuatro días -hasta el viernes a las 18.00 horas- para llenar la cesta. Un lateral derecho, un futbolista zurdo de ataque y un delantero son las piezas que precisa el equipo.

Entre lo que el Racing sí hizo bien en la jornada inicial del campeonato está todo lo referente al capítulo defensivo. El equipo fue solidario, aguerrido, intenso y muy ordenado. La plantilla parece bien cubierta en la parcela trasera con una única excepción: el lateral derecho. Aitor Buñuel fue uno de los futbolistas más destacados en el partido contra el filial donostiarra. El problema es que el navarro es el único especialista para esa posición. La grave lesión de Miguel Gándara ha dejado la mesa coja por aquella pata. De ahí que esa puede ser una de las posiciones a reforzar en los próximos días. Con otro carrilero diestro, desde la portería hasta el doble pivote de ese sistema 4-2-3-1 contaría con dos futbolistas de garantías por puesto. Ahora mismo, una hipotética reconversión de Ritchie Kitoko o la alternativa del canterano Íñigo Sainz Maza son las opciones disponibles.

Las principales carencias verdiblancas versaron sobre el ataque. En la elaboración, el Racing no se mostró cómodo con el balón, con dos futbolistas en el doble pivote de un perfil más físico -Kitoko y Sergio Ruiz-. A priori, la plantilla tiene mimbres para tratar de jugar a otra cosa. Por un lado Quique Rivero, y por el otro un Rafa de Vicente que aún anda entrando en la dinámica del equipo tras más de un mes renqueante por problemas musculares. El malagueño es la gran esperanza para tener algo más de control en el centro del campo en según qué partidos de la temporada.

En la parcela ofensiva, especialmente en esa línea de tres que aparece por detrás del delantero, se echa de menos un futbolista zurdo. Álvaro Cejudo, Enzo Lombardo, Berto Cayarga y César Díaz son todos diestros. Eso obliga a jugar siempre por el lado izquierdo con un jugador a pierna cambiada, por lo que cualquiera de ellos tendrá querencia por irse al centro. Esa circunstancia hace el campo siempre más pequeño en ataque. Se vio el pasado domingo con Lombardo, que las arrancadas que hizo fueron siempre buscando la parte central de la vanguardia. Un jugador zurdo, actuando a banda natural, permitiría hacer el terreno de juego más ancho en el trabajo ofensivo y, además, facilitaría la búsqueda de centros desde la banda para abastecer a los delanteros.

Ante la Real Sociedad B el Racing sólo disparó una vez a puerta. Un lanzamiento de falta de Cejudo, flojo, que detuvo el meta Zubiaurre sin apuros. Porque el gol llegó de un mal centro de Buñuel que el propio arquero se encargó de introducir por error en su portería. Jon Ander, tocado, no estuvo fino, aunque también es cierto que sus compañeros no le facilitaron mucho las cosas. Y con César Díaz lesionado, las propuestas ofensivas verdiblancas quedaron altamente limitadas. Todo eso, añadido a que en esta categoría ha quedado demostrado que el delantero es el que marca la diferencia. Lo vivió el racinguismo en la campaña 2013-14, cuando un Koné en estado de gracia lideró la exitosa temporada racinguista. Pero ya se sabe que en el fútbol lo más caro es el gol. Eso sí, Molina dice que hay dinero y que aún hay margen para gastar. Así que, si surge una buena oportunidad, el Racing echará el anzuelo, la red y el resto para pescar un nueve de referencia en el mercado. Bueno y bonito, lo de barato será más complicado.

Lo decía el propio Chuti Molina en la presentación de Rulo Prieto. Se están abriendo nuevas posibilidades para el Racing en el 'súper' del fútbol. Y es que en estos últimos días antes de que se cierre la ventana estival, muchos futbolistas empiezan a ver las orejas al lobo y les entran las prisas por encontrar equipo. Y por el otro lado, equipos de Segunda División realizan los últimos descartes para ajustar sus plantillas o para adaptarse al 'fair play' financiero. Ahí es donde intentará echar mano el club cántabro a un delantero.

Abrir la puerta

Pero para entrar, dejen salir. Antes de afrontar algún fichaje de futbolistas mayores de 23 años el Racing debe aligerar peso. Si es menor de esa edad, no hay problema, pero para traer una pieza más curtida en cualquiera de las posiciones que necesita reforzar deberá abrir la puerta. Y para ello, todo pinta que tendrá que acudir al despido de algún jugador. Juanjo y Antonio Tomás se quedaron fuera de la convocatoria el pasado domingo. Una muestra más de que -aunque nadie se ha dirigido aún a Juanjo- no cuentan. Una medida de presión para que cualquiera de los dos ceda para llegar a un acuerdo beneficioso para ambas partes. Sin embargo, tanto el de Ontaneda como el de Cartes quieren seguir y, lo que es más relevante, desean cobrar lo que les pertenece según estipulan sus respectivos largos contratos. Álex García y Raúl Domínguez ya fueron despedidos antes y, por este motivo, ambos casos llegarán, si nada lo remedia a los juzgados. Así que, si el Racing quiere fichar y no llega a ningún acuerdo con los dos, tendrá que indemnizarles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos