Racing

A falta de once fichajes

Iván Ania dirige un rondo con sus jugadores en La Albericia. El balón es protagonista./Javier Cotera
Iván Ania dirige un rondo con sus jugadores en La Albericia. El balón es protagonista. / Javier Cotera

Faltan un par de laterales, centrales, pivotes, extremos zurdos y delanteros, además de un hombre de banda derecha

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Faltan once refuerzos. En el Racing quieren tener dos jugadores por cada puesto y actualmente salvo en la portería no hay ninguna demarcación que cuente con un par de efectivos. A falta de mes y medio para que arranque la Liga en los Campos de Sport se buscan futbolistas a pares; uno de laterales, otro de centrales y tres parejas más, una de pivotes, de delanteros y de extremos zurdos. Y además, un hombre de banda derecha. Ni más ni menos. A simple vista puede parecer desmesurado, pero no son más que datos objetivos si se quiere cumplir con el deseo repetido por Chuti Molina (director deportivo) y refrendado por Iván Ania: «Estamos abiertos a que los chavales derriben la puerta y entren en el primer equipo, pero en principio debemos buscarlos», aseguró el entrenador un días después de que su jefe insistiera en lo mismo: «Y si no los hay, habrá que buscarlos».

Desde el pasado jueves, en La Albericia entrenan Iván Crespo y Jagoba Zárraga, como porteros, acompañados por un tercer guardameta, Pablo Galnares, aunque este último será el encargado de defender la puerta del filial. En los laterales, Miguel Gándara, en la derecha, y Julen Castañeda, en la izquierda, están solos. Se les busca competencia. Al menos del discurso de los responsables se extrae que no se quiere caer en la inquietante situación de la pasada temporada en la que la falta de efectivos deparó el reciclajes de Sergio Ruiz de lateral o improvisadas medias de urgencia. Además, el contar con un sólo lateral izquierdo obligó a Castañeda a jugarlo todo. Molina y Ania quieren que los canteranos sean la alternativa, pero no la prioridad. En el puesto de central ocurre similar; se han fichado dos jugadores, Iñaki Olaortua y Jordi Figueras, que están llamados a ser protagonistas pero faltan otros dos. Para Javi Gómez este año es la reválida.

En el centro del campo, después de las bajas, el equipo cuenta con tres futbolistas con peso como son Antonio Tomás, Quique Rivero y Sergio Ruiz y dos más que se sitúan en un escalón inferior, Jerín y Javi Cobo. A este último, el club le ha estado buscando acomodo desde que finalizó la pasada campaña. En principio se ha cumplido lo que se vaticinaba y es que Cobo ha comenzado la pretemporada con el equipo, pero no está descartado que la acabe. Jerín, por su parte, fue una apuesta personal de Carlos Pouso en el tramo final del pasado curso, tras lo cual se ha ganado el beneficio de la duda. Las dudas están en Antonio Tomás, que en la secretaría técnica están convencidos de que puede sumar, pero no con la jerarquía que tuvo con Viadero. El escenario, por tanto, obliga a incorporar dos futbolistas para la medular. El perfil que demanda el fútbol de Ania señala a jugadores intensos, con recorrido y sacrificados, pero es obvio que con la obligación de llevar la iniciativa y ser «dominadores» la plantilla requerirá también otro tipo de futbolistas. Hasta el momento no ha trascendido ni un sólo nombre para la zona ancha, sin embargo es evidente que se trata de una demarcación de suma importancia.

Las salidas de Héber Pena y Óscar Fernández dejaron huérfanas las dos bandas; la contratación in extremis de César Díaz ha paliado un tanto la escasez de extremos, aunque el manchego no sea un jugador específico y más bien haya sido su teórica polivalencia la que le ha supuesto prolongar su relación. El Racing no tiene ni un solo jugador zurdo que pueda ocupar la banda izquierda ni tampoco un futbolista diestro que haya desempeñado su carrera en esa zona. No hay extremos. Sin sistema confirmado, los equipos de Ania siempre han utilizado el estilo clásico del 4-4-2 o en ocasiones el 4-2-3-1, por lo que los futbolista habilidosos y desequilibrantes que hagan ancho el campo son imprescindibles. El Racing actual no tiene. Con es importante déficit, la secretaría técnica se encomienda a que algunos de los numerosos tanteos que ha realizado a jugadores de calidad fructifiquen más adelante.

Finalmente, en la delantera, el agujero es aún mayor. Ha llegado un futbolista con muchas ganas de demostrar cosas, Jon Ander, que la pasada temporada marcó 15 goles en el Amorebieta. Sus números invitan al optimismo, pero no es menos cierto que fue su primer año en la categoría. Que debutó en Segunda B con 27 años. Y que el Racing quiere estar en Primera en tres. El otro futbolista en nómina, Juanjo, es todo lo contrario; suma experiencia en Primera y Segunda, pero el pasado curso su rendimiento fue tan gris como el del equipo. El equipo necesita dos efectivos más para cumplir los deseos de los responsables técnicos y en la delantera han de ser los que marquen la diferencia. Once fichajes, suponinedo que no haya más bajas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos