Fútbol | Racing

«Hay que ganar en el minuto noventa, no en el diez. ¿Riesgos? Los justos»

«Hay que ganar en el minuto noventa, no en el diez. ¿Riesgos? Los justos»
Javier Cotera

Iván Crespo asegura que «hay partidos que ganas o pierdes sin merecerlo. En Tajonar pudimos tirar dos veces entre los tres palos, pero dominamos»

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

«Al final de temporada hay partidos que mereces ganar y no lo haces y otros que sin merecerlo, los ganas». Este fue uno de los argumentos que dio Iván Crespo cuando se le preguntó por su parada salvadora que el pasado domingo pasó desapercibida -para algunos- en Tajonar. El portero detuvo un balón cuando se cantaba el gol y permitió que a la jugada siguiente el tanto de Antonio Tomás valiese tres puntos. «Tuve la suerte de pararla, le salió un poco centrado el lanzamiento y a bocajarro. Los porteros estamos para sumar y esa es una de las maneras de hacerlo. Fue justo la jugada antes del 1 a 2 y por eso pudo ser más valiosa», señaló.

En Tajonar se frotaron los ojos al ver cómo un minuto más tarde se consumaba la remontada racinguista. Para Crespo fue «merecida» la victoria, pese a que «realmente no tuvimos lanzamientos entre los tres palos, pero sí recuerdo una de Óscar, otro cabezazo de Julen, otra internada de Héber... Nos faltó acierto, eso sí es verdad».

Crespo destacó el paso adelante que dio el equipo «cuando lo tuvo que dar; el cambio a defensa de tres fue positivo. Se arriesgó, pero era normal con 1 a 0 y al final pudimos remontar». El Racing, que para el cántabro «no sufrió ni tuvo sensación de peligro hasta que llegó el gol de Osasuna, en el minuto sesenta», se marchó con el sabor dulce de la remontada y de sentirse capaz de variar el rumbo: «No se puede salir siempre arriesgando de inicio. Nosotros queremos ganar en el minuto noventa no en el diez. ¿Riesgos? Los justos. Tenemos gente arriba que puede definir y una forma de jugar lo que ocurre es que hay partidos en los que hay que cambiar». «Asumiendo riesgos -continúa el meta- se pierden, a la larga, más puntos que los que se ganan», concluyó.

El partido

Crespo es el jugador con más minutos jugados -con bastante diferencia sobre el segundo- en los últimos dos años. Es por tanto una de las voces más acreditadas para explicar la razón de que a este equipo le cueste muchísmo ganar los partidos. «No es nada fácil ganar en ningún sitio. Los equipos en este Grupo no es que sean mejores o peores pero sí competitivos hasta el final. Es raro ver un triunfo por 4 a 0. La clave está en adaptarse a los campos; si es de hierba artificial, lo mismo hay que saber replegarse o estar pendientes de las dejadas. Si es de hierba natural pues se puede jugar más, como en nuestra casa». El equipo actual tiene un punto más a estas alturas que el del año pasado, que fue de récord: «El año pasado se empezó muy bien y pasamos un bache en el mes de noviembre. Este año, en cambio, hay muchos jugadores que han llegado tarde y el equipo está ahora empezando a estar más acoplado».

«Una oportunidad»

El guardameta, segundo en el premio Zamora tan solo superado por Saizar (Burgos), confía plenamente en que «el juego mejore y se mantenga la línea de resultados ahora que muchos de los jugadores están logrando ese momento de forma que no tenían el principio». No se esconde detrás de las lesiones «porque son factores que no se pueden controlar» y no le preocupa en exceso la ausencia de Dani Aquino. No niega que el delantero sea «el futbolista más determinante de la plantilla, porque tiene infinidad de recursos; es un jugador que puede meterla de falta, en jugada personal o de mil maneras, pero somos 18 en plantilla más los chavales...». Destacó y aprobó a los encargados de suplir al murciano en Tajonar: «Juanjo hizo un partido serio. Es un futbolista que nos da pausa. César salió y metió un golazo que le dará confianza y Paulino sabemos el potencial que tiene. Yo creo que todos tienen la oportunidad de aprovechar su ausencia».

El cántabro espera llegar a las vacaciones de Navidad con esta «progresión en el juego». Insiste en «valorar el 'saltito' de personalidad y madurez que el equipo ha dado después de superar un pequeño bajón». Para Crespo, las cuatro últimas victorias consecutivas «han permitido soltarse un poco al equipo y crecer. Tanto ante el Burgos, como frente al Lealtad o en Tajonar, el equipo creyó hasta el final y no perdió de vista el triunfo. Asumió riesgos porque sólo le vale ganar y no falló. Creo que hay que saber valorar eso, a pesar de los problemas de lesiones que se han tenido».