La Gradona calienta el entrenamiento del Racing antes del partido más importante

La afición, esta mañana en la grada. / Daniel Pedriza

Equipo y afición se funden en la última media hora del entrenamiento para reunir fuerzas de cara a mañana

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Veinte minutos de emoción. La Gradona ha entrado esta mañana al entrenamiento del Racing en El Sardinero -que se estaba celebrando a puerta cerrada- para dar aliento a su equipo. Estaba pactado. Así sería. Querían cantar, animar y gritar a la plantilla para darles fuerzas de cara al partido de mañana, ante el Atlético Baleares. Con sus mejores galas -camiseta y bufanda del Racing- han encendido bengalas y desplegado pancartas. Como hacen siempre por el equipo.

Los jugadores -paralizados por la emoción- se han dado la mano y han disfrutado de los cánticos que la afición les ha brindado a un día del partido que puede llevar al equipo a Segunda.

Minutos después del 'espectáculo', la plantilla se ha retirado al vestuario. La Gradona, mañana, volverá a demostrar su poder.

Leer más