El Grupo Pitma se hace con el control del Racing