Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 1 mes gratis a todo el contenido y disfruta de la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

maravilloso final de intriga

Javier Menéndez Llamazares
JAVIER MENÉNDEZ LLAMAZARESSantander

Como en una película de Frank Capra, qué bello es vivir estos días de vino y rosas en el Sardinero, con este Racing de Ania que cada jornada interpreta un papel distinto. Con su punto intriga durante toda la semana, jugando al despiste con la alineación y alimentando cierto misterio: ¿Veremos al equipo que domina y golea? ¿Al que domina pero no tira a puerta? ¿Al que marca y se echa atrás? Con tanto interrogante, no es de extrañar que las gradas estén cada vez más pobladas y los partidos en los Campos de Sport parezcan una fiesta. Porque, aunque ayer no dio para hacer la ola, el espectáculo sería de alto voltaje; quién lo hubiera pensado hasta el minuto noventa… Y es que hasta entonces, con excepción de los goles, todo había estado perfecto, o casi. Hasta las banderitas sobre el tejado del estadio, que no sería de zinc, pero debía estar de lo más caliente. Como más de un racinguista de esos a los que no les gusta nada ver el lábaro junto a las enseñas oficiales. Pero lo cierto es que con el viento de poniente lucían espectaculares; un pequeño guiño nostálgico de cuando en las ligas profesionales servían para recordar la clasificación en cada jornada. Mucha menos gracia le hizo al que suscribe la campaña de los contenedores de vidrio, donde se promete que, si somos buenos y reciclamos, el año que viene nos pondrán asientos verdes y blancos. Genial. Yo con que me cambiaran el mío por uno que no tuviera el respaldo completamente roto me conformaría, aunque mejor no voy a quejarme, no sea que me toque alguno de los de al lado, mucho más desguazados.

 

Fotos