Fútbol | Racing

Molina explica que ascendió a Tresaco al ver «complicarse» las «primeras opciones»

Chuti Molina (derecha), en las instalaciones Nando Yosu de La Albericia./Alberto Aja
Chuti Molina (derecha), en las instalaciones Nando Yosu de La Albericia. / Alberto Aja

El director deportivo del Racing confiesa un cambio en su estrategia de fichar a un delantero y argumenta su decisión: «No quería hipotecar el futuro del club con un contrato largo a un futbolista que pudiera no ser útil en Segunda»

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

Chuti Molina ha explicado los motivos que le han llevado a ascender al primer equipo al juvenil Tresaco, y ha reconocido que tomó la decisión después de no poder contratar a dos delanteros: «Lo hemos intentado y tenía carta blanca por parte del club para hacer lo que tuviera que hacer a nivel económico, incluso pagar traspaso», ha explicado el director deportivo del Racing, que al mismo tiempo ha argumentado que no quería hipotecar el futuro del club con un contrato largo a un futbolista que pudiera no ser útil en Segunda. De ahí que, tras no prosperar las conversaciones con al menos dos futbolistas que a su juicio serían muy útiles incluso a futuro en Segunda decidiera entonces ascender al juvenil.

«Cuando la primera opción se ve imposible y la segunda se complica, decido automáticamente acabar con esta situación, porque no me merece la pena, teniendo el jugador que tengo en el juvenil y creyendo en él como creo, traer a un jugador de doce goles por 100.000 o 200.000 euros», ha explicado.

Molina no oculta el cambio de estrategia. Al no poder contratar a un futbolista absolutamente desequilibrante o que no exija seguir un año más sin que se le considere potencial titular en Segunda, ha decidido dar la alternativa a un «prometedor juvenil» fichado en febrero del Zaragoza, y que al llegar fuera de plazo no podía jugar ni con el primer ni con el segundo equipo. «Sé que es un riesgo y lo asumo, porque da un poco de vértigo, pero estoy muy tranquilo e incluso si no conseguimos el objetivo estoy orgulloso de haber dado este paso».

«Lo más fácil para mí era esperar e ir con 100.000 o 200.000 euros a por un jugador de diez o doce goles, y así me quitaba el polvo de encima», ha argumentado. Así, y tras reconocer que sólo decidió contar pon el jugador cuando recibió al menos dos noes, también ha reivindicado que «pudiendo alargar los plazos hasta el 3 o 4 de mayo y visto lo visto, decido, con el apoyo incondicional del club y el sí del entrenador, que está muy ilusionado con el jugador, tomar esta decisión».

«Lo óptimo era la primer opción –ha admitido Molina–. Traer un jugadorazo con un año más de contrato y posiblemente titular de cara al año que viene –en Segunda, puesto que ha explicado que debe trabajar a futuro con la hipótesis del ascenso–, pero no ha podido ser», ha explicado el director deportivo.