«Si perdemos la humildad nos vamos a equivocar»

Álvaro Cejudo, Iván Ania y Quique Rivero, durante una sesión de entrenamiento en las Instalaciones Nando Yosu en La Albericia./Alberto Aja
Álvaro Cejudo, Iván Ania y Quique Rivero, durante una sesión de entrenamiento en las Instalaciones Nando Yosu en La Albericia. / Alberto Aja

Iván Ania cree que el partido ante el Langreo «no será un choque sencillo»

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYAR

El Racing afronta mañana a las 19.00 en los Campos de Sport la primera de las «31 finales» que le restan hasta que culmine la temporada. Así lo considera Iván Ania, que sabe que aunque el choque ante el Langreo pueda parecer, a priori, sencillo los verdiblancos no pueden bajar la guardia. «Será difícil porque tienen gente con experiencia en la categoría y nos van a obligar a estar muy acertados y en nuestro máximo nivel para ganar. Tengo claro que no será un encuentro sencillo», argumentó el técnico. Ania sabe bien de lo que habla. El Langreo es un equipo que conoce a la perfección, al igual que a muchos de sus jugadores con los que coincidió en su etapa en el Caudal y también en otros clubes. «He entrenado a casi todos. A algunos hasta en tres equipos diferentes», explicó, por eso tiene claro que los asturianos les pondrán «las cosas muy difíciles». No sólo por la calidad de sus futbolistas, sino porque lo natural es que hayan tomado buena nota del estilo de juego del Racing e intenten contrarrestarlo. Por no hablar de que el sistema de juego que utiliza Hernán Pérez es similar al que se suele dibujar en la pizarra de los verdiblancos. «El Langreo juega 4-4-2 o 4-2-3-1 e intenta que su base sea el orden. Tiene un buen contraataque, con gente rápida y jugadores que pueden decidir un partido individualmente», señaló.

Pero Ania no deja nada la azar y ya tiene estudiado lo que los asturianos tratarán de llevar a cabo en los Campos de Sport. Ventajas de conocer tan bien al enemigo. «Posiblemente vengan a estar juntos y no dejarnos espacios para no poder recibir entre líneas, a cerrarnos por dentro e intentar llevarnos a banda y ahí robarnos y salir al contraataque aprovechando alguna acción a balón parado».

El de mañana será el primero de los tres partidos que se van a disputar en una semana. Después del choque ante el Langreo los cántabros se enfrentan el miércoles a la tercera eliminatoria de Copa del Rey ante en Logroñes (Campos de Sport, 20.30 horas) y el domingo 21 se miden al Sporting B en El Molinón. Sin duda el choque del torneo del KO es un partido importante para la afición, el club, los jugadores y el propio cuerpo técnico. Y más después de caer eliminado el curso pasado ante el Leioa en la primera ronda. Toca resarcirse. Ya es hora de que haya una alegría en casa del pobre. Y aunque Ania es consciente de que ganar el miércoles les daría acceso a «algo muy importante y muy bonito», prefiere ir partido a partido, que diría el Cholo. «El más importante ahora mismo es el del sábado y luego ya se verá», aseveró, para después añadir que si el Racing quiere cumplir «el objetivo de ser campeón, todo pasa por ganar al Langreo». Por eso Ania no piensa reservar jugadores para la eliminatoria copera ante el cuadro logroñés. «Sólo pienso en el Langreo. No he pensado en el Logroñes más allá de que le fuimos a ver el otro día a Lezama, pero en ningún momento mi alineación estará condicionada porque el miércoles tenemos partido». Es cierto que cuando se inició la temporada e incluso en la pretemporada, el entrenador dosificó los minutos de los jugadores y efectuó rotaciones para no sobrecargarlos. Algo normal hasta que el grueso del equipo adquiere el tono físico necesario para no romperse, pero a estas alturas de la competición, con siete partidos diputados Ania considera que «el equipo está preparado para disputar tres partidos en una semana». Eso sí, el técnico ya ha anunciado que esta semana no dará pistas sobre las alineaciones. «Voy a mezclar, no voy a poner el equipo titular».

El asturiano espera contar mañana con Álvaro Cejudo, que el pasado lunes ya entrenó con el resto de sus compañeros después de casi dos meses de baja a causa de un edema óseo en la rodilla izquierda. «Está evolucionando muy bien, si todo sigue así espero poder contar con él», señaló. Ania, que está satisfecho con la confección de la plantilla, reconoció que cuando las bajas que acumula ahora mismo el cuadro verdiblanco -Kitoko, César Díaz, Gándara y Rulo Prieto- sean cosa del pasado lo va a tener muy difícil para confeccionar un once tipo. «Cuando toda la gente esté recuperada habrá muchos problemas para hacer la lista e intentaré poner a los que estén en mejores condiciones». En cuanto a Jon Ander y su pérdida de protagonismo respecto a la pretemporada, el técnico aseguró que el vasco es un jugador «humilde» y «trabajador» que tendrá un papel importante dentro del equipo. «Ahora mismo sabe que Dani -Segovia- está haciendo goles y que estoy dándole continuidad porque al delantero que vive de los goles no se le puede quitar la confianza, pero estoy seguro de que Jon Ander a lo largo de la temporada va a ser un jugador muy importante».

El de mañana es, además, el día en que Ania regresará al banquillo racinguista después de la sanción que le mantuvo durante dos partidos viendo los toros desde la barrera. En la grada, sin poder dirigirse a los suyos ni darles indicaciones. Todo un suplicio para un entrenador que vive cada segundo con intensidad. La misma que exige a sus jugadores en cada encuentro. «Para mí es una situación incómoda», reconoció, pero también restó importancia a que fuese Negredo quien llevó la batuta ante Durango y Barakaldo. «No se notó que yo no estuviese porque conseguimos dos victorias muy importantes».

Y si a Ania se le hizo difícil no poder estar en el banquillo el pasado domingo, lo vio compensado con el comportamiento de la afición en la grada. Los más de 2.000 racinguistas que tiñeron Lasesarre de verde y blanco consiguieron que al técnico se le pusiera «el vello de punta», sobremanera al final del encuentro, cuando los aficionados corearon himnos y arengas a los futbolistas con los tres puntos ya en el bolsillo. «Los jugadores son conscientes de la responsabilidad que tienen. El otro día los aficionados volvieron orgullosos del equipo y ojalá sea así durante toda la Liga», explicó. Algo con lo que sueñan también los racinguistas, que tienen muchas esperanzas depositadas en esta nueva temporada, sobre todo después del buen inicio de Liga y de lograr el liderato. «Lo único que tenemos que hacer es no defraudarles», dijo Ania, que no quiere que los buenos resultados hagan bajar la guardia a nadie. «Venimos con confianza por la victoria del otro día en Barakaldo, pero si perdemos la humildad nos vamos a equivocar y eso no pasa por la cabeza de ninguno de nosotros».

El asturiano y también Chuti Molina, el director deportivo, no se han cansado de repetirlo por activa y por pasiva. El objetivo es claro y es el ascenso. Por eso no se admiten los tropiezos y menos en casa. «Sabemos la exigencia que hay en cada partido. Tenemos que fijarnos en nosotros mismos y ser conscientes de lo que nos estamos jugando», aseveró Ania. Una muestra más de que el técnico llegó con hambre al banquillo del Racing y que ese apetito sólo se saciarán cuando alcance la Segunda División.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos