Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49,95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

Los primeros partidos contra el Oviedo

El jugador racinguista Cisco se lleva el balón. / DM
El jugador racinguista Cisco se lleva el balón. / DM
Raúl Gómez Samperio
RAÚL GÓMEZ SAMPERIO

Desde los orígenes, el fútbol cántabro siempre prefirió mirar hacia el oriente, porque por Vizcaya se encontraban los equipos más afamados y poderosos. Además, las distancias eran más asequibles que los destinos asturianos de Oviedo o Gijón. La primera ocasión que el Racing se enfrentó con un equipo ovetense fue en 1917. El rival era el Oviedo Sport Club, que vino a Santander para disputar la Copa Doménech, una competición organizada por la marca de coñac del mismo nombre que quería promocionarse entre los aficionados al fútbol. El Racing obtuvo aquel trofeo al imponerse por 4-0 en la final. Años más tarde, los rivales ovetenses eran el Real Stadium y el Deportivo Oviedo, hasta que en 1926, fruto de la fusión de ambos, el equipo cántabro comenzó ya a batirse contra el Real Oviedo. Ese mismo año se jugaron en Santander dos partidos con sendas victorias del Racing por 3-1 en Santander y 1-2 en Oviedo. Lo mismo ocurriría años después, en 1930, cuando los racinguistas derrotaron por 7-1 a los ovetenses en Santander y por 3-6 en Asturias.

 

Fotos