Fútbol | Segunda B

«El Racing tiene todas las herramientas para ascender y para mí es un reto y una oportunidad»

Jordi Figueras posa en La Albericia después de entrenar y de pasar por el fisioterapeuta para descargar sus piernas./Daniel Pedriza
Jordi Figueras posa en La Albericia después de entrenar y de pasar por el fisioterapeuta para descargar sus piernas. / Daniel Pedriza
Jordi Figueras | Central del Racing

El catalán, a quien le han sorprendido «para bien La Albericia y el club», asume «el liderazgo si el míster quiere» de un equipo «que tiene muy buena pinta»

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

A Jordi Figueras (Lerida, 1987) no le asusta el reto. Ni mucho menos. Es y será -venga lo que venga- el 'cacique' de la defensa. El encargado de tirar de la línea y de dar una voz cuando el Racing se conforme con ser uno más. Para él venir a Santander «puede que sea un paso atrás para dar dos o tres hacia delante». Busca estabilidad y pide que su edad se olvide con su rendimiento. Tiene más partidos en Primera y en Segunda que todo el vestuario verdiblanco junto, pero las mismas ganas de ascender que cualquier joven. El Racing, en dos semanas, ya le ha «sorprendido».

-Lleva un par de semanas en Santander, ¿qué opinión tiene de lo que le ha dado tiempo a ver?

-La verdad es que me ha sorprendido gratamente la ciudad deportiva de La Albericia. Tenemos todas las herramientas que se necesitan para trabajar al mejor nivel. El equipo tiene muy buena pinta. Pocos por no decir ninguno de la categoría pueden decir que tienen algo así. Hay que aprovecharlo. Tenemos gente experimentada, gente con mucha ilusión. En definitiva, todo lo que se requiere para hacer un año espléndido y conseguir el ascenso. Hay un cuerpo técnico joven y que ha sido futbolista y sabe ponerse en la piel del jugador y eso es fundamental. Esa conexión entre los técnicos y el vestuario va a ser clave.

-Y usted, a nivel personal y físico, ¿cómo se encuentra?

-He trabajado en verano, pero ha sido bastante largo el parón porque la temporada en India acabó en abril. Por tanto se puede decir que este año me toca hacer una pretemporada más larga de lo normal, alrededor de siete u ocho semanas, pero es tiempo suficiente para coger la forma y estar a tope el 27 de agosto.

-De la India a Santander, ¿qué fue lo que realmente le convenció para aceptar la oferta del Racing?

-Es un proyecto interesante. El club es un histórico que hace seis años estaba en Primera y que ahora está pasando por una etapa mala en Segunda B. En estos tres años no se ha conseguido el objetivo por diversas causas. Para mí personalmente es un reto. Me llamó Chuti Molina y me contó el plan de crecimiento que tienen pensado si todo sale bien. Además me ofrecía estabilidad, firmar tres años y volver a España después de dar tantas vueltas por Europa.

-A sus 31 años, ¿no le parece llamativo que un club le ofrezca tres años de contrato?

-Sí, no lo voy a negar. Hay veces que la gente se fija más en la edad que en el rendimiento. Hay mil ejemplos de jugadores que están jugando a un gran nivel con más de treinta años; ahí está Joaquín con 36, Rubén Castro, Jorge Molina... Joaquín sigue jugando como cuando tenía 19. He venido para rendir al máximo y estoy convencido de hacerlo.

- Viendo su trayectoria, ¿puede parecer que es un paso atrás venir al Racing?

-Santander es un paso atrás para dar luego dos o tres hacia delante. A medida que te haces mayor, lo que quieres es disfrutar del fútbol y si puedes hacerlo en categorías superiores pues mejor. Vuelvo a Segunda B diez años después para ascender a Segunda y poder jugar en Segunda, al menos, unos cuantos años; los que tengo en el contrato o los que quiera el club. Las expectativas que tengo son muy buenas, ya digo que la ciudad deportiva y lo que he visto hasta ahora aquí me parece un escándalo.

-¿Qué opinión tiene de la plantilla que actualmente tiene el Racing?

-Hay una generación de jóvenes bastante decente. A los chavales les faltan esas batallitas que quizás tengamos los mayores, esos trucos que da la experiencia, pero veo mucha ambición. La veo en los jugadores y la veo en el cuerpo técnico; todos tienen claro el objetivo. Hasta el momento podemos ver que Gándara ha tenido muy mala suerte. Un chaval con las ganas de aprender que tenía y se rompe. Está Pau, que tiene unas condiciones excepcionales; está Quique Rivero, que no es tan joven pero que tiene mucha calidad. Todavía falta mucho tiempo y claro que llegarán esos jugadores que todos quieren. Ya dijeron que dos por puesto y eso dará competencia. Estamos a mediados de julio y ahora hay jugadores que creen que pueden jugar en Segunda y apuran hasta el final. Por mi experiencia puedo decir que a veces no es muy inteligente esperar tanto porque te puedes equivocar. El delantero se cotiza más, pero llegará.

-¿Qué cree que necesita el Racing para que a la cuarta sea la vencida? ¿Qué es lo que no le puede faltar si quiere ascender a Segunda este equipo?

-En Primera y en Segunda hay mucha calidad, en Segunda B no hay tanta. Esto es una obviedad. En esta categoría se puede decir que los jugadores son más obreros, espero que se me entienda. Aquí siempre se dice que si eres fuerte atrás, si das seguridad y tienes un delantero de quince o veinte goles es muy difícil que se te escape el objetivo. El delantero es fundamental. El equipo debe currar mucho y luego los hombres de calidad son los que dan puntos. El Racing los va a tener.

-Usted está llamado a ser el 'cacique' en la defensa. Por trayectoria, por personalidad ¿Asume el reto?

-Por supuesto. Yo puede que tenga más partidos que otros compañeros, pero aparte de ello sí es cierto que me gusta ser la voz en la defensa. Es mi carácter; me gusta ganar, soy muy competitivo. Desde atrás se ve todo mucho mejor y me gusta mandar, ordenar y colocar. Asumo ese liderazgo si el míster quiere contar conmigo. Lo que hayas hecho en el pasado no garantiza nada, pero vengo con ganas de ganármelo.

-Finalmente el Racing ha quedado encuadrado en el grupo II, el denominado grupo 'vasco' ¿Le han hablado de lo que se puede encontrar esta temporada?

-Me ha dicho que suele ser de juego más directo. Siempre se han caracterizado los equipos vascos por ser muy fuertes... El balón parado y las jugadas de estrategia serán fundamentales. Hay que sacarle partido ofensivamente y no perdonar en defensa. En cualquier grupo el Racing es el rival a batir y cualquier equipo tiene un extra de motivación cuando se enfrenta a él. En casa jugamos 19 partidos y El Sardinero es un campo de Primera y el que viene quiere hacerlo bien y que se le vea. En casa tenemos que ser muy fuertes, fuera tenemos que rascar puntos, pero en casa no podemos perdonar.

-Dice que habló con Iván Ania antes de fichar por el Racing. Ya lleva aquí un par de semanas y ya le ha visto trabajar ¿Qué estilo de juego va a tener el Racing de la temporada 2018-2019?

-Por mucho nombre que tenga el equipo no se gana si no haces las cosas bien. El Racing es uno de los mejores de la categoría y, por tanto, tendrá a los mejores futbolistas. Con los mejores es más fácil jugar bien; si tenemos el balón, si dominamos, siempre se tienen más posibilidades de ganar. Estoy de acuerdo de que hay que jugar bien para llegar a la portería, pero lo más importante es saber qué tipo de jugadores tienes y luego pensar cómo jugar. Ahí está el Atlético de Madrid que jugaba muy ordenado y a la contra te mataba. Habrá partidos en los que se jugará de una manera y en otros de otra. Es fundamental

-Eche la vista atrás y hable de su larga trayectoria en el fútbol...

-Hay dos momentos cruciales; el primero, mi debut en Segunda con el Celta. Venía del filial y para un chaval jugar con el primer equipo era lo máximo. Debuté ante el Tenerife como lateral y las pase canutas. Perdimos 3 a 0, pero comenzó todo. El segundo momento fue el debut en Primera con el Rayo Vallecano. Fue en San Mamés, se respiraba fútbol y fue un día soñado. Fue ese momento en el que uno ve los esfuerzos de la familia, de uno mismo y se da cuenta de que sí hay recompensa. He jugado en todas las categorías y el fútbol me ha ido dando de todo.

-Pero después de haberse hecho un hueco en España decide salir y se va a Bélgica, Alemania, Turquía y la India... Agarró la maleta y le puso ruedas para siempre.

-El año del Rayo Vallecano en Primera fue muy bueno y me llegó una oferta irrechazable del Brujas. Bélgica no era una liga top, pero me daba la posibilidad, quién sabía, de escuchar el himno de la Liga de Campeones y un contrato de cuatro años. Escuche a mi corazón. Jugué Liga Europa. Una experiencia única. Después fui a Turquía porque en el Betis no jugaba lo que creía que tenía que jugar. Más tarde a Alemania y allí los problemas en el vestuario nos frenaron. Jugué todo, pero no nos salvamos del descenso. La última tentativa fue India, que por esperar ofertas mejores al final tuve que aceptar algo que me daba un poco... Fue una experiencia personal enorme, pero futbolísticamente está muy lejos de esto. Los futbolistas extranjeros son los que le dan un nivel.

-Es probable que esté harto de que se lo pregunten, pero es inevitable. Su nombre se asocia con un supuesto caso de apuestas ilegales en el fútbol español que está pendiente de juicio ¿Qué puede decir de ello?

-Lo he repetido varias veces. Es algo que está en el Juzgado, que lo llevan los abogados y no quiero hacer declaraciones porque son ellos los que saben más de todo esto. Tengo ganas de que se acabe ya todo, que quede claro. Yo estoy tranquilo y tampoco voy a decir más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos