Fútbol | Racing

El Racing podrá alinear a dos extracomunitarios

Ritchie Kitoko, en el entrenamiento de este miércoles./María Gil Lastra
Ritchie Kitoko, en el entrenamiento de este miércoles. / María Gil Lastra

En la plantilla actual el Racing no tiene ningún futbolista que ocupe plaza de extranjero, y los dos comunitarios, Enzo Lombardo y Ritchie Kitoko, terminan contrato

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

El regreso del Racing al fútbol profesional llevará aparejado muchos cambios en el club verdiblanco, inmerso en un proceso de reconstrucción para recuperar sus antiguas dimensiones. Uno de ellos será la nueva composición de la plantilla. Podrá ser más amplia, con un máximo de 25 fichas permitidas frente a las 22 posibles en Segunda División B, y podrá contar en su plantilla con dos futbolistas extracomunitarios que podrán, además, alinearse simultáneamente. Curiosamente, y aunque dada la escasa capacidad económica de sus clubes no hay apenas de facto extracomunitarios en Segunda B, como le ocurría al propio Racing, esta limitación no opera en la categoría de bronce. Y también opera de otro modo en Primera, donde se permite alienar hasta a tres futbolistas extracomunitarios simultáneamente. Así, se da una paradoja: el Racing podrá volver a contratar extracomunitarios al disponer de un presupuesto suficiente, pero al mismo tiempo tendrá una limitación en su número a la que antes no debía prestar atención alguna.

Ver más

En la plantilla actual el Racing solo cuenta con dos futbolistas foráneos, si bien ninguno de los dos ocupa plaza de extracomunitario. Se trata del francés Enzo Lombardo y del congoleño Ritchie Kitoko, que tiene además pasaporte belga y es por lo tanto a todos los efectos un trabajador del espacio Schengen, que afecta también al fútbol. También conviene acotar que ambos terminan contrato el 30 de junio, Lombardo al finalizar su cesión con el Mallorca y Kitoko después de haber firmado el verano pasado un contrato por una sola temporada. Así, si el club quiere contar con ellos el próximo curso deberá negociar un nuevo acuerdo, siempre que Chuti Molina e Iván Ania estén interesados en contar con sus servicios. En el caso del mediocentro, como agente libre. En el del mediapunta, llegando a un acuerdo con un Mallorca que quiere retenerle en su órbita, pero que hace unos meses ya dejó ver su intención de que continuara formándose un año más lejos de Palma.

En cuanto al número de comunitarios no existe ningún límite, como ocurre en cualquier ámbito del fútbol. No solo en el oficialmente profesional -en España los equipos de Primera y Segunda, que son los que integran LaLiga-, sino en las que lo son de manera oficiosa, caso de muchos clubes de Segunda B, e incluso en el fútbol aficionado, dado que los ciudadanos de cualquiera de los 26 estados del espacio Schengen tienen los mismos derechos no solo de trabajo, sino de residencia y actividad. Diferente es el caso de los extracomunitarios, para los que existe un vacío legal en la categoría de bronce (basta con que fijen su residencia en España y la Federación tramite su ficha), si bien son de facto muy pocos los que militan en esta competición.

El club se debe someter a una normativa muy distinta en la formación de la plantilla deportiva

En consecuencia el Racing, que tiene 17 futbolistas de su primera plantilla con contrato (otro asunto es que cuente con todos ellos o pueda producirse algún traspaso) contará con un mínimo de ocho fichas libres para reforzar su plantilla profesional, dos de ellas para extracomunitarios. Esto sin tener en cuenta los múltiples jugadores con doble nacionalidad -no solo europea, sino de la UE- que no están sujetos a este límite aun en el caso de que haya jugado con un combinado nacional que no sea el español.