La fiesta de Jon Ander despide el verano

La fiesta de Jon Ander despide el verano
Javier Cotera

El Racing cierra la pretemporada con victoria ante el Castilla y un triplete del delantero vasco | Salvo en los primeros minutos del encuentro, el equipo de Iván Ania fue muy superior a su rival y dejó buenas sensaciones antes del inicio liguero

Sergio Herrero | Pedro Fomperosa
SERGIO HERRERO | PEDRO FOMPEROSASantander

A Jon Ander no le hace falta permiso para hacer una fiesta sobre el césped de los Campos de Sport. En apenas mes y medio se ha ganado el parabien de los racinguistas para que haga y deshaga en el terreno de juego lo que le venga en gana. Porque eso, seguro, irá en beneficio del equipo verdiblanco y quienes le rodean. El vasco este viernes se disfrazó de delantero 'top' para, con un triplete, despachar al Real Madrid Castilla en el último partido de la pretemporada montañesa. La próxima semana ya empieza lo serio, pero Jon Ander tiene autorización para alargar el festejo todo lo que quiera. 'Gol' Ander está de moda ya antes de que arranque la Liga.

3 Racing

Iván Crespo, Buñuel, Julen Castañeda, Óscar Gil, Figueras, Sergio Ruiz, Enzo Lombardo, Kitoko, Jon Ander, Cayarga y César Díaz. También jugaron:Quique Rivero, Soberón, Chus Puras, Íñigo Sainz-Maza, Mirapeix, Daniel Segovia, Jerín Olaortua y Musy.

1 Real Madrid Castilla

Moha, Dani Fernández, Fran García, De la Fuente, Víctor, Martín, De Frutos, Seoane, Cristo, Fidalgo y Feuillassier. También jugaron: Alberto, Ayoub, Dani Gómez, Zabarte y Jaume.

Goles:
0-1, min. 7: Martín. 1-1, min. 21: Jon Ander. 2-1, min. 59: Jon Ander. 3-1, min. 77:Jon Ander.
Árbitro:
Sáiz Pérez (Comité Cántabro). Amonestó al entrenador local, Iván Ania.
Campo:
Campos de Sport de El Sardinero. Césped en perfecto estado, en una tarde fresca pero apacible.
Público
Unos 4.000 espectadores en la grada del estadio verdiblanco, en el último partido de la pretemporada. Tras el partido, tal y como ha decidido el club, los jugadores saludaron desde el centro del campo y no se acercaron a La Gradona..
El Detalle:
El partido ante el Real Madrid Castilla sirvió para que Daniel Segovia disputase sus primeros minutos como jugador del Racing.

Iván Ania parece que tiene bastante claro su hipotético once inicial. El de este viernes era el último test. Se acabó. Ahora empieza ese largo periodo en el que para un Racing en Segunda División B apenas hay margen para el error. Ha quedado claro en las tres temporadas anteriores. Las ambiciones mandan. Obligación de ascenso. El caso es que el técnico asturiano ya ha escogido a sus principales favoritos, a la espera de ensamblar las últimas piezas que se han incorporado y lo que pueda llegar de aquí al 31 de agosto. Iván Crespo, Buñuel, Julen Castañeda, Óscar Gil, Figueras, Kitoko, Sergio Ruiz, Cayarga, César Díaz, Enzo Lombardo y Jon Ander. Todo esto, con permiso de Rulo, Cejudo, Rafa de Vicente, Quique Rivero y Daniel Segovia.

En la primera mitad, el Real Madrid Castilla fue como un refresco de cola. Se abrió el tapón del partido y todo fue efervescencia. El filial merengue controló, se marcó algún rondo y tuvo al Racing corriendo detrás suyo un buen rato. Velocidad, toque e intensidad fueron suficientes ante un rival al que le costó asentarse sobre el terreno de juego. Entretanto, llegó el gol madridista. Una falta lanzada por Martín tocó en la barrera e Iván Crespo, pese a contactar con la pelota, no pudo evitar el tanto. Sí atrapó el de Viveda un disparo anterior de Fidalgo desde la frontal.

Si hubo una evidencia en el partido de este viernes es que el Racing sin balón no se encuentra cómodo. Aún le falta coordinación y fluidez en los movimientos y las marcas dentro del sistema 4-2-3-1 –mutado según el momento de presión a un 4-4-2– escogido por Iván Ania para su equipo desde que ha recibido las últimas piezas de fábrica. Eso sí, cuando los verdiblancos lograron arrebatarle la pelota a los niños de Valdebebas, aquello ya pareció otra cosa. El conjunto cántabro percutió en ataque, especialmente por la derecha, con un Berto Cayarga que dejó buenas muestras del nivel que puede alcanzar este año. El asturiano promete.

Sonó el despertador en el vestuario verdiblanco y el Racing por fin se levantó y se quitó las legañas después de la siesta. Así llegó el tanto del empate. Una falta colgada al segundo palo por el propio Cayarga la devolvió Figueras de cabeza al corazón del área. La pelota le cayó a César Díaz, a quien el portero se le echó encima, pero el rebote fue a parar a las botas de Jon Ander. Y ya se sabe que el vitoriano está de dulce. Sin oposición, marcó a puerta vacía.

A partir de ahí, el Real Madrid Castilla compareció en pocas ocasiones por los dominios de Iván Crespo. El arquero apenas tuvo que atajar sin mayores problemas dos tiros: uno de falta de Martín y otro lejano de Feuillasier. No se volvió a manchar los guantes. El Racing, que apenas había dado tres pases seguidos en campo contrario durante el primer cuarto de hora, ahora combinaba y llegaba con mayor peligro al área contraria.

Aunque la mejor ocasión no llegó en una jugada. Jordi Figueras estuvo a punto de marcar desde el centro del campo. El ilerdense colocó la pelota junto a la línea divisoria, levantó la cabeza y vio al arquero Moha adelantado. No se lo pensó. Zapatazo. Se marchó fuera por muy poco. Si va por dentro, ni la huele. Así que el marcador se quedó como estaba. Con empate y con un Racing con sensaciones encontradas.

Acciones marradas

El equipo cántabro tuvo dos ocasiones muy claras para haberse puesto por delante en el marcador tras el descanso. Una de César Díaz y otra de Enzo Lombardo. Ambos, con todo a su favor, le tiraron a dar al zaguero de turno que pasaba por allí. Una presión exitosa de Jon Ander y dos galopadas consecutivas de Cayarga con el fuelle que le quedaba al asturiano levantaron a la grada, que pocos minutos después iba a ver a su equipo marcar el segundo. Ya saben de quién. Enzo Lombardo pedaleó dentro del área y subido en la bicicleta dejó a su marcador con el molde. Su pase hacia atrás le llegó a Jon Ander en el segundo palo y el vasco hizo lo que mejor sabe hacer. A la red.

Al Racing le empezaron a pesar los minutos en algunos de los hombres que sostenían el equipo, como Cayarga o Kitoko, y el Real Madrid Castilla, con los cambios, mejoró y recuperó parte de la posesión perdida, aunque ya por detrás en el marcador. Porque era un amistoso y el resultado importaba más bien poco, pero en un partido de Liga habrían sido esos minutos de sufrimiento tan típicos en los Campos de Sport.

Hasta que Sergio Ruiz se quitó la chistera, rebuscó y encontró. El astillerense y Jon Ander tienen una buena conexión entre ellos. Se nota. El cántabro recortó en la banda y se sacó un pase genial entre dos contrarios, que le quedó en bandeja al gourmet adecuado. El vasco este viernes se puso las botas. Se plantó ante el portero para hacer el tercero. Rima, como Jon Ander con el gol. En un ratuco, prácticamente ha hecho olvidar a Dani Aquino.

Iván Ania aprovechó para completar el carrusel de cambios. Nueve futbolistas se fueron al banquillo durante la segunda parte. Todos, menos un Sergio Ruiz incontestable y el portero Iván Crespo. Así, dispuso de sus primeros minutos como racinguista Daniel Segovia, sin mucha historia que destacar. Y la cruz fue para Juanjo y Antonio Tomás que, convocados, se les quedó el culo cuadrado en el asiento del banquillo. No salieron ni a calentar. Una clara muestra de la intención del club de darles salida en cuanto sea posible para hacer hueco a posibles nuevas incorporaciones.

El partido, la pretemporada, terminaron sin mucho más que contar. Buenas sensaciones para despedir el verano futbolístico. En una cita que fue la primera sin saludo final a La Gradonadespués de la decisión tomada por el club. El único que se acercó hasta allí fue Iván Crespo cuando tomó su sitio en la portería del fondo norte antes de comenzar el encuentro. Nada más. La animosa preferencia despidió a sus jugadores con los ánimos de siempre, aunque desde la lejanía. Acatan, pero no comparten.

El equipo de Iván Ania cerró así la pretemporada. Invicto y con ganas de afrontar lo que realmente importa. Con cosas a corregir y con nuevos futbolistas a ensamblar, pero con la promesa de ser un Racing mucho más competitivo de lo que fue la pasada campaña. Tampoco hacen falta muchos alardes para serlo. La semana que viene –domingo 26, a las 19.00 horas–, contra la Real Sociedad B, se levanta el telón de la Liga en los Campos de Sport de El Sardinero. La cuarta tentativa verdiblanca por regresar al fútbol de élite.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos