Fútbol | Racing

Doce minutos de incomparecencia

Javier Cotera

En menos de un cuarto de hora, el Racing tira el partido ante el Sporting B por la borda. Pese al coraje posterior, fue incapaz de remontar el 0-2 encajado y ve ya al líder a ocho puntos de distancia

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

Después del desencuentro y la reconciliación, la pasión crece. Fogosidad renovada. La grada respondió con la mejor entrada de lo que va de temporada. Con ánimo desde el inicio. Con la ilusión de que lo peor ya había pasado y lo mejor estaba por llegar. Para un racinguista, los Campos de Sport de El Sardinero siempre son su templo. Su teatro de los sueños particular. Y «nuestro escudo, sagrado» –La Gradona dixit–. Pero el equipo se dio cuenta tarde de que las paces entre platea y césped eran un hecho y de que había llegado el momento de mostrar la mejor versión. Decía Andy Warhol que todo el mundo se merece, alguna vez en su vida, sus quince minutos de fama. Lo que no sabía el artista y cineasta de Pittsburgh es que en un cuarto de hora lo puedes mandar todo al garete. Al Racing incluso le sobraron tres minutos. Los doce primeros del partido fueron un ejercicio sin oposición para el Sporting B. Al conjunto verdiblanco le dieron el partido prácticamente por perdido por incomparecencia. Con el 0-2 que se llevó adosado a la chepa en apenas un ratuco ya tuvo suficiente castigo. Un auténtico desastre. Y Borja Lázaro, que esperaba en el banquillo para tener sus minutos durante la segunda mitad, antes de que se cumpliese un cuarto de hora ya estaba calentando. Y, poco después, al ‘prao’. A la desesperada. Y un poco más adelante, al vestuario, expulsado después de estrenarse como goleador racinguista. El coraje posterior a la breve pero intensa paparda no fue suficiente.

1 Racing

Iván Crespo, Córcoles, Julen Castañeda, Regalón, Borja Granero, Antonio Tomás (Gándara, min. 46), Óscar Fernández, Sergio Ruiz, César Díaz (Héber, min. 58), Dani Aquino y Álex García (Borja Lázaro, min. 32)

2 Sporting B

Dani Martín, Ramón Riego, Espeso, Cordero, Víctor Ruiz, Mateo, Isma Cerro (Bertín, min. 84), Pedro Díaz, Claudio Medina (Pablo Fernández, min. 69), Salvador y Traver (Cayarga, min. 77).

goles
0-1, min. 7: Traver. 0-2, min. 12: Traver. 1-2, min. 71: Borja Lázaro.
árbitro
Martínez Santos (C. Gallego). Amonestó a los locales Dani Aquino y Sergio Ruiz y a los visitantes Isma Cerro, Ramón Riego, Pedro Díaz, Salvador y Mateo. Expulsó por doble amarilla a Borja Lázaro.
incidencias
Campos de Sport de El Sardinero. Césped en buen estado, en una tarde soleada pero fría.
el detalle
Borja Lázaro debutó como nuevo jugador del Racing. Fue el verdadero protagonista, con un gol en su estreno y una expulsión.
el público
11.924 espectadores, según los datos del club, en la mejor entrada de lo que va de temporada.

El extremo zurdo rojiblanco, Traver, se hinchó. La hora de la merienda. Las imprecisiones iniciales racinguistas llevaban marchamo de disgusto. Algo malo va a pasar. Así fue. Un desajuste defensivo del equipo de Ángel Viadero facilitó –o mejor dicho, permitió– la contra asturiana. Traver agarró la pelota en la izquierda, recortó hacia la derecha y la mandó al segundo poste. Gol. Cinco minutos después, el valenciano remató en boca de portería. Solo. Un caramelo. En el descanso, el colegiado mandó arreglar un agujero en la red de aquella portería. Ese debía ser el problema: un coladero.

Al Racing le tocaba la heróica. Las de esas tardes de magia en el teatro verdiblanco. Aunque no daba la impresión de que en esta ocasión la representación fuese a acabar con aplausos. Borja Granero peinó de cabeza un centro de Dani Aquino que el portero sportinguista sacó junto a la cepa del poste con una genial mano. Pero la endeble zaga verdiblanca aún tuvo que aguantar los estertores del chaparrón. Un tiro de Isma Cerro lo mandó Iván Crespo a córner.

Ya con Borja Lázaro en el campo, el Racing dio un paso obligado hacia adelante. Y lo cierto es que mereció marcar. «Haberlo ‘pensao’ antes’», que diría aquel. El equipo cántabro dispuso de una cuádruple ocasión. Un pim-pam-pum dentro del área. Óscar Fernández remató en el segundo palo, defectuoso, la defensa despejó y Antonio Tomás lo intentó en el rechace. Su tiro lo sacó un defensa sobre la línea de gol. Dani Aquino volvió a intentarlo, respondió de nuevo la zaga y el tiro final de Julen se marchó fuera. Aquino volvió a probar acto seguido, pero su volea a la escuadra la sacó su tocayo bajo el arco gijonés.

Cambios

Para la segunda parte, Ángel Viadero intento dar fuerza al centro del campo. Retiró a Antonio Tomás, colocó a Miguel Gándara en el centro de la zaga y adelantó la posición de Borja Granero. Poco después, el técnico gastó todas sus bazas y metió a Héber por la izquierda. El gallego volvió a parecerse a lo que fue. La apuesta salió relativamente bien, porque el Racing metió al Sporting B con el trasero en su área. Sin embargo, el líder demostró por qué ostenta tal condición. Se defendió bien. Por arriba y por abajo. El equipo cántabro generó numerosos acercamientos y escasas ocasiones. Borja Lázaro es uno de esos futbolistas que van acompañados de la expresión: «Siempre en mi equipo». De mientras, el ariete inició su toma y daca con el colegiado. El madrileño comenzó a repartir estopa entre los defensas –es su estilo– y remató un centro con la mano. Tarjeta amarilla. El árbitro le cogió la matricula. El desenlace del duelo, con el colegiado con las mano en las cartucheras, se le pueden imaginar.

Las claves

Llega tarde
Para cuando el Racing se dio cuenta de que había empezado el partido, ya le tenía prácticamente perdido.
Empuje a destiempo
Con todo en contra, el equipo cántabro dio un paso obligado hacia adelante y metió al Sporting B en su campo.
Borja Lázaro, protagonista
El delantero madrileño debutó, marcó y fue expulsado. Dejó muy buenas sensaciones en su debut como jugador racinguista.
Un líder sólido
El Sporting B demostró que no ocupa la primera plaza por casualidad. Completó un partido serio tanto en ataque como en defensa.

Antes de irse expulsado en su debut, Lázaro cumplió con la misión que se le ha encomendado. Recibió en el área, se dio la media vuelta y fusiló. La pelota tocó en un defensa y se coló en la portería sportinguista. Con casi veinte minutos por delante, el estadio rugió y creyó en que al menos un empate sería un premio a esas alturas, porque dejaría las cosas prácticamente como estaban.

Pero el Sporting B mantuvo la compostura. No se dejó amedrentar por el entorno. Yel Racing no fue capaz de sacar más rédito a sus ofensivas. Cuando en el minuto 87 fue expulsado Borja Lázaro, ya prácticamente quedaron fulminadas todas las esperanzas. Aunque el equipo cántabro iba a tener una más. Sobre la bocina. Lo que pasó es que el balón le cayó a alguien que no es especialista en esas lides. Sus apariciones en el área son contadas. Se la encontró y no supo convertirla en gol. Un balón colgado al segundo palo, Julen Castañeda lo echó fuera cuando tenía todo a su favor. Manos a la cabeza. Se acabó.

Ángel Viadero encorvaba el cuerpo y miraba hacia arriba. Muy alto. Donde queda el Sporting B en el liderato. A ocho puntos de distancia. Con catalejo. Yla diferencia de goles perdida. Cosas más complicadas se han visto, pero este Racing de personalidad endeble no da la impresión de ser acreedor de milagros y remontadas. Se barrunta un final de temporada largo y complicado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos