Rugby

El último tren hacia la élite

El último tren hacia la élite

El Bathco inicia hoy la eliminatoria por el ascenso a la División de Honor ante La Vila, el penúltimo clasificado de la máxima categoría

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

santander. Es la vía que ningún equipo de División de Honor B quiere. Dos partidos a vida o muerte ante un rival de la máxima categoría, la División de Honor. Porque en la última década, esa oportunidad casi ha sido imposible. Sólo el Hernani ha asaltado la élite viniendo desde el escalón inferior. Y de eso hace ya más de siete años. El Bathco se mide hoy (12.30 horas) en el campo del Complejo Deportivo Municipal Ruth Beitia a los alicantinos de La Vila, el penúltimo clasificado de la División de Honor. Y ya no habrá más oportunidades. Si ganan los santanderinos, a la élite. Si vencen los de Villajoyosa, serán ellos los que compitan en la División de Honor la próxima temporada.

No ha sido una semana fácil para Las Focas. Aún resuena el balón estrellándose en el travesaño en una patada frente a palos de Joe Simpkins para mandar la eliminatoria ante el Ciencias a la prórroga. Por eso, han sido días más de recuperar al equipo en el aspecto psicológico que de entrenar en lo físico. «Se reunieron solos los jugadores un día para hablar, para irse a cenar... Se conjugaron para sacar esto adelante». Simon Hafoka, el entrenador neozelandés del Bathco, señala como una de las claves del partido de hoy «el estado de ánimo de los chicos». El 'kiwi' señala que en Sevilla se cometieron «dos o tres fallos tontos, además de la patada de Joe». El apertura neozelandés ha estado «más callado de lo habitual estos días. Es lógico. Se siente mal».

Además de la diferencia de categoría, el momento de ambos equipos no puede ser más distinto. El Bathco, tras una temporada de 22 encuentros, lleva otros seis de fase de ascenso. Mientras, La Villa lleva desde el 14 de abril descanso y preparando estos dos partidos. Hafoka lo resume a la perfección. «Ellos no están tan activados como quisieran y nosotros estamos más cansados de lo que quisiéramos». Hoy se podrá comprobar qué pesa más, si esa mayor activación de los santanderinos o el mayor descanso, casi excesivo, que han tenido los alicantinos.

Estudio del rival

En estos días, ha tocado mucha sesión de vídeo para analizar a los de Villajoyosa, penúltimos de la División de Honor y que se quedaron a un punto de salvarse de la quema, en una zona baja de la tabla en la que hubo cuatro equipos en cinco puntos. «Tienen un buen equipo», estima Hafoka. «Mueven bien el balón, sus alas son rápidos y su medio melé es muy bueno». Pero el Bathco saldrá a lo suyo. «A tratar de imponer nuestro juego. Hacer algo distinto a estas alturas de temporada no tiene sentido». La buena noticia es que en este mes y medio La Vila ha perdido algún que otro efectivo. «Eso es una buena noticia». Luciano Martínez, esta temporada en el Bathco y la pasada en La Vila, ha proporcionado buenos informes a su entrenador de cómo juegan los alicantinos.

El Bathco comienza un camino tradicionalmente lleno de espinas para los equipos de la División de Honor B, que incluso se han llevado sonoras palizas en estas eliminatorias. Aunque, a priori, La Vila es, de los cuatro equipos que peleaban por eludir descenso y promoción, quizá el más asequible. Gernika y su fangal de Urbieta; Cisneros y su impredecible juego ofensivo; y la tenacidad legendaria del Hernani aparecían como enemigos de cuidado.

El Bathco, hoy sí o sí, se despedirá de su afición hasta la próxima temporada. En apenas una semana, con el encuentro del próximo domingo en Villajoyosa, se decidirá en qué categoría regresan Las Focas a un campo de rugby. Tras la oportunidad perdida en Sevilla, comienzan otros 160 minutos para asaltar la División de Honor. Pero este sí es el último tren para los santanderinos.