Copa Federación

Carla Suárez y Muguruza no dudan

Garbiñe Muguruza, durante su partido ante la paraguaya González. /Efe
Garbiñe Muguruza, durante su partido ante la paraguaya González. / Efe

Las españolas exhiben su clara superioridad ante las paraguayas y ponen la eliminatoria a punto de caramelo

MANUEL SÁNCHEZ

Por una vez todo apunta a que no habrá que sufrir. El combinado español de Copa Federación se tomó en serio la primera jornada ante Paraguay y colocó un rotundo 2-0 en el marcador, gracias a las victorias de Carla Suárez y Garbiñe Muguruza, y dejó la eliminatoria a punto de ser sentenciada. Las chicas de Anabel Medina no cayeron en la trampa como contra Italia y, ante cerca de 1.400 espectadores que se acercaron al Club de Tenis La Manga (Murcia), impusieron su favoritismo y dejaron a las paraguayas al borde de la eliminación. Como ante las italianas, en el cruce que mandó a España a luchar por no bajar a tercera división, Carla Suárez fue la encargada de abrir fuego. Repitiendo lo visto ante las transalpinas, inclinó con mucha facilidad a la número uno paraguaya Verónica Cepede (6-2 y 6-2) y dio tranquilidad al cuarteto.

La canaria, bien plantada en la pista dio buena cuenta de la número 86 del mundo. En la peculiar pista murciana, de arcilla y rodeada por una valla que casi se asemeja a una plaza de toros, Suárez volvió a la victoria con España y forzó a la latinoamericana, que cometió 45 errores (35 no forzados y 10 forzados) hasta prácticamente reducirla a cenizas.

En el primer parcial sí se notaron más los nervios típicos de la competición, y es que España se está jugando no caer a tercera división, mientras que las paraguayas, con Ramón Delgado como capitán, pueden ascender al Grupo Mundial II por primera vez en su historia.

Con tres roturas de saque por parte de la española y solo una cedida, Carla hizo daño con pelotas altas tanto al revés como a la derecha, en tanto que su rival trató de desgastarla lo máximo posible.

Una vez amarrado el primer set, Carla ganó en confianza y, sobre todo, asentó su servicio, no cediéndolo ni una vez y cerrando el partido en menos de una hora y cuarto.

«Lo he sabido resolver muy bien viendo la dificultad que había hoy con el viento. Era necesaria la tranquilidad del primer punto. En esta competición siempre te esperas un partido duro. Para nosotros ha sido positivo que no se haya alargado», explicó la canaria en declaraciones recogidas por la Federación de Tenis.

La mitad del trabajo estaba hecho y lo que faltaba era que Muguruza rematase la jornada y pusiese a España 2-0 arriba para disponer de tres 'match points' el domingo. La hispano venezolana celebró su partido diez con la selección con una victoria ante Montserrat González (6-4, 5-7 y 6-4) más complicada de lo que se esperaba. La número 334 del mundo se revolvió y plantó batalla sobre la arcilla murciana. Lo que, a priori, se presentó como un duelo muy desigual se convirtió en una trampa que a punto estuvo de costarle un gran disgusto a España.

Durante compases del tercer set, después de que Muguruza, en el segundo, sacó para ganar el partido, tuvo punto para ello, pero no lo convirtió y acabó cediendo el parcial, la escena se tornó en algo a lo que el público está más acostumbrado que pase en Copa Davis, donde en los últimos tiempos se ha convertido en habitual sufrir con jugadores semidesconocidos.

Esos fantasmas de la competición de los chicos empezaron a merodear por La Manga, pero la caraqueña se encargó de despejarlos con una rotura en el tercer juego que a la postre sería definitiva.

Este domingo, Muguruza tendrá la primera oportunidad de cerrar la eliminatoria. Para ello, deberá vencer a Verónica Cepede, con la que no existe ningún enfrentamiento previo. De no hacerlo, la responsabilidad de darle el tercer punto a las chicas de Anabel Medina caerá en los hombros de Suárez, que se medirá a González, y si no, como última alternativa, en los de María José Martínez y Georgina García-Pérez, que se verían las caras con González y Cepede.

 

Fotos

Vídeos