"Es una suerte que nos llamen para estar aquí"

El ‘Perpetual Loyal’ rebajó el récord del ‘Wild Oats XI’ en casi cinco horas./
El ‘Perpetual Loyal’ rebajó el récord del ‘Wild Oats XI’ en casi cinco horas.

Los cántabros Pablo Arrarte y ‘Ñeti’ Cuervas-Mons logran a bordo del ‘Perpetual Loyal’ el récord de velocidad en la Sydney-Hobart, una de las mejores regatas del mundo

MARCO GARCÍA VIDARTSantander

La regata Sydney-Hobart es a la vela lo que en ciclismo podrían ser la París-Roubaix, la Milán San Remo o la Amstel Gold Race. Carreras clásicas de no mucha duración pero un prestigio imponente. Entre la ciudad de Sydney y Hobart, que está en la isla de Tasmania, hay 628 millas náuticas (1.145 kilómetros). Pero las condiciones del mar en esta época del año por esos lares la convierten en una de las regatas más duras del mundo. Aún se recuerda la edición de 1998, en la que murieron seis regatistas y cinco barcos se hundieron. Por eso, la Sydney-Hobart es una victoria de lo más apreciada en el palmarés de un buen navegante. En este año, dos cántabros han añadido esta regata al suyo. Antonio Ñeti Cuervas-Mons (Santander, 1981) y Pablo Arrarte (Santander, 1980) han hecho historia en esta edición, la número 72, de la prueba. A bordo del Perpetual Loyal australiano, ambos han contribuido a que su equipo logre un nuevo récord en la Sydney-Hobart. Un día, 13 horas, 31 minutos y 20 segundos tardó el Perpetual Loyal en navegar esas 628 millas, rebajando así el tiempo de un día, 18 horas, 23 minutos y 12 segundos que estableció la gran leyenda de esta prueba, el Wild Oats XI ha ganado en ocho ocasiones en el año 2012. Un triunfo en el llamado 'Line Honor', el llegar el primero a Hobart, aunque en tiempo compensado la victoria fue para otro barco, el neozelandés 'Giacomo'. Pero el 'Line Honor' es lo que más valoran allí en Australia.

Ñeti Cuervas-Mons debutaba este año en la Sydney-Hobart, mientras que para su paisano era la segunda vez, tras su participación y victoria también en el 'Line Honor' el año pasado a bordo del Comanche. Ese dos de dos hace que Arrarte casi no encuentre palabras. «Ha sido fantástico. Estoy contentísimo. Repetir victoria y encima, con récord. Me siento muy afortunado».

El reto no era fácil. El Perpetual Loyal es un barco de los llamados supermaxi. Un monstruo de 100 pies de eslora (30 metros) al igual que el Wild Oats XI o el Comanche. «Pero es un barco viejo», apunta el cántabro. El punto a favor es que en esta Sydney-Hobart, a pesar de que ha habido las consabidas olas grandes en esa zona del mundo en estas fechas, «el viento ha soplado a favor. Con el viento en contra, al barco le hubiese costado ir cuesta arriba en esas olas», comenta Arrarte. A llegar primero a Hobart y al récord también ayudó el abandono del Wild Oats XI, que se tuvo que retirar de la prueba a causa de una rotura cuando lideraba la flota e iba también en tiempo de batir su propia plusmarca.

«Una suerte estar aquí»

«Anda que no habrá gente que navega bien en Australia». Medio en broma medio en serio, Arrarte reconoce que «es una suerte que nos llamen para estar aquí. Eso indica que somos buenos o somos majos», añade el santanderino sobre una regata que se sigue muchísimo en Australia. «Alucinas por cómo vive aquí la gente esta prueba. Se ha valorado muchísimo el récord de velocidad que hemos conseguido».

Arrarte ya ha escuchado algún comentario jocoso sobre su pleno de éxitos en la Sydney-Hobart. «Me dicen que hay regatistas que llevan 20 años aquí para ganarla, y yo en dos años he ganado el 'Line Honor' dos veces». Récords de velocidad a bordo del Comanche, triunfos en la Fasnet Race, podios en la Copa del Rey, y ahora su gesta en en la Sydney-Hobart sirven para cerrar un gran año 2016 del cántabro.

 

Fotos

Vídeos