El ‘Yamamay’, rival a batir

El ‘Yamamay’ es el crucero más destacado del Cantábrico desde hace más de 15 años/
El ‘Yamamay’ es el crucero más destacado del Cantábrico desde hace más de 15 años

Los cruceros entran en liza en la tercera prueba del Circuito Montañés de Vela, en la que el barco de Gonzalo Gallo es el gran favorito

JAVIER LEÓN

Este fin de semana entra en liza la clase crucero en el Circuito Montañés de Vela 2017, con la puesta en juego de los trofeos Real Club de Regatas de Santander, Real Club Marítimo de Santander y la Copa Gallo, en lo que es ya la tercera prueba de este año del Circuito, tras la disputa de la primera cita los días 25 y 26 de marzo en la que los protagonistas fueron los regatistas de vela ligera (Trofeo RCMS), y de la segunda cita, que fue el Campeonato de Cantabria de la clase J80 celebrado el pasado fin de semana.

Ahora es la clase crucero la que se exhibirá en la bahía de Santander. Equipos como el del First 40.7 Yamamay, amo y señor de casi todos los trofeos que se ponen en juego en el Cantábrico desde hace más de 15 años y actual campeón de la Copa Gallo, el A35 Salem, de Carlos Martón, campeón de Cantabria 2016 y otro de los más competitivos del norte de España o el recién incorporado a la flota X-34 Marieta que arma Pedro Guijarro, han confirmado su participación y aseguran la calidad de los barcos y tripulaciones que estarán desde el sábado en la línea de salida del Circuito que organiza El Diario Montañés con el patrocinio de Toyota-Megamotor, entre otros.

Se espera que también participe el 40 pies Mi Gabriela, de Juan Ángel Viadero, que el pasado sábado confirmo el buen momento de forma de su tripulación al imponerse en la travesía de Marina del Cantábrico, ante casi una treintena de embarcaciones, varias de las cuales probablemente compitan también este fin de semana. Es el caso del Airam, de Mario Ruiz de Villa, que saldrá también a defender el título en su categoría, o el Mushungu, siempre bien navegado por Luis Herreros y Manuel Recio.

IRC y Club

Las pruebas contarán con dos divisiones principales, la clase IRC y la clase Club. La primera a su vez se podrá dividir en diferentes subdivisiones en función del número final de inscritos. En IRC los armadores (dueños) de los barcos presentan un certificado oficial de medición que controla la Asociación Nacional de Cruceros, y que asigna un coeficiente de rating a cada barco, es decir, un coeficiente de compensación que se aplicará al tiempo invertido por cada barco a lo largo del recorrido para sacar un tiempo compensado a través del cual en teoría barcos de muy diferentes características en cuanto a eslora, superficie vélica, desplazamiento, etc, pueden tener las mismas opciones para ganar una regata. A los barcos teóricamente muy rápidos por diseño se les penaliza y a los más lentos se les bonifica, intentando que las diferencias en la clasificación final compensada las marquen las pericias de las tripulaciones y no los barcos. Es decir, que la regata en tiempo compensado clasificación que cuenta a la postre-, no necesariamente es ganada por el barco que cruza primero la llegada.

La clase Club, por su parte, se diferencia de la IRC en que no presenta certificados oficiales, sino que es el propio club organizador de la regata (en este caso el Real Club Marítimo de Santander) el que aplica un coeficiente de rating estimado y no oficial a cada tipo de crucero. Lógicamente, a los veleros medidos oficialmente (IRC), y a los no medidos oficialmente (Clase Club), se les asigna clasificaciones separadas. Se da el caso de barcos que algunas temporadas deciden sacarse el certificado oficial y compiten en IRC (donde el nivel de las tripulaciones habitualmente es más alto y competitivo), y otros años no lo sacan y por tanto se les asigna un rating Clase Club.

Las regatas de este fin de semana comenzarán a las 15.30 horas del sábado y a partir de las 12.00 horas del domingo, siempre que las condiciones meteorológicas lo permitan. Las previsiones son de buen tiempo, con nordeste flojo para el sábado y con más intensidad para el domingo, con lo que todo indica que se podrán celebrar las dos jornadas previstas sin dificultad. Los jueces podrán elegir trazar recorridos al viento (barlovento-sotavento) o alguno de los númerosos recorridos costeros posibles con que cuentan las instrucciones de regata del Real Club Marítimo de Santander.

 

Fotos

Vídeos