Vela

«El ambiente en el equipo es inmejorable»

Pablo Arrarte, a la caña del 'Mapfre', junto a Joan Vila tras cruzar la meta en Melbourne. /María Muiña
Pablo Arrarte, a la caña del 'Mapfre', junto a Joan Vila tras cruzar la meta en Melbourne. / María Muiña

Sin apenas un día de tregua en la tercera etapa, el santanderino destaca que la clave para remontar a los chinos del 'Dongfeng' fue «el no rendirse»

MARCO G. VIDARTSantander

Esta vez toca pasar las Navidades lejos. Tan lejos como en el otro extremo del mundo. Pablo Arrarte (Santander, 1980) apenas tendrá descanso estos días en Melbourne, Australia, al igual que sus compañeros del barco español en la Volvo Ocean Race. El día 30 hay que volver a entrenar y el día 2 de enero comienza la cuarta etapa de la Volvo Ocean Race entre Melbourne y Hong Kong. Pero en las caras de todos los integrantes del equipo español hay una indisimulada mezcla de cansancio y alegría. Los españoles han dado un golpe de autoridad en esta vuelta al mundo al ganar con holgura la tercera etapa entre Ciudad del Cabo y Melbourne. Su segundo triunfo consecutivo en etapas oceánicas y el primero en las que tienen puntuación doble, que le sirve para sumar 29 puntos en la general aventajar en seis a 'Dongfeng' y 'Vestas'. Han sido catorce días de navegación, con condiciones de lo más duro, y al acecho de los chinos del 'Dongfeng' durante gran parte de la etapa. El santanderino es consciente de que aún queda muchísimo de una regata que concluye en junio, pero también afirma algo que hará que los demás equipos se preocupen. El líder de la Volvo tiene a bordo el mejor viento posible. «El ambiente en el equipo es inmejorable».

-¿Cómo ha ido esta tercera etapa de la Volvo?

-Ha sido la más dura que recuerdo en mucho tiempo. La verdad es que no ha podido tener mejor recompensa.

-¿Qué condiciones han tenido? Se esperaba que durase unos 18 días y han terminado en 14...

-Ha sido una etapa de condiciones muy duras de viento, olas y frío. Muy intensa, sin apenas descanso en los 14 días. Venía un frente detrás de otro, con muchos chubascos, sin darnos tregua. La parte positiva es que hemos llegado antes de lo previsto, con lo que podemos descansar un poquito más, pero la etapa en sí, ha sido dura.

Ver más

-Ha sido coger al 'Dongfeng' y tardar poco en adquirir una ventaja definitiva ¿Fue esa madrugada del pasado jueves, día 21, en la que hicieron 16 maniobras el punto clave de la etapa ?

-Parte de la flota estuvo bastante junta durante la primera mitad de la etapa, después nos escapamos un poquito los chinos y nosotros. Hemos tenido una batalla igualada y sabíamos que el que menos aflojase, sin romper, tendría su recompensa. Nosotros lo dimos todo y ahora viendo su 'tracker' y el nuestro, creemos que sí. Aquel día hicimos más maniobras y algo nos benefició. Fue uno de los puntos clave para seguir en la pelea, pero la clave ha sido el no rendirse y darlo todo día a día.

-Han terminado con mucha diferencia, a excepción del 'Dongfeng', respecto a los otros barcos ¿Por qué tanta? Parece que hay menos igualdad de la que se preveía...

-Hay mucha igualdad. En una etapa como esta puede que las diferencias sean más notables, pero lo son por la dureza de las condiciones. Hemos tenido la suerte y el cuidado de no romper nada grave y eso nos ha permitido avanzar día a día mientras otros barcos han tenido que ir lidiando con imprevistos. Todo esto nos ha permitido estar en la cabeza de la flota y, en algún momento, coger más viento y antes que los de atrás. Ha sido un cúmulo de varios factores, pero hay mucha igualdad.

-Otro pulso entre 'Mapfre' y 'Dongfeng' y otra vez primeros y segundos en la etapa. Las dos etapas oceánicas han sido iguales en cuanto a esa pelea entre ustedes ¿Apunta la Volvo Ocean Race a un mano a mano entre ambos?

-Somos los dos equipos que hemos tenido más tiempo para entrenar y eso, al principio y en condiciones duras, te puede beneficiar un poco... El resto de equipos está mejorando cada día y se acerca rápido. Tenemos que aprovechar esta 'ventajilla'.

-La primera etapa que puntúa doble y se la llevan ustedes ¿Van a ser estas etapas las que decidan la Volvo?

-Al final son dos etapas en una. Son súper importantes y no cabe duda de que es un extra, pero aún quedan muchos puntos en juego y puede pasar de todo. Evidentemente esta ventaja te motiva y ayuda, pero no significa nada, las tornas pueden girar en sentido contrario en cualquier momento, lo hemos vivido en ediciones anteriores... Tenemos que seguir trabajando cada día, no relajarnos y darlo todo con cabeza.

«Las condiciones han sido muy duras, pero la parte positiva es que hemos llegado antes de lo previsto»

-¿Cómo está el ambiente en el equipo? Es casi imposible que les pueda ir mejor...

-El ambiente en el equipo es inmejorable. Xabi Fernández, el patrón, ha conseguido reunir a un grupo humano excelente, con mucha experiencia y que nos permite disfrutar de cada momento dando el 100% de cada uno. Pero somos conscientes de que esto acaba de empezar.

-¿Hay euforia o todos son conscientes de que esto es muy largo?

-Como he dicho antes, aún queda mucho. Acabamos de empezar, no nos tenemos que relajar y debemos seguir mejorando como hará el resto de equipos. Todos los barcos son iguales pero también son muy técnicos y difíciles de navegar. Todos tenemos evolución por delante.

-¿Ha ocurrido algo reseñable en esta tercera etapa, o algo que estuvo a punto de ser grave y que se pueda contar ahora ?

-Por suerte no hemos tenido ninguna rotura grave ni nadie sufrió daños de mayor importancia más que la reportera a bordo -Jen Edney-, que se dio un golpe en una bajada de una ola al darse contra la estructura del barco y se hizo una brecha considerable... El resto estamos bien, pero en una etapa así siempre vas por el filo de la navaja. En cualquier momento te puedes cortar, pero por suerte, esta etapa hemos librado.

-¿Hasta cuándo descansan antes de la cuarta etapa?

-Ocho horas después de habernos bajado del barco, ya estábamos de nuevo a bordo revisando la lista de trabajos con el equipo de tierra que nos ayudará. En esta parada sólo podrán trabajar dos personas (así lo estipulan las reglas de la regata) y tenemos menos de cinco días para poner el barco a punto para la siguiente etapa, ya que el día 30 tenemos que entrenar. Además tenemos que reparar todo con los pocos repuestos que hemos llevado a bordo esta etapa. La idea es hacer todos los trabajos sin descansar y cuando los terminemos, intentaremos descansar un poco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos