Pasión por el barco más sencillo

Pasión por el barco más sencillo

Jesús Rogel y Joaquín Blanco, regatistas de Láser Standard del equipo olímpico, destacan la gran fortaleza física que se requiere en la clase más popular del mundo

MARCO G. VIDART

Un pequeño casco, un mástil y una vela triangular. El Láser Standard es la modestia hecha barco. Pero ese pequeño barquito que parece ideal para dar un paseo en una soleada mañana de domingo esconde una terrorífica clase olímpica, con miles de competidores y en la que hay que ser un súper atleta. «Para hacer avanzar al barco, sacamos el cuerpo fuera. Y no hay trapecio en el que ir colgados. Los pies van sujetos en unas cinchas y la fuerza se hace con los abdominales y, sobre todo, con los cuádriceps. Esos músculos los tenemos como los de un ciclista». Jesús Rogel (Torrevieja, 1979) e integrante del equipo olímpico español, no esconde su pasión sobre un barco que enamora y que es el más popular del mundo. Hay más de 200.000 láser repartidos por 140 países del planeta.

Ver más

El Láser Standard nació en Estados Unidos a principios de los 70. Sus diseñadores querían un barco sencillo y no muy grande que se pudiese llevar en la baca del coche. «Eso lo he hecho yo miles de veces», afirma entre risas Rogel. Con un coste de apenas 6.000 euros, el Láser Standard se ha convertido en estos 40 años en la clase con más practicantes. Vayan donde vayan los regatistas, siempre encuentran a un compañero con el que entrenar. Pero en competición, la cosa se complica. La línea de salida está atiborrada de barcos y hay muchos rivales a vigilar. Desde principios del mes de abril, para Láser Standard ya hay más peticiones que las 150 plazas disponibles en el Mundial de Santander.

El Láser Standard es un barco de los llamados One design. Todo es igual para todos y no se puede tocar nada. Por eso, el éxito depende en exclusiva del regatista. Y no es fácil triunfar con un barco lento, con puntas «que pueden estar entre los 10 u 11 nudos, entre 18 y 20 kilómetros por hora», apunta el alicantino. En ceñida, navegando en contra del viento, el Láser Standard va a apenas 4,5 nudos, entre siete y nueve kilómetros por hora. «En empopadas y sobre todo en largos sí corre algo más».

«Por eso, la única manera de hacer andar el barco más que los demás es con la fuerza que le imprima el patrón», comenta Joaquín Blanco (Gran Canaria, 1985), otro de los tripulantes de Láser Standard del equipo olímpico español. «Con los pies en esas cinchas, el trabajo es casi todo de piernas. Cuanta más palanca seas capaz de hacer para mantener el barco plano, más fuerza generas para que vaya hacia delante». Así, el barco pequeño y sencillo requiere de tripulantes fuertes y grandes. «Estamos entre los 80 y los 85 kilos de peso», apunta el canario. Largas sesiones en el gimnasio y mucha bicicleta son algo obligado en un regatista de esta clase. Sobre todo para fortalecer esos cuádriceps que son los que se llevan la mayor parte del sufrimiento. «La exigencia es máxima», añade Jesús Rogel.

El mínimo error

Con 150 participantes en una regata con barcos no especialmente rápidos, un mínimo error hace perder posiciones a mansalva. «Vamos todos muy juntos, con diferencias mínimas entre los barcos», afirma Jesús Rogel. Por eso, el objetivo primordial es el de minimizar errores. «Suele ganar el que menos comete», añade. El momento clave es la salida, en el que hay que buscar el sitio bueno. Estar en los primeros lugares y en una zona limpia. «Porque si te quedas rodeado de rivales, sí puedes tener una caída de viento y, como un Fórmula 1 averiado, te quedas clavado en la salida», dice entre risas Joaquín Blanco.

La exigencia de una excepcional forma física no significa que el Láser Standard sea un barco reservado para tripulantes jóvenes. Al igual que en las demás clases olímpicas, también la estrategia y la táctica a la hora de regatear juegan un papel esencial en el triunfo. El último campeón mundial de esta clase, el brasileño Robert Scheidt, «tiene 41 años», indica Jesús Rogel. «Él es un poco la excepción, pero Láser Standard es una clase en la que hay de todo. Gente joven y gente más experta que va muy bien».

El gran número de competidores que hay en todo el mundo en esta clase olímpica hace que los podios de las grandes competiciones varíen constantemente. En las últimas grandes citas cuesta encontrar nombres que repitan a la hora de colgarse una medalla. El chipriota Pavlos Kontides es el único que ha repetido presencia en las dos últimas grandes pruebas, con sendas platas en el Mundial de esta clase en 2013 y en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. «Al ser tantos en esta clase, cuesta estar siempre entre los favoritos», comenta Joaquín Blanco. «Es una clase muy competitiva y está tan igualada... Pero también los favoritos suelen estar siempre delante».

El pequeño y sencillo barco que vio la luz en Nueva York hace más de 40 años goza de una salud más que excelente. «Cuando ganas una regata, el que ganas eres tú y no el material», relata Jesús Rogel. «Amí, es un barco que me hace vibrar y sentirme como atleta, ya que me obliga a entrenar mucho todos los días. Me encanta». En el Mundial de Santander volverá a ser la clase más numerosa. 150 barcos en pos de un título de campeón y de plazas olímpicas para Río 2016. Un número de plazas que ya se ha quedado corto hace tiempo. Porque como dicen los que navegan en este barco, «en cualquier parte del mundo hay un Láser».

Tom Burton

Un 2014 en plena forma

En una clase en la que suele haber rotación en los podios, el australiano Tom Burton (Sydney, 1990) está mandando un mensaje a todos sus rivales en este 2014. El regatista aussie se ha impuesto en el Princesa Sofía, en Palma de Mallorca, y en Hyères (Francia), ambas pruebas valederas para la Copa del Mundo de la ISAF. Una competición que en su clase ganó en el año 2012 y que le valió para ser número uno mundial.

Tonci Stipanovic

El campeón de Europa

El croata Tonci Stipanovic (Split, 1986) es el vigente campeón de Europa de Láser Standard, un título que logró en Helsinki en el año 2011. Stipanovic también ha brillado en este 2014, al conseguir la primera posición en la prueba de la Copa del Mundo de la ISAF que se celebró en Miami y la tercera plaza en el Sofía de Palma de Mallorca. Con sus buenas actuaciones en lo que va de año, Stipanovic es el número uno mundial de esta clase.

Jesús Rongel

Experiencia a bordo

Con varios títulos de campeón de España en su palmarés y victorias en regatas de prestigio como la Christmas Race, a Jesús Rogel (Torrevieja, 1979) le falta hacer «algo grande» en un Campeonato de Europa o un Mundial como el que se va a celebrar en Santander el próximo mes de septiembre. Sin grandes resultados en este 2014, su experiencia será un punto a su favor en aguas de Santander.

Joaquín Blanco

Objetivo, las plazas para Río

Campeón de España en los años 2011 y 2013, Joaquín Blanco (Gran Canaria, 1989) mantiene una pugna con su compañero en el equipo olímpico Jesús Rogel por ver quién es el mejor regatista de esta clase en España. El canario reconoce que hacer algo importante en Santander «es complicado», pero sí ve factible el gran objetivo que tanto él como el alicantino se han marcado: clasificar a España para Río 2016.

Robert Scheidt

Una leyenda de la vela

A sus 41 años, Robert Scheidt (Sao Paulo, 1973) es el vigente campeón mundial de la clase Láser Standard, título que logró en 2013 en aguas de Omán el pasado mes de diciembre. Pero este título es el más reciente de una larga serie. El brasileño acumula dos oros olímpicos (Atlanta 1996 y Atenas 2004) y una plata, en Sydney 2000, y nueve títulos mundiales, además de otra plata (Pekín 2008) y tres mundiales en la clase Star.

Pavlos Kontides

Plata en Juegos y Mundiales

Con apenas 22 años Pavlos Kontides (Limasol, 1990) se convirtió en el primer medallista de su país en unos Juegos Olímpicos. Kontides se hizo con la plata en Londres 2012, lo que le convirtió en una celebridad en su país. El chipriota logró también la medalla de plata en el último Mundial de Láser Standard de Omán. Sin grandes resultados en 2014, su juventud y su talento le convierten en una de las velas a seguir en Santander.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos