La «gran inspección» obligará a dejar a Bulnes sin funicular durante días

El representante de Teleféricos y Nieve revisa la rodadura de un vagón del funicular. / /JUAN LLACA
El representante de Teleféricos y Nieve revisa la rodadura de un vagón del funicular. / / JUAN LLACA

El calendario de cortes de la primera revisión integral de la infraestructura no se conocerá hasta que se adjudiquen los trabajos, pero se consensuará con los vecinos del pueblo

LUCÍA RAMOS

Los habitantes de la localidad cabraliega de Bulnes regresarán, al menos por unos días, a los años previos a la entrada en funcionamiento del funicular. Será, eso sí, por una buena causa, ya que en los próximos meses se llevará a cabo la primera «gran inspección» de esta infraestructura que empezó a prestar servicio en 2001. La envergadura de los trabajos a realizar, una revisión integral y sustitución de piezas, conllevará inevitablemente la suspensión del servicio durante un periodo que no se conocerá hasta que el contrato sea adjudicado pero que, en todo caso, será lo más reducido posible y nunca superior a ocho semanas, según recogen los pliegos elaborados por el Principado y a los que tuvo acceso este diario.

Estos contemplan, asimismo, que «el grueso de los trabajos se realice dentro de los horarios en los que el funicular no está en funcionamiento», ya que, recuerdan, «es el único servicio de transporte para los vecinos de Bulnes». Se valorarán positivamente, agregan, las propuestas de aquellas empresas interesadas en el contrato que permitan acortar los plazos en los que el corte sea total. «No se permitirá interrumpir el servicio del funicular más tiempo que el plazo ofertado por el adjudicatario», advierten los pliegos también. Estas interrupciones serán consensuadas con los vecinos de la localidad cabraliega, quienes solo podrán acceder a la misma a través de la canal del Texu mientras duren.

El grueso de las obras se realizará en horarios en los que el remonte no esté en funcionamiento

Una de las empresas interesadas en hacerse con los trabajos, y que ya fue la encargada de realizar una inspección general del remonte a finales de 2012, Teleféricos y Nieve, visitó las instalaciones para comprobar en qué estado se encuentran. En compañía del responsable técnico del funicular que gestiona Alsa, Miguel Mier, el representante de esta firma radicada en Barcelona se desplazó en primer lugar a la estación superior, donde se encuentra la maquinaria, para continuar por la entrada inferior, donde se ubica el foso de inspección de vagones.

Estaba previsto que acudiese otra empresa más, pero finalmente no llegó. Según indicó Ricardo Jorquera, de la Agencia Asturiana de Transportes y Movilidad, «la visita no es obligatoria, con lo cual hay empresas que pueden no venir pero optar al contrato igualmente». Lo que se va a llevar a cabo, agregó, es una inspección de la parte electromecánica del funicular, así como la reposición de aquellas piezas que lo requieran y que correrá también a cargo de la adjudicataria. «Ésta es una instalación muy importante y delicada por lo que queremos ponernos en manos de empresa especializada que sea conocedora de estas instalaciones y haga una propuesta de inspección de acuerdo a la normativa vigente», manifestó Jorquera.

400.000 euros

La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente sacaba a licitación los trabajos la pasada semana, con un presupuesto base que roza los 400.000 euros y un plazo de ejecución de doce meses.

En un primer momento, la empresa adjudicataria deberá llevar a cabo una minuciosa inspección de todos los elementos que componen el funicular para, a continuación sustituir aquellos que sean necesarios. Ya se sabe, por ejemplo, que habrá que reponer la rodadura de los vagones, una de las principales causas de que sea necesario interrumpir el servicio del funicular.

Síguenos:

 

Fotos

Vídeos