El 'infierno cántabro', a punto de arrancar