«La esencia de 'Maratón' es empezar a disfrutar de más cosas como banda»

Juan Díaz Terán, Curro del Moral, Marcos Cao y Raúl Delgado, miembros de La Sonrisa de Julia. / María Gil Lastra

La Sonrisa de Julia presenta este sábado, en la Sala Sümmum, su primer trabajo tras un punto muerto a causa de los proyectos paralelos del grupo

Mada Martínez
MADA MARTÍNEZ

El nuevo local de La Sonrisa de Julia tiene moqueta azul y está muy cerca del mar. La banda tiene allí lo necesario -espacio de ensayo, un sofá, cuadernos, tazas, una cafetera- para mantener el ritmo de su 'Maratón' (Blind Records), su último disco, el sexto en su trayectoria. Después de los cinco años transcurridos desde 'El viaje del sonámbulo' (2013), el grupo que lidera Marcos Cao ha vuelto a los escenarios sin haberse ido del todo. El 'impasse', atravesado por proyectos paralelos de los miembros de la banda, ha tenido una fuerza catalizadora: La Sonrisa se ha hecho más compacta, más amplia. Este 'Maratón', que tanto tiene que ver con la perspectiva que dan los años, se compone de diez canciones. La Sonrisa de Julia las presentará en Santander, luego de hacerlo en Madrid, el próximo sábado en la Sala Sümmum. Las entradas están agotadas desde hace días.

El rearme musical quizá se deba a que La Sonrisa mantiene intacta la capacidad de sorprenderse, incluso de excederse. En febrero del pasado año, después de tres años en barbecho, el grupo llenó por dos noches consecutivas la Sala Joy Eslava de Madrid con dos conciertos de reencuentro. Aquel esqueje prendió en la tierra. En los ensayos previos a la reunión, la banda se revitalizó, echó raíces nuevas sobre un terreno abonado durante más de quince años. «Después de que anunciamos que íbamos a hacer dos conciertos de reencuentro, como banda hemos vivido la música de una forma distinta. Nunca la habíamos vivido así. Éramos un dúo, a veces un trío, y es la primera vez que estamos abiertos, por la confianza y por la relación que hemos establecido, a ser una banda de verdad. Creo que eso es lo que ha pasado en estos cinco años», reflexiona Marcos Cao. «Nos pasó en los ensayos de los conciertos del reencuentro que estábamos sonando como nunca. Algo que también necesitábamos para crecer como grupo», añade el batería del grupo Raúl Delgado.

«Es la primera vez que hemos estado abiertos a que alguien de fuera metiera mano en la producción» El disco

¿Por qué no aprovechar el momento? En los ensayos surgieron algunos de los temas que luego compondrían 'Maratón', un disco en el que se reconoce el sello de La Sonrisa, pero en el que conjugan otros ritmos; las raíces han buscado nuevos acuíferos. El sonido pop de La Sonrisa ha tomado velocidad, presenta arreglos luminosos. La producción a cargo de Santos&Fluren y Ricky Falkner ha tenido que ver con esto. «La influencia es absoluta», indica Marcos Cao. La banda buscaba unos productores en los que confiar y de los que recibir lo mismo. «Tuvimos clarísimo que este disco lo íbamos a hacer entre todos. Es la primera vez en la historia del grupo en la que hemos estado abiertos a que alguien de fuera metiera tanta mano en la producción. Y creo que fue porque desde el primer día todas las propuestas que hacían eran increíbles. Los bajos, además, son de Ricky Falkner; invitamos a que Fluren tocara algunos teclados también... Queríamos que no solo produjeran, sino que también interpretaran si se les ocurría una idea, que cogieran el instrumento y lo grabaran. Ha sido un disco hecho entre siete personas, junto con los productores», explica el cantante.

'Maratón' son Marcos, Raúl y Juan Díaz-Terán (guitarra) -junto con Mario de Inocencio, asentado ya como bajista del grupo- y Curro del Moral, que ha regresado a la banda. En el ensayo acústico de esta tarde, en el local de la moqueta azul, Curro compacta el sonido de La Sonrisa de Julia con los teclados. Suya fue la idea de encontrar un cuartel general para la banda. Ahora que todos los miembros de La Sonrisa residen en Cantabria, para él era imprescindible que hubiera un lugar físico para encontrarse -y, de paso, pernoctar.

Con esto se rompe el estado de diáspora en el que ha vivido La Sonrisa de Julia durante años. Había llegado el momento de tener «nuestra casa, nuestra oficina, nuestra discográfica. Porque somos un grupo que nos autoproducimos todo», recuerda Marcos Cao. En este disco han vuelto a mantener el control. En la letra de 'Maratón', la canción homónima que dio a conocer el disco, hay una especie de declaración de intenciones: «Tú sigue marcando el paso, yo seguiré empujando, tú sigue paso a paso, para que nunca se apague nuestra sed de maratón». ¿Qué provoca esa sed? «Hay cosas que, cuando nos separamos, no tenían el mismo sentido que ahora. Esa es la perspectiva del maratón en la vida. Nos hemos puesto hoy a ensayar en acústico por primera vez y llevamos tanto tiempo tocando juntos que sale solo todo. Es muy fácil. Esto es el resultado de haber recorrido una parte de nuestra vida juntos. Eso es el maratón, la sed de maratón es empezar a disfrutar como banda cosas que igual antes nos ponían más nerviosos. Ahora disfrutamos de la vida de nuestra relación del grupo y del disco con una tranquilidad que antes no teníamos», explica Marcos.

La Sonrisa ha mutado, el público también. «Se ha liberalizado el gusto», explica Marcos, «es algo que celebramos, porque La Sonrisa siempre ha defendido que podías tener el estilo que quisieras sin meterte en los bandos del indie o lo comercial, eso nos parecía patético en nuestra época. A los chavales de ahora nos le hace falta que nadie les diga qué canción escuchar: escuchan mucha más música y de una forma mucho más libre. Es gente mucho más libre a nivel de gustos y eso a mí me encanta».

Una fiesta

La Billy Boom Band, una banda de rock para todas las edades, también ha mantenido la pulsión musical de parte de la banda en estos años. «El hecho de hacer esas cosas juntos nos ha hecho ir creciendo personalmente. La relación ha crecido, mejorado poco a poco. Y eso se ve en este disco», comenta Raúl Delgado. De hecho, 'Maratón', incluye el tema 'Arroyo claro', perteneciente al 'Lorca pop' de la Billy Boom.

¿Por qué hablar en 'Maratón' de corazones en fiesta, de almas de niño, de leyendas y sables de madera? Precisamente porque así vivió la banda la grabación del disco. 'Arroyo claro' «es una celebración, es esa sensación que hemos tenido grabando. Nunca hemos vivido un disco de una manera tan lúdica, en la que nos lo hayamos pasado tan bien», explica Marcos. La canción emocionó a productores y colaboradores. Hasta Marcos Ros (Sidonie) se emocionó tras escuchar el tema en el estudio. «Le pareció una celebración de la música, de la poesía, de la vida en general. Algo que resumía muy bien lo que había ocurrido en el estudio de Barcelona».