«Si el gusto musical no se centra en un único género ¿por qué no mezclarlos?»

Eleazar González asegura que la producción y escenografía del espectáculo no dejará indiferente. /DM
Eleazar González asegura que la producción y escenografía del espectáculo no dejará indiferente. / DM

El director de la gira de 'Music has no limits', Eleazar González, que se ofrece mañana en el Palacio de Festivales, señala que el espectáculo será «enérgico» y «sorprendente»

Rosa Ruiz
ROSA RUIZSantander

En el año 1987 la soprano Montserrat Caballé y el cantante de Queen, Freddie Mercury unieron sus voces para una canción 'Barcelona' que ya forma parte de la historia de la música. El tema, que también se convirtió en el himno de las Olimpiadas de 1992, ha inspirado a la compañía Music Has No Limits para el espectáculo que mañana, sábado, ofrecerán en el Palacio de Festivales, tal y como señala el director de la gira, Eleazar González.

En su segunda visita a Santander, la compañía apuesta por un espectáculo que, según señala, es «la 'playlist' de tu vida en un show que cambia las reglas», una sesión trepidante y enérgica en la que se unen piezas maestras de la música clásica con el funk; el góspel y el rap con el heavy metal y arias de ópera con éxitos de house. Toda una declaración de intenciones que rompe con las convenciones y que logra emocionar y sorprender a público de todas las edades en cualquier lugar del mundo. «¿Por qué no mezclar la ópera con el flamenco o el rock?. Creemos que la mezcla de géneros musicales bien pueden convivir en un mismo espectáculo y así lo llevamos demostrando desde hace ya dos años y medio», señala Eleazar González quien incide en que «los gustos musicales a día de hoy ya no se centran en un sólo género o un único artista y si cogemos los dispositivos móviles de la gente veremos que en sus listas de Spotify hay una gran variedad de estilos». Y con ese planteamiento han creado un espectáculo variado «que tuvo un tiempo de producción en estudio bastante largo» pero que como resultado «lleva al escenario un show muy enérgico». La compañía, explica, dispone ahora mismo de un elenco de más de doscientos artistas que se han distribuido en varios grupos de trabajo lo que les permite llevar el musical a distintas ciudades en el mismo día. «Ha habido veces que lo hemos representado simultáneamente hasta en cuatro sitios a la vez. Para ello contamos con equipos aquí en España y el resto en distintos lugares del mundo».

A Cantabria se han desplazado veinticinco personas: diez artistas a los que hay que sumar técnicos, encargados de la dirección musical, vestuario...

Y es que, si las voces de los artistas y la partitura es algo sorprendente para el público, la escenografía no se queda atrás. «La producción es muy importante. De hecho el concepto de viajar por tantas ciudades y estar sólo un día en cada una a nosotros nos obliga a llevar una línea de trabajo muy establecida para poder llegar a tiempo», dice.

Según recalca, los efectos especiales (humo, luces, pantallas de leed) que predominan en el espectáculo «nos ayudan a evocar la atmósfera idónea para lo que queremos transmitir con la música. Es decir, si en una soprano interpreta una pieza de ópera convertiremos el escenario en un teatro italiano y si lo que suena es música electrónica se convertirá en el mejor club de Ibiza».

De su anterior visita a Cantabria destaca la gran acogida. «Fue una gran sorpresa, aunque tenemos la suerte de que en todo el país nos han recibido muy bien. Nuestra idea era hacer una gira de dos años y, ante la demanda, hemos decidido seguir uno más. Santander nos gusta mucho, porque del año pasado conservamos muy buenas sensaciones», indica. ¿Y por qué tiene tanto éxito esta compañía y del show? «Creo que uno de los puntos fuertes de la compañía es que está dirigido a un público de todas las edades. Es un espectáculo muy blanco que atrae a familias a un público más senior o mucha gente joven. Y en cualquier lugar del mundo independientemente del idioma o la cultura».

Centro de Talento

La compañía, además de actuar por todo el mundo, ha creado un Centro Internacional de Talento, dedicado a la captación y formación de nuevos artistas y expertos. «La dimensión del proyecto requiere la búsqueda constante de los mejores talentos para dar vida al espectáculo, que en estos momentos cuenta con artistas de 14 nacionalidades diferentes», señala el director quien también recuerda que la empresa, además de la gira y organización de espectáculos, tiene una rama que ellos denominan «de privados y corporativos» en la que preparan actuaciones para las mejores marcas y empresas del país o fuera de España. «Invertimos en la búsqueda de talento y tenemos un centro en Barcelona porque queremos que nuestros músicos sepan transmitir y emocionar».