Lola Índigo

«Tenía miedo de ser una cantante de un solo éxito»

Mimi Doblas —conocida bajo el 'alter ego' de Lola Indigo— se ha convertido en uno de los fenómenos musicales de los últimos tiempos en nuestro país. Hoy presentará su primer trabajo en el festival Hoky Popi.

Álex Gómez Magaldi
ÁLEX GÓMEZ MAGALDI

La cantante Mimi Doblas está de celebración: se cumple un año del lanzamiento de su primer éxito, el tema 'Ya no quiero ná'. Una canción que resume las claves que han convertido a su proyecto Lola Índigo en uno de los fenómenos más fulgurantes y exitosos del panorama musical nacional de los últimos años. Encontramos una querencia por los ritmos urbanos, una melodía adictiva, una letra con mensaje feminista y un videoclip con una coreografía de lo más llamativa. Era imposible presagiar que el 'patito feo' de la edición 2017 de Operación Triunfo (OT) —había sido la primera eliminada del concurso— sería capaz de sustentar una carrera coherente e interesante con cada nuevo lanzamiento.

La cantante actúa hoy en Santander, en el marco del festival Hoky Popi, en la Campa de La Magdalena.

–¿Mimi o Lola?

–Lola. Siempre Lola.

–Su proyecto aúna música y baile. ¿Qué podemos encontrarnos en los conciertos?

–Es un espectáculo dedicado a la danza, donde encontramos una cantante, muchísima puesta en escena y cuatro bailarinas increíbles. No tengo músicos, todo el protagonismo se lo lleva el baile. Ni siquiera vamos con un DJ, creo que ensuciaría mucho el escenario y, para eso, mejor que el técnico tire las pistas de audio desde su mesa.

–¿Desde cuándo tuvo claro que lo suyo iba a ser mezclar canto y danza?

–Llevo años ganándome la vida como bailarina, y ya cuando le vendí el proyecto a la discográfica, después de salir de Operación Triunfo, tenía claro lo que quería hacer: música de baile, divertida y con un punto experimental. En mi año de carrera como cantante he estado intentando encontrar mi personalidad, probando sonidos y colaborando con gente diferente dentro del género urbano. Pienso que es esencial tener un sonido potente y reconocible, que una persona ponga una canción tuya y se sepa que es tuya.

–En su álbum de debut hay bastante coherencia. ¿Ha encontrado su sonido?

–Esto es como las épocas de los pintores, de repente mi disco 'Akelarre' es mi etapa roja y el próximo tiene otro color, aunque siempre partiendo de una personalidad clara. La idea era buscar canciones que pudieran funcionar por sí solas, que no fueran de paso. Tenía dieciséis temas que podían haber formado parte, pero me quedé sólo con diez, buscando similitudes en cuanto a sonido y temática: la mística y la brujería.

–'Ya no quiero ná' fue el primer tema que conocimos de Lola Índigo. La canción que lo cambió todo.

–La canción que lo cambió todo, exactamente. Hay mucha más gente que conoce el tema que mi cara. Algo que tengo comprobadísimo. Los fans de OT se enfadan conmigo porque siempre defiendo que al final lo que queda son las canciones. Tú no vas a ganar nada por el simple hecho de estar en un 'reality' y que el público te coja cariño.

– Roi, uno de sus compañeros en Operación Triunfo, señalaba en una entrevista en este medio que usted «parecía condenada por haber sido la primera expulsada del programa».

–No me pasaba sólo a mí, sino a más compañeros del concurso, que teníamos la sensación de que en la gira que hicimos nos dejaban un poco de lado. Al final, cada uno tiene que luchar por conseguir su estilo e intentar gustar a la gente. Obviamente, es mucho más difícil destacar si no has sido finalista del programa ya que la gente tiene menos expectativas puestas en tus lanzamientos y te conoce menos, hay muchos más factores en tu contra. Pero si una canción se pega, se pega, sea de quien sea. Mi álbum de estreno ha sido número uno en España, a la gente le gusta lo que hago y eso es maravilloso.

–Comenta que mucha gente no le pone cara, pero ha tenido más de un número uno en nuestro país, como 'Me quedo' o 'Mujer Bruja'.

– La primera es una colaboración con mi compañera de OT Aitana. Es un tema suyo que llevaba casi un año compuesto. Ella no se veía cantando música urbana y la guardó en un cajón. Tiempo después creyó que me podía encajar, y al final hemos acabado trabajando juntas. Tenía miedo de que lo mío fuera un 'one hit wonder', de ser una cantante de un sólo éxito. Por suerte ha llegado más música que ha funcionado muy bien.

–¿Cuál es el siguiente paso en su carrera?

–Lanzar una colaboración con el rapero Don Patricio. Es un tema en el que se respira el espíritu de 'Ya no quiero ná': es calle, es diversión, hay frescura y salen muchos cameos de amigos míos en el videoclip. La música de Don Patricio me recuerda mucho a los artistas que yo escuchaba en mi adolescencia. Un día empezamos a hablar a través de Instagram, le invité a una presentación privada de mi disco y no hemos dejado de hacer planes desde entonces. Con Mala Rodríguez tuve una situación parecida, me empezó a seguir en redes sociales, me armé de valor y le propuse que colaboráramos juntas.