El festival Indiferente cierra con éxito su primera edición

El festival Indiferente cierra con éxito su primera edición
AGMagaldi

El Palacio de Festivales fue el escenario para destacados nombres de la escena independiente, a cuya llamada acudió el público agotando las entradas de la cita

Álex Gómez Magaldi
ÁLEX GÓMEZ MAGALDI

Viva Suecia demostró en el festival Indiferente que tiene uno de los mejores directos nacionales de los últimos años. La banda levanta pasiones con sus canciones de pop guitarrero en castellano. Tienen mucha pose y sus conciertos están coreografiados al milímetro, pero son enérgicos y es imposible no rendirse al estribillo de temas como 'Hemos ganado tiempo' o 'Bien por ti'.

El evento comenzó con los directos de Soledad Vélez y Joe Crepúsculo, y las sesiones de los DJ Tropical Brothers. La artista chilena Soledad Vélez tiene canciones efectivas de pop electrónico, pero el escenario se le quedó demasiado grande. El músico catalán Joe Crepúsculo fue de menos a más, con sus canciones inundadas de teclados y programaciones. Según fueron cayendo los temas estrella de su repertorio —canciones como 'Ritmo mágico' y 'Tus cosas buenas'— su concierto fue mejorando, hasta convertirse en una fiesta en la que el público invadió el escenario para saltar al ritmo de 'Tu fábrica de baile'.

Mención también para los DJ Tropical Brothers, que no pasan desapercibidos. Van ataviados con camisas hawaianas, gafas de sol e incluso un 'gorrocóptero' y no dejan de bailar en ningún momento. Sus sesiones sorprenden y fueron el complemento perfecto entre los directos de la mañana, conciertos para los que la organización habilitó un espacio nuevo en el Palacio de Festivales, no dejaba de ser una especie de recinto de carga y descarga adecentado para la ocasión, pero causó una buena impresión entre los asistentes.

La sesión de tarde se inauguraba en la sala Pereda al ritmo de Cariño. Las tres chicas que forman el grupo facturan canciones de pop acelerado con letras mordaces y protagonizaron un 'show' de lo más divertido, al que se fue sumando gente poco a poco.

Llegaba después el turno de Novedades Carminha, uno de los platos fuertes del evento. Su concierto alternó algunos temas clásicos de su carrera, con las canciones de su último trabajo, publicado a principios de este año. La banda gallega deparó algunos de los mejores momentos de la noche, como cuando al final del tema 'Cariñito', ya sin música, el público le dedicó varias veces el estribillo a la banda: «Nunca, pero nunca, me abandones cariñito». Terminaron al ritmo de su 'Verbena', una canción publicada el pasado verano, que ya se ha convertido en un clásico de sus directos.

Faltaban las actuaciones de Viva Suecia y Omar Souleyman. Los primeros llenaron el recinto y demostraron muchas tablas sobre el escenario; el segundo tuvo mucho menos público y no acabó de estar cómodo en la sala, pareció quejarse en repetidas ocasiones de fallos en su sonido. El artista sirio de música electrónica terminó despidiéndose de repente con un simple «Bye bye, thank you» (Adiós, gracias).

El festival Indiferente cerró una primera edición exitosa. Es verdad que hubo quejas del público porque no se permitía meter comida ni bebida al interior de la sala Pereda; hubo muchas más quejas por el ineficaz servicio de guardarropa, que se desbordó nada más comenzar la tarde al haber demasiados asistentes, pocas perchas y sólo una persona al cargo; y el sonido no siempre fue perfecto. Pero no dejan de ser flecos que solucionar en próximas ediciones.