Gazir, campeón del norte tras enfrentarse a Jesús LC en la final del festival North Music

Juanjo Santamaría

A pesar de la lluvia, los 16 participantes de las batallas de gallos y las actuaciones de rap, llenaron la plaza y aguantaron hasta el final

LAURA FONQUERNIESantander

Vibrante. Así estaba este sábado la Plaza Porticada, que no dejó de aplaudir las rimas que los 16 gallos iban soltando con agilidad. El ritmo lo marcaban las bases del Dj Sunshine que sonaron durante toda la tarde. Y es que el hip-hop se coló por primera vez en la Semana Grande de Santander y lo hizo a lo bestia. Al final, el título de campeón del norte se lo llevó Gazir, que se enfrentó a Jesús LC en la final.

Durante cinco horas las rimas y el ruido llenaron el centro de la capital cántabra. Para los poco puestos en este estilo, «ruido» es la manera que los gallos tienen de pedir aplausos y ánimo por parte del público. Una forma de buscar su participación. De ahí que esa palabra –junto con «una mano arriba chavales»– fuera lo más escuchado. Las primeras rimas llegaron de algunas personas del público que, mientras esperaban impacientes el inicio del evento, trataron de imitar a sus ídolos.

Pasadas las cuatro y media, el presentador Estrimo entró en escena. Pidió disculpas por el retraso. «Necesitamos tres bolígrafos», dijo al público, que no dudó ni un momento en lanzárselos para agilizar el comienzo. «Gracias gente», respondió. Y dio paso a Herre, un rapero local. «Si yo digo 'North', tú dices 'music'». Buscando complicidad. Y también intentaba despertar a la plaza. «Venga chavales, un poco de ruido». Cosas de debutar en el centro Santander. La ciudad necesitaba unos minutos para adaptarse al ritmo. Eso sí, los jóvenes no podían disimular su cara de entusiasmo. «Es mi ídolo», comentaba un niño. Fotos, auntógrafos y «ruido, ruido».

Si el público parecía dormido, sólo fue un espejismo, porque enseguida se vino arriba. Claro está que el ritmo de las rimas y la música no permitían otra cosa. Sin duda, la presentación del jurado fue lo que, definitivamente, hizo arrancar a la gente. Desde ese momento, no dejaron de gritar. Babi, Blon y Tirpa, tres personajes que son referencia en el ámbito del hip hop a nivel nacional e internacional. Zasco, ganador hace apenas un par de semanas de la edición 2019, y Bnet, campeón en 2018 de la misma competición. Ellos fueron los encargados de poner nota a las batallas y elegir al ganador.

Gazir se proclamó campeón del norte tras enfrentarse contra Jesús LC en la final

También fueron los primeros en improvisar y soltar las primeras rimas. Babi dedicó una frase al tiempo, tan presente durante toda la tarde, y habló del frío de Cantabria. La temática era tan variada que incluso este periódico –que fue patrocinador del evento y lo retransmitió en 'streaming' a través de la web– fue protagonista de una de las rimas. En este caso de Blon: «Vengo a quitarme el estrés y ver mi cara en El Diario Montañés».

Una vez presentado el jurado, empezó la competición. Tras una primera ronda para entrar en calor y elegir las batallas posteriores comenzaron los enfrentamientos. Uno contra uno. Cada gallo elegía, de una lista de 20 temas, el que debía improvisar el contricante durante un minuto. Enfermedades mentales, cine de terror, Chernóbil o geografía. A la carta. Lo que dejaba hueco para escuchar rimas y frases de todo tipo. Alusiones a Stephen King, a la biblia e, incluso, al presidente de la comunidad. Y también espacio para reivindicaciones. «No quiero barreras ni fronteras», gritaba Rosón.

Las puntuaciones

Pero todas estas rimas, frases y genialidades, ¿cómo se puntúan? «Tenemos en cuenta tres elementos: la escena, el 'flow' y los 'skills' que es el cómo forman las frases», explicaba Babi, uno de los que puso nota. «Tras las primeras frases para quitar los nervios se venía lo bueno». El agradecimiento a toda la gente que se congregó en la plaza, también se convirtió en uno de los tópicos del día. «Es bonito que esté lloviendo y la plaza esté llena», comentaba Babi. «Me hace muchísima ilusión ver tanta gente», decía Estrimo.

Gazir, quien finalmente resultó ganador, no fue muy aplaudido en su primera batalla. Se enfrentaba contra Masto. «Que se siente que tu tierra me quiera más a mí». Con esta rima cerró su turno y se impuso al cántabro. El público ya anticipaba el posible resultado final. «Este tío va a ganar», exclamaba una chica que no podía disimular su cara de asombro ante la lluvia de rimas que los gallos soltaban. Una detrás de otra.

Juanjo Santamaría

«A mí es que me parece alucinante», le decía un señor a su pareja. Un bautismo en este mundo para la pareja –de más edad que la media, mayoritariamente juvenil–. Y es que la creatividad, el ingenio y la velocidad mental de los participantes no dejaban indiferente a nadie. Aplausos y gritos fueron, junto con la música y las rimas, lo que más se escuchó en la plaza donde el público seguía las batallas entusiasmado.

Ni siquiera la lluvia fue capaz de aguar la fiesta. En los momentos en los que más caía, los espectadores se protegieron en los soportales, pero no dejó de animar en ningún momento. De allí no se movió casi nadie.

Además, entre las distintas rondas de las competiciones (octavos, cuartos, semifinales) de las batallas de gallos tuvieron lugar otros espectáculos. Como las actuaciones de rap –sin batallas, en este caso– de Herre y el grupo S.P.E.L.L. El 'North Music', de hecho, lo cerraron los cuatro miembros del jurado con una exhibición. Concretamente se trató de un dos contra dos inédito que enfrentó a Tirpa y Blon contra Zasco y Bnet. De este modo pusieron fin al primer evento de hip-hop que se celebra en el marco de la Semana Grande de Santander. «Ruido, ruido».