Velocidad de crucero

Viva Suecia, anoche en Santander./María Gil
Viva Suecia, anoche en Santander. / María Gil

Arizona Baby, Viva Suecia, Varry Brava y Zoé protagonizan la primera jornada del Santander Music

MADA MARTÍNEZ y PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

El año pasado, a M Ward le tocó inaugurar el Santander Music. M Ward, nombre artístico de Matthew Stephen Ward, referencia del folk-rock norteamericano, pisó el escenario para presentar 'More Rain' y repasar muchos de sus pequeños grandes éxitos. Sobre las ocho y media, el compositor se caló la gorra y comenzó a rasgar su voz y su guitarra ante un puñado de personas reunidas en semicírculo frente al escenario. Poco a poco, a pesar de la estática atmósfera inicial, la situación se fue revertiendo y el puñado de personas se convirtió en montón.

Ayer, en la apertura de la décima edición del festival, Arizona Baby se enfrentaba con la misma situación: unas pocas personas les esperaban en la campa cuando arrancaron el concierto. Y, como hiciera M Ward, la banda vallisoletana fue poco a poco metiendo al público en canción. Ya lo avisaban en su cuenta de Twitter: «Hoy estaremos en Santander Music! Haced merienda-cena para llegar puntuales y no olvidéis los zapatos de bailar». Y lo lograron con su folk y su actitud relajada. Javier Vielba gritaba «que empiecen los festejos» y la banda desplegó un repertorio: 'Time to go' o 'Real Lies' (incluidas en 'Secret Fires', 2014); 'If I could' (en 'The Truth, The Whole Truth and Nothing but The Truth', 2012) o su 'Shiralee' ('Second to none', 2009), uno de los temas con los que se hicieron hueco, hace una década ya, en el imaginario musical. Su ambiente sonoro encajaba bien con los montones de paja repartidos por la superficie para tratar de remozar los destrozos causados por la maquinaria pesada que circuló sobre el barro la pasada semana.

La banda también avanzó algún tema del disco que presentará después de verano, y señaló un hito histórico y fundamental: «recuerden que en Valladolid vino al mundo la chica ye-ye.»

Arizona Baby abrió esta décima edición del Santander Music, tres días de conciertos en la campa y en las calles, de camionetas, puestos, luces, directos. Y sesiones como las de Yahaira DJ, quien ayer fue cosiendo la primera jornada del festival desde el escenario Playa. Frente a ella, una colorida carpa que protege de las altas temperaturas que -sorprendentemente- sacuden estos días Cantabria. Una preciosa obra de factura mexicana.

Después llegó el turno de la banda murciana Viva Suecia. Su estreno en formato festival en Santander era muy esperado. Para el público y también para ellos, según afirmaron. Se trató de una actuación correcta, aunque quizá le faltó capacidad para conectar en la campa con quien no fuera ya un fan del grupo. Los temas del disco 'Otros Principios Fundamentales' (2017) -'Piedad', 'El nudo y la esperanza', 'A dónde ir', o '¿Nos ponemos con esto?'- convivieron con los de 'La Fuerza Mayor' (2016) - 'Mamá, te va a encantar', 'Los años', o 'Palos y Piedras'-. La banda formada en 2013 y compuesta por Rafa Val, Jess Fabric, Alberto Cantúa y Fernando Campillo, dejó algunos de sus temas más exitosos para el final, como 'Bien por ti' o 'Permiso o perdón'. No hacía frío en la campa, pero la banda le faltó un punto de calor, por debajo e una interpretación que tendió a la planicie.A Viva Suecia le quedan por delante semanas y semanas de conciertos por toda España.

En la zona vip, esa especie de saloncito con los cuadros de Mads Berg que quedarían tan bien en nuestras propias casas, Brianda Fitz- James Stuart, nieta de la Duquesa de Alba y DJ, entre otras labores, fotografiaba a unos festivos Bitches Deejays, fieles a su estilismo de más es más, que a su vez brincaban desde el balconcito al que poco después se asomarían los Viva Suecia para ver a los siguientes de la lista.

Cayó un poco de confeti sobre el público. Y después cayó el roneo verbenero de Varry Brava pasada la medianoche. Era jueves, pero el Santander Music y la segunda banda murciana de la noche merecían el madrugón. Fue como si de repente, en una variedad cromática de negros y rojos, el espíritu de Tino Casal se personase sobre el escenario, abrazado por las coreografías de Locomía. A Varry Brava no le dan miedo la madrugada ni los fantasmas ni Sonia ni Selena. Ni a dar un 'Nuevo giro'. «Hemos perdido cada momento/ Se hizo pequeño nuestro mundo para ti/ Un nuevo giro y nos volvemos a encontrar/ Bailando solos en la cola una vez más». Varry Brava, tendiendo puentes entre los destellos ochenteros, el pop o el funk, puso a la campa a bailar. Punto para ellos.

Los mexicanos Zoé cerraron la jornada. No era buena hora. La banda idolatrada en la ciudad azteca apareció quince minutos antes de las dos de la madrugada. Al fondo, en letras setenteras, el título de su último disco, 'Aztlán'. Delante la elegancia de León Larregui, vocalista de la banda, que no llegó a escucharse como esta 'delicatessen' merecía. Quedaba poco público que venía del incendiario 'Furor' de Varry Brava y a duras penas conectaron con el misticismo electrónico de Zoé, que parecieron reflejar ese aire de despiste de las últimas filas.

Esta noche, serán Luis Brea y el Miedo, Rufus T. Firefly, Kase.O, C. Tangana e Instituto Mexicano de Sonido los que traten de convencer al respetable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos