El Santander se plantea comprar el Popular con una ampliación de capital de 5.000 millones

Ana Botín, presidenta del Santander./
Ana Botín, presidenta del Santander.

La entidad que preside Ana Botín se apresta a lanzar la operación, según Bloomberg

DM .Santander

El Santander se plantea asumir el control del Banco Popular. El primer grupo financiero español estudia realizar una ampliación de capital por valor de 5.000 millones de euros para afrontar la compra, según ha publicado la agencia Bloomberg, que cita fuentes relacionadas con el proceso.

La entidad que preside Ana Botín utilizaría los fondos captados a través de operación para reforzar su niveles de capital, que podrían verse erosionados por una eventual absorción del Popular. Ese movimiento no ha sido confirmado por fuentes oficiales del primer grupo financiero español.

Las acciones del Popular, duramente castigadas en las últimas semanas ante las incertidumbres que se ciernen sobre el banco, han retrocedido un 6,21% este martes al cerrar a 0,317 euros tras una sesión con fuertes convulsiones en su cotización. Con esa caída, la octava consecutiva, acumula un desplome del 63% en lo que va de año. En apenas una semana su valor en Bolsa se ha depreciado en más de 1.000 millones de euros.

Los responsables del Popular buscan a la desesperada una salida para evitar una intervención por parte de Bruselas. Los principales gestores del grupo no ocultan que, entre las posibles fórmulas que barajan, figuran la compra por parte de otro banco. El Santander, el BBVA y Bankia son los tres candidatos mejor situados, según diversas informaciones difundidas en los últimos días. El grupo cántabro es el que cuenta con mayores opciones, aunque por ahora no ha adoptado una decisión formal de lanzar una oferta de compra.

Mientras el mercado castiga con dureza sus acciones, el Popular ha recibido este martes otro revés. En este caso, de Moody's. La agencia de calificación crediticia ha rebajado su rating de deuda a largo plazo dos escalones dentro del 'grado de especulación', conocido como 'bono basura'. De esa forma, ha pasado de 'Ba3' a 'B2' con perspectiva 'negativa'. La decisión se basa en la "reciente evolución de la entidad" y en el impacto que podría tener en las métricas financieras del banco.

La agencia justifica la medida en el hecho de que "el continuo flujo de noticias negativas relacionadas con el futuro del banco ha impactado negativamente en la confianza de los consumidores y los inversores". A su juicio, la entidad se encuentra bajo "presión creciente" para mejorar su capacidad de absorción de riesgos. Además, para tomar su decisión la calificadora ha tenido en cuenta los cambios en la estructura de pasivos de la entidad durante el último año, junto con su expectativa sobre la evolución de la hoja de balance del banco.

Salida de depósitos

La agencia considera que los depósitos de la entidad han sido tradicionalmente su fuente de financiación y apunta que a finales de marzo representaban el 65% del total. Por ello, destaca que los depósitos de clientes del banco cayeron desde 82.200 millones de euros hace un año hasta 77.200 millones de euros en el primer trimestre.

"Desde el anuncio de la revisión de sus objetivos estratégicos el pasado año, Banco Popular ha hecho solamente un progreso limitado en su plan de eliminación de activos", ha señalado la agencia, que añade que la ratio de activos improductivos de la entidad se mantuvo en el 32% al cierre del primer trimestre, un 30% más que un año antes, "excediendo ampliamente" la media del sistema, que se sitúa en el 15%.

Moody's considera que el aumento en la cobertura de activos improducitvos en 2016 hasta el 45% se apoya en los esfuerzos del banco de reducir estos activos, aunque indica que este nivel de cobertura se mantiene por debajo del de sus competidores domésticos. La agencia considera aún "desafiante" para Popular acometer una venta de parte de su catálogo de activos improductivos sin llevar a cabo recortes adicionales de su valor.

DBRS sume a la entidad en el 'Bono Basura'

Del mismo modo, la agencia de ratings DBRS también ha rebajado la calificación de la entidad. En este caso, la nota del banco ha pasado de 'BBB (low)' hasta 'BB (low)', lo que supone una caída de tres escalones y la entrada de la entidad en el 'grado de inversión'.

Popular ha cerrado la sesión bursátil de este martes con una caída del 6,2%, lo que supone contener los desplomes registrados en las últimas sesiones. Actualmente, el precio de la acción se sitúa en 0,317 euros, con lo que su capitalización está por debajo de los 1.400 millones de euros.