Las mujeres y la construcción tiran del empleo autónomo en Cantabria

El sector cerró el año con 119 nuevos trabajadores por cuenta ajena, un 0,3% más que hace un año

VÍCTOR PUENTESantander

Las estadísticas hablan de un repunte entre los autónomos cántabros. Según los datos del último mes contabilizado, en diciembre se dieron de alta como trabajadores por cuenta ajena 119 personas más que hace un año. La cifra, siempre en positivo, supone un 0,3% de crecimiento hasta situar al colectivo en 42.107 trabajadores autónomas. Además, de los quince sectores en los que se reparten estos profesionales en la región, en diez de ellos se ha creado empleo.

Sin embargo, no todo es motivo de orgullo. El incremento experimentado en la región queda bastante lejos de la media nacional, que se sitúa en el 1,3%. Esta diferencia es lo que lleva a la Federación de Trabajadores Autónomos (ATA) en Cantabria a ver los datos "positivos pero insuficientes".

Partidaria de ver el vaso medio lleno, la representante de los autónomos cántabros, Ana Cabrero, se queda precisamente con lo positivo de lo acontecido el último año: el crecimiento del autoempleo femenino y la subida experimentada en ciertos sectores como la construcción.

De los 119 nuevos autónomos, la mayoría (116) son mujeres. Un dato que no extraña a Cabrera porque "es algo en lo que Cantabria destaca históricamente" hasta el punto de ser "la tercer comunidad autónoma con mayor proporción de féminas después de Galicia y Asturias".

La otra pata sobre la que se asienta el repunte cántabro es el buen comportamiento de sectores como la construcción que paradójicamente han sido los que han tenido que soportar "los peores datos de la crisis". En diciembre de 2015 se crearon 105 empleos más que en el mismo mes del año anterior.

Pero el ladrillo no es el único negocio en el que se puede sacar pecho. Las actividades profesionales, científicas y técnicas aportaron 72 nuevos autotrabajadores; en la rama sanitaria y en los servicios centrales se dieron de alta 64 nuevos autónomos, y en el sector educativo, otros 45. El lado negativo se lo reparten la agricultura, en la que se dieron de baja 113 personas, y la hostelería, que ha dejado de contar con 90 autónomos.

Lo que no ha desaparecido con los buenos datos de diciembre son los problemas e incertidumbres que aprietan al sector a finales de cada mes. "Los problemas más importantes con los que nos seguimos enfrentando son el exceso de cargas y trámites, la fuerte presión fiscal que soporta el colectivo, la competencia desleal que nos presenta la economía sumergida y la eterna morosidad que cierra empresas y que no se ataja en este país", denuncia la representante de los 42.107 autónomos que hay en Cantabria.

Para conseguir que 2016 sea el año del "despegue definitivo" del autoempleo superando la cifra de 50.000 nuevos trabajadores por cuenta propia que se lograron el año pasado en España, Cabrero apuesta por implantar una serie de medidas tan "necesarias" como "urgentes". "Rebajar el IVA de determinadas actividades, extender el periodo de la tarifa plana de 50 euros de 6 meses a un año, introducir una deducción fiscal de hasta 300 euros en el IRPF, establecer un recargo del 20%, cotizar en función de lo trabajado, dejar que los autónomos puedan cambiar la base de cotización trimestralmente y establecer una ayuda de 426 euros para aquellos que hayan agotado la prestación por cese de actividad", enumera.

Y para el caso concreto de Cantabria, Cabrero considera "prioritario" empezar a trabajar en el Plan de Fomento y Consolidación del Trabajo Autónomo sobre unas líneas estratégicas consensuadas para conseguir la "ansiada" recuperación.

 

Fotos

Vídeos