El 82,7% de los autónomos cántabros cotiza la cuota mínima de 275 euros

La UTAC reclama medidas para incentivar a los profesionales. /DM
La UTAC reclama medidas para incentivar a los profesionales. / DM

Gran parte del crecimiento de este colectivo se produce en Santander, mientras el ámbito rural «continua sin poder levantar cabeza», destaca UTAC

ISABEL AROZAMENA SANTANDER.

El 82,70% de los autónomos cántabros declara una cotización por la base mínima establecida en 919,80 euros, lo que implica una cuota mensual de 275 euros. Este dato se incluye en una radiografía del sector elaborada por la Unión de Trabajadores Autónomos de Cantabria (UTAC) que recoge estadísticas del Ministerio de Empleo correspondientes al primer trimestre de 2018.

A esa fecha, un total de 42.099 autónomos estaban registrados en Cantabria, de los que un 64,57% son personas físicas, es decir, que no están integrados en sociedades mercantiles, cooperativas u otras entidades.

Junto al 82,70% que cotiza por la base mínima, el resto declara entre la base mínima y tres veces más.

Por sectores de actividad, un total de 18.221 autónomos, lo que hace el 67% pertenecen a al ámbito de los servicios, 4.214 (15,50%) a la agricultura, 3.659 (13,50%) a la construcción y 1.090 (4%) a la industria.

En cuanto a la situación profesional el 77,80% son autónomos sin asalariados y un 22,20% cuenta con algún asalariado a su cargo.

Por sexo el 62,60% de los profesionales por cuenta propia de la comunidad son hombres y el 37,40% mujeres. En el tramo de edades, algo menos de la mitad (46,30%) tiene entre 40 y 54 años, el 29,20% más de 55, , el 23,30% entre 25 y 39 años y sólo un 1,30% son menores de 25 años.

Por antigüedad del negocio el 62% son actividades de más de cinco años, el 11,40% cuenta entre 3 y 5 años, el 15,50% entre 1 y 3 años y el 11,10% de los negocios de autónomos radicados en Cantabria tiene menos de un año de antigüedad, un porcentaje «muy por encima de la media nacional», según recoge el estudio.

Para Eduardo Abad, presidente de UTAC, la radiografía del autónomo en Cantabria «deja claramente al descubierto las debilidades de nuestro colectivo y las escasas fortalezas que posee el trabajo autónomo en nuestra comunidad».

Por ello, reclamó un plan de relevo generacional «que mejores sustancialmente la continuidad de las actividades económicas». Esta es la conclusión a la que llega la organización de autónomos UTAC, puesto que «la escasa continuidad de los negocios emprendidos en estos tres últimos años nos indican la triste realidad del denominado fenómeno de la burbuja del emprendimiento».

Abad apuntó que si bien es cierto que aumenta el número de autónomos, «lo hace fundamentalmente en los sectores de comercio y hostelería, que son los de mayor mortalidad en el tejido productivo del trabajo autónomo, siendo además los de mayor rotación.

Desde la perspectiva geográfica, prácticamente el 80% del crecimiento se produce en Santander capital y zonas de influencia turística y por el contrario «sigue siendo el ámbito más ruralizado el que continua sin poder levantar cabeza».

Cese de actividad

Durante el pasado año, en Cantabria se registraron 51 solicitudes de cese de actividad por parte de autónomos. Abad criticó el sistema especial de prestación por cese de actividad, tanto por el «escaso resultado» que está ofreciendo para los que necesitan esta prestación, como por el «escaso interés» que tienen las comunidades autónomas en la reincorporación de los beneficiarios al mercado de trabajo.

 

Fotos

Vídeos