El nuevo sistema de cotización para los autónomos podría estar listo en enero

El nuevo sistema de cotización para los autónomos podría estar listo en enero

El Gobierno se compromete a que la subida del salario mínimo no impacte en este colectivo, por lo que aquellos que ingresen menos de 12.600 euros al año pagarán una cuota reducida

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Los autónomos no tendrán que pagar más a la Seguridad Social a consecuencia de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Éste es el compromiso que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo este martes en el Congreso después de que este colectivo se pusiera en pie de guerra tras el anuncio de que el año que viene el SMI se elevará a 900 euros al mes.

«Nosotros no vamos a subir las cuotas mínimas a los autónomos como consecuencia de la subida del salario mínimo a 900 euros. Por tanto, quítese usted esa idea de la cabeza», le aseguró Sánchez al presidente de Ciudadanos, Albert Ribera, al que le pidió que «no engañe a los españoles» y «deje de mentir a los trabajadores autónomos», después de que éste le recriminara «meter un sablazo» a este colectivo.

Y es que este alza, en principio, significaría que la base mínima de cotización se incrementaría también en un 22,3%, por lo que implicaría que más de 1,7 millones de trabajadores por cuenta propia tendrían que pagar 35 euros más de cuota cada mes, es decir, 420 euros más al año.

Para evitarlo, el Ejecutivo trabaja contrarreloj para que ya en enero se ponga en marcha el nuevo sistema de cotización del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), que pretende adaptarse a los ingresos reales de este colectivo, según confirmaron fuentes del Gobierno, que apuntaron que debería estar lista antes de finales de noviembre para poder incluirlo en los Presupuestos. Tendrían, por tanto, que cerrar en poco más de un mes una reforma que lleva años de debate, algo que ven posible las principales organizaciones de autónomos, ya que afirman que hay un consenso generalizado en esta materia. De no ser así, al menos tienen la garantía del Gobierno de que dejará sin efecto la subida de la base mínima hasta que no este listo el nuevo RETA.

Sin embargo, esto no significará que los autónomos pagarán menos a la Seguridad Social a partir del 1 de enero, esto solo sucederá para aquellos que declaren unos ingresos inferiores al salario mínimo. Y es que a esto también se ha comprometido el Gobierno: a bonificar la cuota de entre 500.000 y 600.000 emprendedores que no llegan a ganar 12.600 euros al año (el equivalente al SMI) para que no estén sobrecotizando, algo que les sucede prácticamente a uno de cada cuatro, tal y como reconoció la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio.

Para ello, UPTA y ATA, dos de las principales asociaciones que representan a este colectivo, piden que se establezca una cuota reducida al estilo de la 'tarifa plana' de manera que durante un plazo máximo de dos años puedan pagar 50 euros al mes a la Seguridad Social, frente a los 278 euros actuales. Pero con la diferencia de que solo se permite para aquellos que no sobrepasan el SMI, ya que actualmente puede haber notarios que también se benefician de esta deducción.

600.000 pagarán más

Frente a esta reducción, hay en torno a otros 600.000 autónomos (los que más ganan) que sí tendrían que pagar más por sus cotizaciones sociales, mientras que a otro millón no les afectaría, ni para bien ni para mal, según estimó el presidente de ATA, Lorenzo Amor. Y es que la propuesta que defienden ATA y UPTA de forma conjunta se basa en cinco tramos de cotización progresivos en función de lo que el trabajador haya declarado como rendimiento neto el ejercicio anterior. En cualquier caso, la elección de la base de cotización seguiría siendo voluntaria, aunque a partir de los 30.000 euros se incrementa el mínimo de cotización: 1.199,1 euros mensuales para los que ingresan entre 30.000 y 40.000 euros anuales, 1.500 euros al mes para los que están entre 40.000 y 60.000 euros y 2.000 euros de cuota para los que superan los 60.000 euros.

Con este nuevo modelo de RETA, «estaríamos hablando de meter en el sistema más de 3.500 millones anuales», explica el presidente de UPTA, Eduardo Abad.

Más bonificaciones

Pero ésta no es la única reivindicación que tiene este colectivo, ya que la subida del salario mínimo supondrá «un problema grave» para uno de cada tres emprendedores, aquellos que tienen entre 1 y 2 trabajadores a su cargo (en torno a un millón), ya que tendrán que cotizar más por estos empleados. Así, para ese medio millón de trabajadores que cobran el SMI el coste anual será para el empleador de entre 2.800 y 3.000 euros más al año, que se elevan hasta los 4.500 euros anuales para aquellos autónomos que tengan empleados con 1.199 euros al mes de base mínima. «¿Esto quién lo aguanta, cuando las ventas están cayendo, suben los costes energéticos y el turismo está bajando?», se lamentó Amor, que pidió al Gobierno algún tipo de bonificación para que la subida de las bases mínimas se haga «de forma más progresiva y acompasada», no un 22,3% de golpe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos