El Santander avanza un informe de una consultora para justificar el ERE

Las oficinas amenazadas con el cierre son 1.150 en toda España. :: andrea comas/Andrea Comas
Las oficinas amenazadas con el cierre son 1.150 en toda España. :: andrea comas / Andrea Comas

Exigencias del regulador y aumento de la ligitiosidad son algunas de las razones para reducir 3.713 empleos y cerrar 1.150 oficinas

María Ángeles Samperio Martín
MARÍA ÁNGELES SAMPERIO MARTÍNSantander

El Banco Santander presentó ayer a través de una consultara externa (Global de Asesoramiento) a los sindicatos las razones que figuran en el informe técnico que están llevando a cabo para plantear un ERE que supone la reducción de 3.713 empleos y el cierre de 1.150 oficinas. Entre ellas figuran el aumento de la litigiosidad con los clientes, las exigencias del regulador, la digitalización o la irrupción de las financieras tecnológicas.

El periodo de consultas se cerró tras el encuentro de ayer y está previsto que el próximo día 23 comience la negociación propiamente dicha que deberá cerrarse en el plazo de un mes, es decir, a finales de junio, según lo establecido para las regulaciones de empleo.

Según los datos aportados por la consultora para justificar los recortes, entre 2012 y 2018 se ha producido un estancamiento del crédito y una caída de tipos hasta niveles históricamente bajos, que en el caso del crédito a la vivienda ha pasado del 2,9 % al 1,9 % y en el caso del consumo, del 8,9 al 6,9 %. Además, se está produciendo una sustitución de préstamos «caros» por otros más baratos, por amortización de los antiguos a tipos altos mientras que el crédito nuevo se concede con intereses más bajos.

Finalizado el periodo de consultas, el 23 empieza la negociación que debería estar cerrada en junio

Las cifras facilitadas a los representantes de los trabajadores recogen igualmente la reducción de los márgenes de interés y del bruto en ese periodo así como el aumento del ratio de eficiencia (a mayor ratio menor eficiencia).

Asimismo, el sector ha vivido un intenso proceso de digitalización en el mundo, donde hoy se llega por estas vías a 1.750 millones de clientes, frente a los 20 millones de 2008.

La mesa negociadora está formada por cinco representantes de CC OO, tres de UGT, dos de CGT, dos de FITC y uno de STS. Las centrales sindicales piden que los sindicatos ELA y CIG, del País Vasco y Galicia, respectivamente, puedan asistir como invitados a las reuniones.

En la reunión anterior, que se celebró el martes 14 de mayo, el banco comunicó que la reducción afectará principalmente a la red comercial (2.847 trabajadores) y a sus estructuras intermedias de apoyo (588 empleos), pero también a los servicios centrales (278).

Respecto a las oficinas, la red comercial de Santander tiene 4.410 sucursales actualmente, de las que 1.566 proceden de Popular. La dirección pretende suprimir un total de 1.150, de las que 929 son de la red universal, 200 de la red universal que pasan a la red de agentes y 21 oficinas de banca privada procedentes de Popular, a excepción de la ubicada en Madrid, que se mantendrá abierta «por criterios comerciales e institucionales

Valoraciones sindicales

Aunque el sector está evolucionando con tipos negativos y con una creciente digitalización junto a una reducción de la carga operativa, desde UGT se onsidera «incomprensible» hacer una nueva reducción de plantilla, cuando ya se ha adaptado previamente el sector a la realidad existente a lo largo de todos estos años de crisis. Se apuesta por medidas que posibiliten obtener un acuerdo como así ha sido en otras ocasiones, a través de un plan de prejubilaciones que se pueda mantener en el tiempo.

Los tipos de crédito de la vivienda han bajado del 2,9 al 1,9% y los de consumo del 8,9% al 6,9%

CC OO ha reiterado que reducir el perímetro de personas afectadas será su prioridad dentro de la negociación, ya que la cifra planteada por el banco es superior a la prevista por los analistas. Por ello, propondrá una reducción significativa de la destrucción de puestos de trabajo mediante fórmulas de recolocación en las empresas del grupo o rebajando la cifra inicial.

Además, CC OO exigirá que el Santander renuncie a cualquier tipo de medidas de naturaleza traumática, primando la voluntariedad en las adscripciones con una dotación suficiente de recursos para ello. «La voluntariedad se garantiza con la adecuada dotación de recursos», aseguró el sindicato.